Inicio de cuarentena en zonas de la RM en medio de realidad compleja. Cesantía, bajos ingresos, hospitales colapsados, alto porcentaje de contagiados, precariedad laboral.

Hugo Guzmán. Patricia Ryan. Periodistas. 08/05/2020. Aumento inmenso de contagiados por la Covid-19, déficits de testeos, enorme preocupación por colapso de hospitales y saturación de unidades UCI, golpe a la economía familiar donde se vive del ingreso diario, hacinamiento en cientos de barrios, efecto del desempleo y suspensión del salario, son algunas de las tremendas realidades que se viven en la mayoría de las comunas populares de la Región Metropolitana (RM) que desde este viernes entraron en cuarentena ante la expansión del coronavirus.

Zonas donde la cesantía, la pobreza, la falta de vivienda, errores en la construcción de espacios comunitarios, carencias del sistema de salud pública, bajos presupuestos municipales, el micro y narco tráfico, la represión permanente, lo bajos ingresos, violencia contra las mujeres e intrafamiliar, dificultades para recibir las medicinas, son realidades que ahora se verán potenciadas por una cuarentena decretada, según la mayoría de los alcaldes de estas comunas, de manera tardía, cuando la Covid-19 ya se había instalado extendidamente, como fue el caso de Puente Alto, Recoleta, San Miguel, Pedro Aguirre Cerda, Estación Central, Independencia, entre otras.

Una situación que se disparó, y que llevó al ministro de Salud, Jaime Mañalich, a establecer la idea de “la batalla de Santiago”, por el alto porcentaje de contagiados, el más elevado a nivel nacional (la RM concentra el 80%), y en un escenario muy riesgoso.

Junto a eso, expertos, estudios académicos y declaraciones de parlamentarios de los distritos de las comunas más deficitarias, apuntaron a que el hacinamiento, la falta de recursos económicos, la suspensión de actividades laborales informales y/o que son el sustento diario de cientos de miles de familias, problemas reales para acceder al teletrabajo, porcentajes de asalariados  (de estas comunas) a los que se les suspendió el sueldo, niveles altos de pobreza, precariedad laboral y situaciones como aumento de la violencia contra las mujeres y violencia intrafamiliar, serán situaciones difíciles que se vivirán en medio de la propagación del coronavirus.

Esto genera un cuadro de crisis sanitaria, social y humanitaria en comunas populares de la Región Metropolitana. Está quedando al descubierto la situación social, económica, sanitaria y laboral deficiente de las comunas populares, como ocurre, por cierto, en otras regiones del país. En estas áreas territoriales extensas es donde se concentran los porcentajes de desempleados, empleo informal e ingresos en la línea de la pobreza o bajo ese indicador.

Situaciones complejas

Desde la noche del viernes, 4 millones 500 mil habitantes de la RM entran en cuarentena, con un despliegue policial y militar (se informó de la salida a las calles de los “Boinas Negras”, que son Fuerzas Especiales del Ejército) en las 25 comunas capitalinas, la mayoría consideradas en situación socio-económica compleja.

Hay datos como que 16 de esas comunas tienen prevalencia muy alta de contagios, con el drama de que los hospitales  (públicos, por cierto) de esas zonas, están cerca del 90% de su capacidad, con camas UCI a más del 80% ocupadas, con porcentajes de alrededor del 40% de contagiados en algunas de ellas. Los testeos son escasos y los problemas hospitalarios podría incluir la falta de ventiladores mecánicos, aunque desde el Ministerio de Salud se dijo que los pacientes que no tengan acceso en un centro asistencial, serán trasladados a donde exista el recurso sanitario y técnico.

La delicada situación sanitaria por la pandemia, fue sintetizada en un documento de la Fundación Ciencia y Vida, y desde la Universidad Católica se emitió un estudio sobre las malas condiciones por hacinamiento y búsqueda del sustento para vivir en las comunas populares de la RM.

Izkia Siches, presidenta del Colegio Médico, dijo en entrevista en Radio Cooperativa que “estamos muy preocupados por la situación en hospitales en la zona sur y norte de la Región Metropolitana, donde ha aumentado mucho la demanda en atenciones de urgencias y de camas críticas en los últimos días”.

En este cuadro, expertos y autoridades municipales volvieron sobre la crítica y el argumento de que la cuarentena en la mayoría de las comunas populares fue tardía y se demostró que era inevitable. Se indicó que, en contrapunto, las cuarentenas tempranas en Las Condes, Providencia, Vitacura y Ñuñoa permitió contener los contagios y ahora esas zonas presentan índices bajos de contagio o al menos no en rangos críticos.

Todo apunta a que no se trata, en las próximas semanas, solo de atacar al coronavirus y proteger a millones de personas de todas las edades, sino de encarar situaciones salariales, laborales, humanitarias, de alimentación y de seguridad pública de millones de habitantes de las comunas populares.

Apoyo económico y solidaridad

En este marco, varios alcaldes solicitaron al gobierno que exista un apoyo económico para las cientos de miles de familias en situación precaria, sobre todo en cuanto a alimentos.

Esta realidad tensó a las entidades municipales que deben atender diversidad de problemas y necesidades, y de allí que se urgiera el Ejecutivo a inyectar recursos financieros, porque las Municipalidades ya incurrieron en gastos millonarios que no estaban presupuestados y que fueron obligados a realizar por la crisis sanitaria.

El Presidente Sebastián Piñera anunció un apoyo a de 235 mil millones de pesos a los municipios, lo que podrá paliar en algo los déficits que se presentan en las comunas más afectadas por la pandemia.

Como sea, alcaldes y alcaldesas están desarrollando planes específicos en sus zonas para atender las necesidades más urgentes, desarrollar planes de protección y prevención, coordinación con feriantes y otros puntos de abastecimiento, reforzar el sistema de salud primaria, velar por la entrega de medicinas, atender situaciones de violencia contra las mujeres y violencia intrafamiliar, programas de acompañamiento y apoyo psicológico, viendo la manera de sanitización de espacios públicos, y mantener activos servicios y atención a los ciudadanos.

También organizaciones vecinales y comunales, Juntas de Vecinos, clubes deportivos y del Adulto Mayor, agrupaciones juveniles y de mujeres, grupos culturales, están desarrollando planes y actividades de apoyo a las y los vecinos.

Se han extendido las compras en común, ayudas solidarias a familias más vulnerables, ollas comunes, confección de paquetes de alimentos para los más pobres, actividades culturales, medidas colectivas de protección para asistir, por ejemplo, a las ferias, cuidado de niñas y niños y prevención de cualquier tipo de violencia dentro de los hogares.

Las comunas que estarán en cuarentena desde la noche de este viernes, en la Región Metropolitana son: Quilicura; Conchalí; Renca; Cerro Navia; Recoleta; Independencia; Quinta Normal; Lo Prado; Santiago; San Joaquín; Macul; Peñalolén; La Florida; Estación Central; Pedro Aguirre Cerda; San Miguel; Lo Espejo; La Cisterna; La Granja; Cerrillos; San Ramón; El Bosque; La Pintana; San Bernardo; Puente Alto.

Foto: Agencia EFE

 

Deja una respuesta