ENTREVISTA. Camilo Sánchez: “Es momento de un cambio radical”

Redes

Presidente de las JJCC dijo que “hoy tenemos a la vista un mundo forzado a rediscutir los parámetros bajo los que se ordenan las sociedades”.

 Alex Araya L. Periodista. 13/05/2020. “Existe intenciones de sectores neoliberales que buscan que el resultado de esta crisis sea la adaptación y profundización del modelo”.

 “Otras fuerzas que bregamos y nos organizamos en torno a ideas de superación del orden neoliberal”.

“El nuevo modelo de desarrollo del planeta debe tener el carácter humano de priorización de la vida”.

El planeta vive días convulsos. La pandemia por el COVID-19 ha cobrado cientos de miles de vidas y se espera que hasta duplique el número de personas que padecen hambre extrema en el mundo. Mientras, en Chile, la situación también es crítica, con cifras de cesantía que podrían pasar del 7% al 10 o 18% este año, según reconoció el propio Presidente de la República y la Ministra del Trabajo y Previsión Social.

En este contexto, las Juventudes Comunistas de Chile (JJCC) llevaron a cabo, el sábado 2 de mayo, un pleno de su Comité Central, donde, considerando el drástico cambio de escenario global y local, definieron una actualización de su táctica política.

En entrevista con ElSiglo.cl, el presidente de las JJCC, Camilo Sánchez Pizarro, compartió su visión sobre la actual crisis sanitaria y social, junto con detallar los nuevos lineamientos de la Jota.

¿Cuál es tu visión ante esta nueva realidad y crisis desatada por la pandemia?

Hoy tenemos a la vista un mundo forzado a rediscutir los parámetros bajo los que se ordenan las sociedades, ante una crisis que, en primer término, se planteaba como económica y donde se sabía que habría países que entrarían en recesión durante este año.

Luego vino esta pandemia que establece condiciones mucho más crudas, como en el caso de América Latina donde ya se habla de economía de guerra. Incluso la situación en el imperio norteamericano demuestra que es insostenible el actual estado de cosas, el actual orden del mundo, y que se requiere una salida que aún no se ha resuelto hacia donde irá avanzando.

Lo que existe hoy son intenciones de los sectores neoliberales del mundo y de nuestro país que buscan que el resultado de esta crisis sea la adaptación y profundización del modelo actual, con las mismas condiciones de explotación y depredación de materias primas y recursos naturales en el mundo. Y también hay otras fuerzas que bregamos y nos organizamos en torno a ideas de superación del orden neoliberal para lo cual, creo, todavía nos resta ponernos de acuerdo.

Así como en nuestro país se han acumulado expresiones de descontento ante los planteamientos que hace este gobierno, hay que destacar que en gran parte del mundo existen acciones movilizadoras, a pesar de la pandemia, que proclaman, con más fuerza, que otro mundo es posible y necesario y que no hay condiciones para mantener ni el actual orden, ni adaptarlo ni profundizarlo. Es momento de un cambio radical. El nuevo modelo de desarrollo del planeta debe tener el carácter humano de priorización de la vida y, sobre todo, de la supervivencia de una especie que está siendo amenazada no solo por esta pandemia.

¿Qué hace falta para avanzar hacia ese cambio?

Tiene que existir una concepción de mundo distinta a la que hoy se tiene y que involucre entender al ser humano de una manera diferente.

Marx decía, aprovechando que hace poco conmemoramos su natalicio, que el valor de las cosas aumenta conforme disminuye el valor de la vida humana. El mundo de las cosas, finalmente, es el que se va sobreponiendo al interés de que sea el ser humano el valor central.

Ahí hay un debate mucho más profundo que debemos dar, pero nosotros ya tenemos una mirada y apostamos a la construcción socialista de la humanidad. En ese sentido, tenemos mucho que aportar, pero también conversando con posiciones que no necesariamente siendo socialistas o no planteando justamente nuestras matrices más estratégicas, sí puedan compartir la idea de darle una salida al modelo neoliberal, pensando en la superación del orden capitalista en un tiempo lo más cercano posible.

¿Cómo observan, desde las JJCC, la situación en Chile y qué cambios han determinado en su táctica para este escenario global y nacional?

La lectura que hicimos en la Conferencia Nacional de la Jota en enero de 2019 fue que, ante la agenda anti-derechos del gobierno, se requería el levantamiento de la juventud con el fin de interrumpirla y superarla con una propuesta de carácter democrático y transformador.

Durante toda esa etapa hicimos muchos esfuerzos para que aquellos proyectos que atacaban los derechos de la juventud no prosperaran. Algunos de ellos siguieron adelante, pero otros los logramos frenar en conjunto con las fuerzas populares del país.

Ahora bien, llegado octubre de 2019 -y no fue por obra nuestra sino de todo un pueblo que se levantó-, las condiciones del país, naturalmente, cambiaron.

Nosotros ya no podemos decir, simplemente, esperamos el levantamiento del pueblo chileno como lo planteábamos en enero del año pasado, sino que necesitamos dar un paso más adelante. El pueblo ya se levantó.

Pese a que hoy estamos viviendo un momento de repliegue en las movilizaciones, tenemos un proceso constitucional. Además, estamos en medio de una crisis, de una pandemia y también frente a un gobierno que ha violado y viola sistemáticamente los derechos humanos.

Por lo tanto, ante toda esta situación que es extraordinaria y que marca el cuadro político actual, tomamos la determinación de adaptar nuestra táctica política y nos planteamos, derechamente, que el objetivo de este momento es ayudar a sostener y contribuir a que aquella organización ganada, el tejido social que se logró acumular desde octubre, no solamente persista y se mantenga mientras está siendo amenazado por la pandemia y por una crisis económica, sino que se fortalezca.

Buscamos que esa organización, además, sea el eslabón principal de un esfuerzo que, estoy seguro, no va a ser tan breve, de superación del carácter neoliberal que tiene nuestro país.

Eso significa que, bajo las actuales condiciones, para ayudar a que la organización popular pueda sostenerse y crecer en fuerzas, con miras a enfrentar tanto la crisis como la pandemia, necesitamos que tome un carácter muy marcadamente solidario.

Por eso el planteamiento que hacemos como Juventudes Comunistas es que es momento no de asumir una cuarentena pasiva, sino que todo lo contario: salir con todas las condiciones sanitarias resueltas para que nadie se transforme en un vector de contagio y cuidando la salud de nuestro pueblo, pero tomando la iniciativa.

Desde las Juventudes Comunistas esperamos que, no solo nosotros, sino que en general el plano juvenil, pueda tomar una actitud de colaboración con la organización territorial y de pobladoras y pobladores existentes, porque la juventud es parte de este movimiento.

Así podremos superar el estado de repliegue que viven las movilizaciones y, desde la organización solidaria o desde el abastecimiento popular, en colectivo, podremos generar las condiciones para un estado de movilización nuevo en el país que interrumpa la agenda neoliberal 2.0 del gobierno, que es marcadamente proempresarial y de rescate neoliberal.

En este sentido, las Juventudes Comunistas son parte del proyecto “Organicemos dignidad”. ¿En qué consiste?

Se trata de una plataforma de carácter nacional que conformamos junto al resto de las juventudes políticas y organizaciones que conforman el área juvenil del comando “Apruebo Chile Digno” y que busca ser de ayuda para que todo aquel que, siendo joven o no, quiera tomar iniciativa en el lugar donde vive, organizarse junto a los pobladores y pobladoras, y levantar, por ejemplo, ollas comunes, compras colectivas y otras iniciativas que vayan a rescatar, primero, el sentido de fortalecimiento organizacional de aquellos que están padeciendo los embates más duros de esta crisis y, poco a poco, en paralelo, se vaya gestando una red nacional de articulación que, finalmente, sea la que sostenga, por así llamarlo, la oposición que requiere este país. Porque hay organizaciones políticas que somos opositoras a este gobierno y también al modelo neoliberal.

Por lo tanto, los partidos que conforman Apruebo Chile Digno le dan a este espacio un valor también estratégico y desde ahí esperamos visibilizar un proyecto transformador para el país. Esto, obviamente, va a surgir al calor de la batalla por la nueva constitución, donde no debemos bajar los brazos.

En nuestro reciente pleno del Comité Central resolvimos, precisamente, esta idea como la central. Es decir, la solidaridad y la organización popular en defensa del pueblo, como la expresión más importante en este momento.

 

 

 

Deja una respuesta