Con veto presidencial se emplazó a la oposición pese a que se pedía mayor apoyo a chilenas y chilenos.

Equipo ES. Valparaíso. 13/05/2020. El gobierno, recurriendo al veto presidencial, impuso el bajo monto al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), no queriendo subir de alrededor de 800 millones de dólares a más de 900 millones de dólares como lo planteó un amplio espectro de la oposición.

El Presidente Sebastián Piñera había pedido desde La Moneda que se apoya la medida porque iba en beneficio de más de 4 millones de chilenas y chilenos. Pero no dijo que su administración se negaba a subir los montos, pudiendo recurrir a un fondo de unos 2 mil millones de dólares o a un endeudamiento internacional en un margen razonable como plantearon muchos economistas.

Existiendo el veto, la oposición se vio emplazada porque, finalmente, no se podía dejar en nada el IFE, afectando a cientos de miles de hogares. El senador Francisco Huenchumilla lo graficó diciendo que “como siempre, (el Presidente) pone a la oposición entre la espada y la pared. Si no se aprobaba este veto, miles de familias no recibían este aporte”.

De tal manera que un  segmento de hogares vulnerables -la oposición había planteado que se aumentara los sectores que serán beneficiados- recibirán un primer aporte de 65 mil pesos, posteriormente otro de 55 mil 250 pesos, y al tercer mes, 45 mil 500 pesos.

Esos montos fueron cuestionados por legisladores de la oposición, por centros de estudios y economistas. El diputado Guillermo Teillier volvió a criticar que los dineros que recibirán las familias estén bajo la línea de la pobreza. El senador Carlos Montes dijo que “es un monto que no alcanza para una familia en un mes, es decreciente, engorroso y lento”.

 

Deja una respuesta