Benedetti y Berrú. Entre el amor y la política

Redes

Moran espacios poblados por lirios verbales, infinitos, redentores, cantores.

Gonzalo Moya Cuadra

Licenciado en Filosofía

Santiago. 03/05/2020. Benedetti poetizó la vida de Benedetti. Benedetti demiurgo universal. Benedetti vida vivida entre el amor y la política. Benedetti, bardo arcano de amorosa verbosidad. Benedetti, muerte pura, amoroso silencio. Benedetti, incansable luchador social, férreo defensor de los derechos humanos. Humanista vital, antiimperialista.

Ingresó en la literatura absoluta con categoría ecuménica escribiendo verbos prodigiosos. Escribidor, amador del Arte y la Libertad. Benedetti inventor del amor sin palabras, color esencial. Amó su buen amor, su amor territorial. Benedetti, imágenes rutilantes, sueños soñadores, sueños visibles, invisibles, sueños sapiens, sueños fraternos, trascendentales.

“Un hacedor de versos que dejó su parte de locura en el mundo”. Benedetti, maestro del pensar amoroso, amó con amor a Luz, amor puro, cardinal. Luz, vida amada de su vida. Única compañera. “Qué sola va a quedar mi muerte sin tu vida”. Vida poética de poeta. Hagamos un Trato. “Compañera, usted sabe que puede contar conmigo”. Exiliado. ¡Qué dolor! Tiempo triste, desolado. Dictadores estafermos. Tiempos oscuros, sollozantes. Cuba  le recibió, admiró. Revolución Cubana. Cuba pueblo progresista, liberado, deslumbrante, reconoció su talento verbal, tal como Chile y Venezuela por su trayectoria académica y su natural aporte al servicio de los pueblos humanos. Palabras plenas, realizadas, semillas voladoras, incorruptas. Benedetti reivindicador. Nacimiento, tregua, muerte. Once años. Mayo otoñal, final. Críptico. Benedetti incorpóreo, inmaterial. Benedetti eterno, estratégico. “Mi estrategia es  que un día cualquiera, no sé cómo, ni sé con qué pretexto, por fin, me necesites”.

Berrú. Gran ecuatoriano. Gran chileno. Músico de la Patria Grande, liberada, estrellada.  ¡Qué honor! Artista, militante comunista. Tuvo la hidalga valentía para sobrellevar con alma desgarrada el atropello indiscriminado a los derechos humanos durante la inhumana dictadura. Noble cantor, espíritu selecto. Consecuente político, solidario. Amó el coraje del pueblo humillado. Grandemente fue un obrero más en la incansable lucha por la recuperación democrática. Berrú se fue un día reivindicativo. Mayo uno. Cantó, musicalizó canciones inspiradas por el sol vital, melodías sobrevoladas por águilas doradas. Llegó desde el verdor gimiente, selva mágica, tierra cálida de Guayasamín. Voló desde la tierra fértil de Allende, Neruda y Mistral. Dejó un espacio terrestre pletórico, ejemplo sonoro,  canciones sociales, eternas.

Benedetti y Berrú moran espacios poblados por lirios verbales, infinitos, redentores, cantores. Dedicaron sus vidas a ideales sociales justos, superiores, fraternales, esperanzadores, ideales escritos para nuevos abecedarios, revolucionarios.

 

Deja una respuesta