Osciel Contreras planteó “exigir al gobierno soluciones más reales, de acuerdo a las necesidades que tienen los trabajadores”.

Yani Aguilar Paulsen. Periodista. Arica. 01/05/2020. En medio de la cuarentena en la que está la ciudad de Arica desde hace 3 semanas, la dirigencia regional de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), siguió con dificultad el discurso de la su presidenta nacional, Bárbara Figueroa, en una transmisión con interrupciones, tanto en el Canal 24Horas como en redes sociales.

Conversamos con Osciel Contreras, actual presidente de la CUT de la Región de Arica y Parinacota, quien trabajó en la minería por más de 40 años, fue dirigente durante de la Unidad Popular y desde hace dos años está dedicado cien por ciento al trabajo de dirigente atendiendo a la gente que llega a la Central, quehacer que desarrolla de forma voluntaria remarcando que  es “exclusivamente voluntario” porque en Arica no se tiene la posibilidad de tener dirigentes rentados.

Con su tono pausado pero enérgico, deja ver su decepción y molestia con aquellas maniobras antisindiales de las empresas que promueven sindicatos pro empresas, que “atomizan el quehacer del movimiento sindical”.

En este Primero de Mayo, en confinamiento por la Covid-19, su mensaje a los trabajadores es que vean las condiciones del país y se convenzan de que es necesario estar organizados, porque es  la única forma de ayudar a solucionar los problemas en la región. “Nosotros movemos el país, y los trabajadores deben convencerse de que es así”, afirma.

¿Cómo llega este Primero de Mayo en la región?

Estamos en una situación similar a lo que pasa en todo el país con leyes del gobierno que afectan a los trabajadores, que solo benefician a los empresarios en consecuencia que esta situación que estamos viviendo la estamos pagando los trabajadores. Ya se nota en las poblaciones la cesantía que empieza a crecer.

¿En qué sectores está afectando más la cesantía en este momento en la región?

En la Construcción que desde que se decretó cuarentena y se acogieron a la Ley de Protección al Empleo, que permitió mandar para la casa a los trabajadores de este sector. Los compañeros llegan a la Central a expresar su situación. En el área pesquera se ha mantenido un grupo de la industria, ellos mandaron para la casa a casi todos los contratistas que prestan diversos servicios porque tienen poco personal en la planta. Pasaron a cuarentena a los tripulantes por los contaminados que aparecieron. Esas empresas no han entregado todos los insumos de protección a la salud a sus trabajadores de los astilleros. También en el caso de los trabajadores de “Pollos Ariztia” que mandaron para la casa a los mayores de 60 años por precaución. En el área industrial pasó lo mismo. Esto generó el problema de los contagios como en la empresa “Pacal”. El mayor responsable es el Intendente por la falta de preocupación para proporcionar los insumos de prevención.

¿Entonces no ha recibido ayuda de parte de las autoridades?

El Gobierno Regional entregó un monto de dinero para cajas de mercaderías que les repartirán a las familias que se quedaron sin ningún ingreso, aparte de las que entregó el municipio. La situación se refleja en la población porque alguna ya estaba cesante, y los que se fueron ahora a la cesantía tenía muy pocos fondos del seguro de cesantía y algunos no tenían nada. La opinión que tenemos los dirigentes es que las autoridades son poco eficientes, el Seremi del Trabajo, Juan Manuel Carrasco, y la falta de liderazgo del Intendente, Roberto Erpel, para enfrentar estas situaciones de contaminación en algunas empresas.

¿Qué gestiones ha realizado la CUT Arica?

El porcentaje de contaminados es alto en Arica, si se compara con otras regiones y ciudades. Estuve reunido con la gerencia y sindicato de una empresa de minería no metálica para superar el tema de los insumos de protección y ellos contrataron buses para que los trabajadores pudieran sentarse a más de un metro de distancia en los traslados, por  lo menos mostró preocupación y mandó para la casa a personas que estaban con otras enfermedades de base y tercera edad hasta que se supere la cuarentena a costo de la empresa. Con otra empresa de la construcción llegamos a acuerdo para mejorar las condiciones de seguridad de sus trabajadores.

¿Cuál es la estrategia política que implementarán para enfrentar la crisis económica que se viene en los próximos meses?

Nos hemos estado reuniendo a nivel nacional en conferencias con el directivo nacional de la CUT, hemos tenido ya tres conferencias a distancia, la última hace dos días (29 abril) para analizar la situación general que está afectando a todo el país. Creo que vamos a tener que tomar determinaciones más contundentes, más severas, para exigir al gobierno soluciones más reales de acuerdo a las necesidades que tienen los trabajadores, porque solo da soluciones de parche y es muy inestable en su posición, la que no da seguridad a nadie. El Presidente de la República habla de solidaridad y da un no sé qué escucharlo en sus intervenciones en la televisión porque es la persona que menos autoridad tiene para hablar de solidaridad, él es un empresario que tiene mucha fortuna. Queremos juntar a los compañeros cesantes para ayudarlos al máximo y exigir a las autoridades que muestran pasividad hacia los trabajadores y soluciones para los empresarios. Y los empresarios se están aprovechando de esta situación para cargar a los trabajadores con los problemas de fondo.

En estas tres conferencias nacionales de la CUT, ¿qué temas han representados desde la región?

Nuestra constante preocupación por la falta de conciencia y aprovechamiento del gobierno en esta pandemia para solo mejorar las condiciones de los empresarios. Eso es una situación grave. Estamos conscientes que esto va a rebotar en contra de los trabajadores. Ya dieron el dato, estamos con 8,2% de cesantía y se piensa que pasaremos del 10%. Eso es crítico, y nosotros vamos a tener que determinar acciones de presión hacia el gobierno y hacia nuestros parlamentarios, porque ellos han dejado pasar infinidad de condiciones que han favorecido a los empresarios.

¿Hay algún tema en particular de Arica?

Una cuestión que nos ha preocupado siempre es que el país no sea solo productor de materias primas, que también haya desarrollo industrial. Es una exigencia que hemos venido planteando a nivel regional, porque Arica fue un polo de desarrollo industrial fuerte, sin embargo ahora nos quedan 8 empresas importantes y las demás son pequeñas y medianas industrias. Y no hay diversificación en las industrias que tenemos, no se le saca valor agregado a la gran minería, al litio, y eso es por una falta de proyección de los gobiernos, de todos los gobiernos. En Arica teníamos una zona industrial, y al año 1973 éramos 36 mil trabajadores afiliados a la CUT, y ahora tenemos 7 mil, lo que es una tremenda diferencia. Todo se cerró, se paralizó y las 8 empresas que quedan contratan a plazo indefinido a dos mil 100 personas y no tenemos más, que no sea la pequeña industria. No podemos pensar solamente en el turismo.

En este escenario, ¿qué sectores están viendo como aliados, qué autoridades, parlamentarios o de la sociedad civil?

Nosotros nos reunimos con los diputados, con el que más tenemos contacto es con el diputado (Luis) Rocafull, nos juntamos hace poco con el senador José Miguel Insulza a quien le planteamos algunas ideas las que se comprometió discutirlas en el Congreso, pero le tenemos poca fe porque él no ha demostrado preocupación constante y de tener un trabajo de mayor peso en la región. Los otros senadores no se relacionan con los trabajadores.

Y a nivel de las organizaciones sociales, ¿cómo ven ese frente a alianza?

Hasta antes de la pandemia estuvimos trabajando con la Mesa de Unidad Social, también la Mesa del Sector Público que en este momento la tenemos paralizada. Hay un esfuerzo de trabajar con las organizaciones sociales, de reunirnos con ellos de proyectar trabajo conjunto, y esa fue una idea que nosotros planteamos a nivel nacional en la CUT, y de ahí parte la iniciativa de tener una Mesa de Unidad Social, que conformamos en Arica que ayuda a fortalecer el quehacer de terminar con la pasividad que algunas autoridades de la región tienen.

¿Cuál es su evaluación del desempeño de las organizaciones de la sociedad civil desde el 18 de octubre en adelante?

Desde el 18 de octubre logramos mejorar la participación, de salir a las calles. Antes salíamos solo los que estábamos organizados en sindicatos, sin embargo luego logramos incorporar más gente y más organizaciones y creció la masa de gente, mucha más de la que estábamos acostumbrados a ver en las actividades que convocábamos como CUT.

¿Cómo está la participación del sector público?

Hay algo tradicional en el sector público que aparece con la discusión del Presupuesto de cada año, se nota la fortaleza que ellos tienen pero que se dispersa en el tiempo. Pero hay buenos dirigentes ahí y con ellos hay un trabajo constante.

Y, ¿cómo está el movimiento docente en la región?

Ahí tenemos algunas apreciaciones por las posiciones que tienen algunos dirigentes, hay dialogo con ellos, hay relaciones y esfuerzos por mejorarlas, no hay mucho avance, no era lo que teníamos antes.

Deja una respuesta