REPORTAJE. Está llegando la crisis del hambre

Redes

“Nos estamos muriendo de hambre”: protestas en varias comunas. El reclamo de alcaldes. Los enredos con las cajas del gobierno.

Patricia Ryan. Joaquín González. Periodistas. 18/05/2020. El pueblo y los alcaldes comenzaron a protestar por falta de apoyo del gobierno para el abastecimiento alimenticio de la población, sobre todo en comunas donde se concentran familias vulnerables, a lo que se suman enredos por los 2.5 millones de paquetes de productos prometidos por el gobierno.

Se calcula, considerando las zonas más afectadas en desabastecimiento, al menos en unas dos millones de personas con problemas, hasta este momento.

Una incidencia concreta en la situación crítica que se está presentando es el alza notable de desempleo, suspensión de pago de salarios, golpe al empleo informal, miles de despidos por “necesidades de la empresa”, bajo montos de bonos, la baja cifra del Ingreso Familiar de Emergencia, entrega de ayudas por una sola vez, y la continuidad de pagar cuentas de servicios, colegios, insumos de protección sanitaria (mascarillas, jabones, cloro).

La gente está teniendo dificultades para comprar pan, aceite, carne, pollo, bebestibles, arroz, artículos de aseo, verduras, frutas, entre otros productos. Incluso aumentó la cantidad de personas que tienen necesidad de salir a la calle a vender algo informalmente para “sostener la olla”.

Sólo este lunes se produjeron manifestaciones y reclamos en El Bosque, Renca, Valparaíso, Puente Alto, La Pintana, Peñalolén, Huechuraba, Conchalí, Villa Francia, de acuerdo a reportes de la prensa y de organizaciones comunales. Se sabe que el tema del abastecimiento de alimentos también se está instalando, según organizaciones sociales y en redes sociales, en lugares como Iquique, Concepción, Antofagasta y localidades de varias regiones.

Asoma así otra cara, otro elemento presente como consecuencia social de la pandemia del coronavirus que asola al país y, en especial, a sectores sociales pobres y de clase media.

La protesta de un centenar de vecinos este lunes en calles de la comuna de El Bosque, se interpretó como el primer aviso al gobierno de una escalada de manifestaciones que se pueden producir, específicamente en la Región Metropolitana, en medio de una cuarentena obligatoria.

“Los vecinos no se me están muriendo de coronavirus, se me están muriendo de hambre”, advirtió hace unas semanas el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri.

En Twitter, la periodista y ex candidata presidencial, Beatriz Sánchez, escribió:

“Presidente @sebastianpinera

¡Chile Tiene Hambre! ¡Chile No Resiste Más! ¿Cómo creyeron que las familias podían sobrevivir con 65 mil pesos? Se necesita AHORA entregar más plata a las familias pobres y también de clase media. Le pregunto ¿Es posible una cuarentena sin recursos?”.

Desde hace semanas, la mayoría de representaciones de la oposición planteó al gobierno que debía gastar más recursos de las arcas fiscales para apoyar a la población y se hizo ver que hay condiciones para disponer de dinero e inclusive recurrir a un endeudamiento razonable. Se mencionó, inclusive, los dineros que están en un fondo para las Fuerzas Armadas. Se planteó, entre otras cosas, que en el monto del Ingreso Familiar de Emergencia  se gastaran alrededor de 930 millones de dólares para que lo que reciban las familias estuviera sobre la línea de pobreza, pero el gobierno no quiso gastar más que 800 millones de dólares.

Los enredos de las 2 millones de cajas

Para intentar paliar la grave situación que, por lo demás, se está extendiendo, el Presidente Sebastián Piñera lanzó la campaña “Alimentos para Chile”, que tiene como objetivo principal en estas semanas, entregar 2 millones 500 mil canastas con productos, según dijo el mandatario, al 70% de las familias (sic).

El jefe del Ejecutivo prometió que las canastas “llegarán todas y cada unas de las regiones de Chile”. Piñera sostuvo que “es una caja muy calórica, para que las personas estén dos semanas en sus casas (…) la idea es que se puedan cubrir con elementos no perecibles”. Recalcó: “Vamos a llegar a cerca del 70% de las familias con estas canastas y por eso les pido tranquilidad y comprensión”.

Por cierto, en el entorno presidencial y de ministros comenzó una pelea soterrada sobre a quién atribuirle el mérito de la idea y del desarrollo del plan, donde el ex subsecretario de Interior y ahora asesor directo del Presidente, el ultraconservador Rodrigo Ubilla, quiere aparecer como protagonista por encima de los ministros del Interior y de Desarrollo Social y Familia.

Claro que este lunes comenzaron los problemas. Piñera anunció ayer las canastas, no hizo precisiones, y hoy en muchas comunas del país la gente comenzó a exigir la ayuda. Lo que ocurrió, de acuerdo a jefes comunales y concejales, es que no se sabe bien cómo se van a distribuir las cajas, quién definirá los criterios y los plazos. Se dijo que el gobierno se debió coordinar antes con los alcaldes e inclusive se habló de que habría sido más operativo transferir los recursos para que cada Municipalidad llevara este plan a desarrollo según sus realidades.

El Intendente de la Región Metropolitana, Felipe Guevara, reconoció que es “un desafío enorme” entregar tal cantidad de paquetes, sobre todo porque Piñera indicó que se entregarían en las casas. “Vamos a tener que recurrir a la logística de un estado excepcional. Distribuir 2 millones de cajas casa por casa es un desafío enorme, pero lo haremos bien”, dijo en tono de calmar las cosas el Intendente metropolitano.

Pero se sabe que en Intendencias y Municipalidades de regiones se prevé una tensión y posibles protestas porque no se ve pronto la llegada de las canastas y con ello, surge una desconfianza o incertidumbre ante el anuncio presidencial. En algunos medios se especuló que ese apoyo podría llegar a todo el país hasta fines de esta semana.

Un factor no menor, y que mucha gente comenzará a considerar, es que el anuncio no es solo para familias vulnerables, sino incluso de clase media. Y el Intendente Guevara lo confirmó: “Esta es una ayuda que va a las personas más desposeídas, pero también a la gran clase media de la Región Metropolitana. Son casi dos millones de viviendas, por lo tanto son prácticamente todas las viviendas de las comunas que están en cuarentena”. ¿Llegará en esos términos?

Asimismo, se planteó que si en vez de implementar esta medida desde la centralidad del gobierno, se hubieran asignado los recursos a cada Municipio, para que acorde con sus realidades específicas hubiesen programado y desarrollado la entrega de alimentos y productos de aseo. Varios alcaldes dijeron en las últimas 24 horas que están en condiciones de hacerlo. Un plan que se podía vigilar desde la Contraloría General de la República.

La senadora Isabel Allende, expresó: “Presidente: ¿Por qué tardan tanto en aliviar a las familias chilenas? ¿Por qué no le entregaron recursos frescos a los Municipios? ¿Porqué permiten que con estos anuncios sin el mecanismo se aglomeren las personas en los municipios que es lo que hay que evitar?”.

El problema de no considerar a los Municipios

Los alcaldes, como en muchos temas y medidas relacionadas con los apoyos a la población por la pandemia, emitieron distintas opiniones respecto a este plan de canastas anunciado por el gobierno.

Jorge Sharp, jefe comunal de Valparaíso, reportó a través de redes sociales que “a esta hora aglomeraciones en @MunicipioValpo de personas solicitando saber cómo acceder a 2,5 millones de cajas de alimentos anunciadas (…) cuando no hay coordinación, cuando se anuncia sólo un titular, pasan estas cosas”.

El alcalde de Renca, Claudio Castro, relató a Radio Cooperativa que “en la municipalidad ya hay una hilera de personas preguntando por las cajas con alimentos que anunció anoche el Presidente sin entregar detalle alguno de cuándo y cómo serán entregadas”.

La máxima autoridad comunal de La Granja, Felipe Delpín, aseguró que hubo versiones informales sobre la canasta y ninguna coordinación con los Municipios. “Hay que aclararles a las personas que no hay ningún instructivo, que el Presidente lo que ha manifestado es que es un programa que se va a llevar adelante, pero hasta este momento no ha llegado nada. No sé si van a llegar cajas de mercadería, si van a llegar recursos para que compremos cajas de mercadería, no sé cómo va a ser”, advirtió.

Desde varias alcaldías, incluso en regiones, se dijo que no se sabía del plan, que no está claro cómo se distribuirá, cuál será el criterio para entrega a familias de clase media, de qué manera se dará la cadena de distribución.

El primer vicepresidente de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM) y alcalde de Huechuraba, Carlos Cuadrado, indicó en entrevista con El Mostrador, que “el proceso de distribución y cuándo se va a hacer, debiera ser comunicado lo antes posible a los municipios, ya que nosotros somos quienes tenemos a la gente sufriendo por esta situación y somos quienes mejor sabemos dónde repartir y con qué criterio de vulnerabilidad puede hacerse”.

Argumentó que “nosotros tenemos conocimiento de quiénes son, cuántos son, cuántos dependen y cuántas familias son las que necesitan urgentemente ayuda, porque hay distintos tipos de apoyo y redes y eso el Gobierno central no lo conoce y por ende estas 2,5 millones de cajas que deben ser repartidas en el territorio, son las 345 municipalidades del país las que deben hacer este reparto en función de criterio de justicia social”.

Cuadrado, en la entrevista con El Mostrador, apuntó a otro elemento. “A esta gran decisión de aportar 2 millones y medio de cajas debiera también anunciarse la fijación de precios para los alimentos de primera necesidad, como una forma de proteger a quienes queremos y a quienes el Gobierno también quiere ayudar”, dijo.

Comenzaron las protestas

Como un aviso al gobierno se tomó la protesta de al menos un centenar de vecinos de El Bosque, que salieron a las calles, a pesar de la cuarentena obligatoria, a reclamar la falta de alimentos y el nulo apoyo del gobierno.

Este lunes estaban surgiendo análisis en el sentido de que esas protestas se podrían extender en otras comunas de la Región Metropolitana y regiones del resto del país, porque el tema del hambre, la falta de abastecimiento y los pocos recursos monetarios de las familias para comprar, se está instalando con fuerza.

Como podía esperarse, la primera respuesta del gobierno y de la Intendencia Regional, fue reprimir a los manifestantes. Ante la consigna de “No estamos muriendo de hambre”, la reacción no fue el diálogo o entregar soluciones, sino la actuación de Fuerzas Especiales de Carabineros que actuó con carros lanza agua, carros lanza gases, bastones y agresiones a los vecinos.

En Twitter, la diputada Karol Cariola indicó: “Vecinos de El Bosque protestan por falta de alimentos, señalan que incluso deben salir a pedir para poder alimentarse y hace tan solo unos días, el sector político que gobierna se felicitaba por no permitir el aumento del ingreso mínimo familiar de emergencia”.

Sadi Melo, alcalde El Bosque, indicó que la manifestación de los vecinos refleja que “la crisis sanitaria está teniendo el rostro de la pobreza en nuestras comunas. Está empezando a despertar la crisis social como producto de la crisis sanitaria”.

Remarcó que el gobierno debe cumplir las promesas. “Se nos dijo que se nos iban a entregar recursos de cien millones de dólares de libre disposición para comprar alimentos o elementos sanitarios, sin embargo, esos recursos aún no llegan”, planteó el jefe comunal.

En una declaración pública difundida por la Municipalidad de El Bosque se dijo que “son esos vecinos y vecinas que luego de más de un mes sin poder trabajar, sin haber recibido ni una medida concreta del Estado (son) quienes están protestando”.

Se indicó desde ese Municipio que “vemos con mucha preocupación las medidas adoptadas por el gobierno, ya que son insuficientes para los efectos que está provocando esta pandemia. El Ingreso Familiar de Emergencia, por ejemplo, no garantiza acceso permanente a una canasta básica mientras dure esta pandemia, porque es escalonado y se puede prever que en el segundo mes las familias ya no tendrán recursos suficientes para cubrir sus necesidades básicas de alimentación, mientras el país esté en pleno invierno”.

Se informó que en estos días se hicieron esfuerzos de ayuda a los vecinos. “En total, hasta ahora hemos repartido más de 2.000 ayudas de mercadería en toda la comuna, colaborando con 75 cajas para las villas San Francisco y 83 para la población Vicente Huidobro, lugares donde se registró la protesta esta mañana”.

Hubo una gran cobertura de prensa a la protesta en El Bosque, sobre todo porque se trata de una de las primeras de consideración en medio de la extendida cuarentena en la Región Metropolitana y que muestra la actitud de desesperación y desafío de parte de la gente. En el Canal Megavisión, una pobladora dijo que “estábamos haciendo la protesta pacíficamente, pero llegaron los carabineros y tiraron una bomba lacrimógena. Tengo un hijo de un año y ahora lo tengo súper mal. ¿Quién me responde por eso?”.

Este lunes se convocó a una cacerolazo bajo la consigna “El hambre no se reprime”, protestando por “la incapacidad del gobierno”, cuando se producían, al cierre de esta nota, manifestaciones, barricadas, quema de supermercado, gente saliendo a las calles a exigir medidas concretas, en La Pintana, Peñalolén, Santiago, Conchalí, San Miguel, El Bosque, Estación Central (Villa Francia), Renca, entre otras comunas.

 

 

 

Deja una respuesta