El ex ministro y vicepresidente del PPD indicó que el gobierno vuelve a actuar con tozudez y que debe haber transferencia potente de recursos en medio de la crisis.

Equipo ES. 07/06/2020. Frente a la posibilidad de que avance el “acuerdo nacional” propuesto por el gobierno, entre el oficialismo y la oposición, el ex ministro de Defensa y vicepresidente del Partido por la Democracia (PPD), Francisco Vidal, dijo que “la cosa está colocándose jodida por la tozudez del gobierno de no aceptar las propuestas” de la oposición y de otros sectores de la sociedad.

Al participar en el programa “De domingo a domingo. Sin restricción” de Radio Nuevo Mundo, Vidal no compartió el optimismo expresado el fin de semana por el nuevo ministro secretario general de la presidencia, Claudio Alvarado, respecto a un acuerdo con la oposición. Insistió en que no se observa que el gobierno esté escuchando y que se abra a aceptar otras propuestas. Ejemplificó que cuando se discutió el monto de la Ley de Ingreso Familiar de Emergencia, el Ejecutivo se negó permanentemente a acercarse siquiera a la cifra que daban los parlamentarios opositores y al final recurrió a un veto presidencial y para que la gente recibiera alguna ayuda, obligó a votar por la idea gubernamental. “Eso puede que ahora se repita”, dijo Vidal.

Precisó que al final esto tiene que ver con lo que se estaría dispuesto a gastar o invertir y el volumen de recursos a utilizar para asumir las necesidades en medio de la pandemia y la crisis social. Recordó que la propuesta del Colegio Médico habla de 12 mil millones de dólares y la del Foro de Economistas de 15 mil millones de dólares. Pero desde la derecha se sostiene que ese gasto debe ser de 8 mil millones de dólares. Ahí hay un nudo a desatar.

El ex ministro aclaró que ya el presidente del PPD, Heraldo Muñoz, dijo que si no hay transferencias de recursos sustantivos para enfrentar la crisis, el voto del PPD no va a estar en el acuerdo.

Vidal ejemplificó que tanto el PPD como el Partido Socialista, sentados en la mesa con el gobierno, plantearon que los beneficios que se otorguen a las personas y a las familias deben estar por encima de la línea de la pobreza. Pero en las cifras del gobierno eso no solo no se cumple, sino que los montos están por debajo de la extrema pobreza.

Piñera no aceptará un autoimpuesto

Sobre el colocar un impuesto del 2,5% a los súper ricos del país, Francisco Vidal dijo estar de acuerdo pero puntualizó que “el gobierno no se va a autoimponer un impuesto que tengan que pagar los suyos, las grandes empresas. (Sebastián) Piñera no se va a colocar unh autoimpuesto de 2.5%, la derecha no lo va a hacer”.

En esa línea, apuntó que “es una pelea que hay que seguir dando en términos políticos y comunicacionales…habrá que mantener ese debate”.

El ex ministro precisó que los súper ricos tiene entre todos una riqueza de unos 200 mil millones de dólares, son dueños del 30% del ingreso nacional. Pero, sostuvo, “¿saben cuánto han aportado para enfrentar esta crisis? 400 millones de dólares, es decir, el 0.25 del PIB (Producto Interno Bruto). Nada. Unos 300 millones de dólares por la reforma tributaria, por cuestiones tributarias y 100 millones de dólares por donaciones. Eso da 400 millones. Nada más”.

Cambio de gabinete: tan solo un tema de ajustes de la derecha

En el programa de Radio Nuevo Mundo, Francisco Vidal también abordó el tema del cambio de gabinete de la semana pasada. Analizó que en el comité político de La Moneda “había dos Evópoli -el partido minoritario de la derecha- y dos independientes: Sebastián Sichel (Desarrollo Social) y Karla Rubilar (Vocera). Eso no cuajaba. Y Mario Desbordes, el presidente de Renovación Nacional, presionó por vía interna y vía externa, para que eso cambiara”.

“Es un tema de correlación de fuerzas de la derecha, había una anomalía” que debía ser corregida, indicó. “El partido más grandes de la derecha -RN- no estaba en el comité político y por eso era imprescindible la inserción de RN”, que fue lo que pasó finalmente al meter a Cristian Monckeberg como ministro de Desarrollo Social. Y Sichel tuve que salir de esa cartera.

En cuanto al cambio en el ministerio Secretaría General de la Presidencia, que está a cargo del relacionamiento con el Parlamento, Vidal opinó que “(Felipe) Ward no estaba funcionando, no tenía un buen trabajo”, Entonces se puso a Claudio Alvarado, que “tiene capacidad de negociación y es conocido entre los parlamentarios”.

Consultado si, de alguna manera, el cambio de gabinete podría apuntar a modificaciones en las estrategias que sigue el gobierno en materia sanitaria, social y económica, el ex ministro declaró que “para nada, es un tema entre ellos, de cuajar las cosas, de la correlación de fuerzas de la derecha, nada más”.

Enfatizó en que “se recordará que cuando comenzó el diálogo con la oposición, los ministros que se sentaron fueron (Gonzalo) Blumel, (Ignacio) Briones, y (Sebastián) Sichel, dos Evópoli y un independiente, entonces Desbordes pidió una silla, y era para (Cristián) Monckeberg”. Vidal manifestó que, entonces, con el cambio de gabinete, “el gran ganador es Desbordes”.