Se sumaron a llamado de reconocido fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado. También Chico Buarque, Richard Gere, Madona, Glenn Close, Oliver Stone, Alfonso Cuarón.

Agencias. 06/05/2020. Comunidades indígenas de Brasil, Colombia, Perú, están en situación crítica frente a la expansión del coronavirus. La pobreza, falta de acceso a líneas de salud, nulas políticas de gobiernos, agresiones de empresas forestales y de alimentos, están golpeando comunidades de pueblos originarios que pueden sufrir una catástrofe humanitaria ante la Covid-19.

Organizaciones no gubernamentales, de la sociedad civil, de derechos indígenas, agrupaciones medioambientalistas, universidades, parlamentarios, intelectuales y artistas, partidos políticos, de esas naciones y de otras partes del mundo están urgiendo que se tomen medidas de protección y atención a comunidad indígenas.

Un caso específico lo protagonizó el reconocido fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado, quien convocó a cuidar población nativa del Amazonas. “Los pueblos indígenas de Brasil se enfrentan una grave amenaza a su propia supervivencia con el surgimiento del Covid-19”. Dijo que algunos “pueden ser completamente eliminados” por causa del coronavirus.

Tuvo el apoyo del mundo del cine a nivel mundial. Se sumaron a pedir protección a pueblos indígenas Madonna, Pedro Almodóvar, Meryl Streep, Naomi Campbell, Brad Pitt, Alberto II de Mónaco, Caetano Veloso, Leonardo DiCarpio, Paul McCartney, Chico Buarque, Richard Gere, Glenn Close, Oliver Stone, Alfonso Cuarón, Fernando Meirelles, Alejandro González Iñárritu y Patti Smith.

Desde una plataforma se solicitó “con urgencia” al presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, y a los líderes del Poder Legislativo y Judicial a “tomar medidas inmediatas para proteger a las poblaciones indígenas del país contra este virus devastador”. “Esos pueblos forman parte de la extraordinaria historia de nuestra especia. Su desaparición sería una gran tragedia para Brasil y una inmensa pérdida para la humanidad. No hay tiempo que perder”, indicó un texto distribuido por todo el mundo.

Se estableció que la amenaza es doble, pues además del peligro que supone el virus, también se ha registrado un aumento de los ataques de mineros y madereros ilegales que invaden sus tierras para explotar los recursos naturales. “Esas operaciones ilícitas se aceleran en las últimas semanas porque las autoridades brasileñas responsables por el cuidado de esas áreas fueron inmovilizadas por la pandemia”, rezó el manifiesto. “Sin ninguna protección contra este virus, los indígenas sufren una riesgo real de genocidio, por medio de contagios provocados por invasores ilegales en sus tierras”.

Según el último boletín del Ministerio de Salud, en Brasil, seis indígenas ya han fallecido por Covid-19  y hay más de un centenar de casos confirmados entre sus miembros. También, se han detectado casos en otros países amazónicos, como Colombia y Perú. Los indígenas, con una población en Brasil de casi 900.000 en la actualidad, son especialmente vulnerables ante la aparición de nuevas enfermedades.

En este marco, se pidió que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cree un presupuesto especial de emergencia para el combate del coronavirus en zonas indígenas, sobre todo del Amazonas.

Hay datos como que desde la llegada al poder de Bolsonaro, el 1 de enero de 2019, la deforestación se ha disparado en la Amazonía brasileña. El año pasado, la tala de árboles creció un 85 % hasta los 9.165,6 kilómetros cuadrados, su mayor nivel desde 2016, y en el primer trimestre de 2020 fue la mayor registrada en los últimos cinco años y aumentó en un 51,4 % con respecto al mismo periodo de 2019, según datos oficiales.

En Colombia y Brasil, las propias comunidades de pueblos originarios decidieron aislarse y y tomaron medidas para evitar la llegada del virus, pero no en todos los lugares se pudo evitar. El aislamiento, por cierto, genera problemas de aumento de la pobreza y combate a otras enfermedades.

 

 

Deja una respuesta