Militante del Partido Comunista Francés, de ahí su compromiso con las luchas del pueblo chileno desde hace muchos años. Siempre junto a su compañero Héctor Herrera.

Carlos Contreras Gallegos. 10/06/2020. A veces las partidas no son las esperadas. Hace unos días veía los posts de Beatrice Dumon en Face Book, llamando a celebrar los 108 años del Partido Comunista de Chile.

La conocí en algún acto, marcha, o concierto solidario. Siempre junto a Héctor Herrera, su compañero desde hace 20 años. Héctor es el compañero que rescató el cadáver acribillado de Víctor Jara antes de que cayera a una fosa común el año 1973 desde la Morgue de Santiago. Él se contactó con Joan Jara para darle sepultura, corriendo enormes riesgos personales. Muchos chilenos le debemos a Héctor su valiente acto.

Para mí, eran una pareja de enamorados quinceañeros, siempre de la mano, siempre abrazados, siempre risueños y dispuestos a dar ayuda a quien lo necesitara.

Beatrice era militante del Partido Comunista Francés, de ahí su compromiso con las luchas del pueblo chileno desde hace muchos años, “desde antes de conocerme a mí”, me dice Héctor orgulloso y triste.

Buscaban escapar del frio del invierno, tanto del chileno como del francés, me confidenció hace unos años Beatrice. Allá en Francia al calor de la sureña ciudad de Nimes, acá en la canícula de Santiago o recorriendo a lo largo Chile. Asistían a los conciertos y actos solidarios de la época de calor en Chile, y seguramente lo mismo pasaba en Francia. Incansables luchadores contra las injusticias, silenciosos militantes de la solidaridad.

Pero la pandemia del Covid-19 los atrapó en Chile. Hoy 10 de junio a la edad de 70 años, a las 7.30 AM Beatrice Dumond, fallece de un paro cardio-respiratorio. Las frías y arrogantes estadísticas del certificado de defunción dicen “Posible Covid-19”. Lo cierto es que Beatrice nos deja, y se va a otras luchas. Por los motivos de medidas de seguridad sanitaria, no podremos acompañarlos en el acto de cremación, pero de seguro Beatriz sentirá la presencia de tantos chilenos que la queremos mucho.

Nos dejas tu eterna sonrisa, tu inmenso cariño y corazón, tu inagotable solidaridad con el pueblo chileno. Su sobrina Irene, me dice: “Queremos recordarla junto a quienes la querían, hoy a las 17 horas tomándose un vino, con una canción de protesta, con una vela”. No dejemos que ella ni Héctor se sientan solos, brindemos por un buen viaje querida Beatrice.