Ministra del Trabajo se sumó a dejar abierta la puerta a no pago de sueldo, en concordancia con dictamen de Dirección del trabajo.

Equipo ES. 27/03/2020. La Dirección del Trabajo (DT) dictaminó que es factible no pagar sueldos en medio de la crisis sanitaria. Después la Ministra del Trabajo y Previsión Social indicó que no hay manera de obligar a los empleadores a pagar los salarios. Se van conociendo abusos de empresas como amenazar a trabajadores que si no van a laborar por hacer cuarentena, no se les pagará y se les podrá despedir. La incertidumbre se apropia de la masa laboral chilena, además de lo que significa vivir la angustia por el Covid-19. La presidenta de la CUT insistió en que no se puede cargar a los trabajadores los costos de esta situación. Y la diputada del Partido Comunista, Karol Cariola , posteó en Twitter que “La interpretación de la Ley es antojadiza y miserable. Deja a los trabajadores a la deriva y entrega carta blanca al empleador para despedir a causa de la crisis. ¿Qué le pasa a este Gobierno?”. El virus de falta de respuestas y apoyo del gobierno, ataca a los trabajadores que podrían quedar sin salario y sin empleo.

En un  abierto cuadro de incertidumbre de trabajadores y empleados del país, María José Zaldívar, ministra del Trabajo y Previsión Social, dijo en la Cámara de Diputados que “un empleador que no puede pagar las remuneraciones porque está sin ingresos es un drama y no tenemos la forma de como obligar al empleador”.

La ministra insistió: “En esos casos se suspende la obligación de pagar los ingresos, salvo que las partes hayan podido llegar a un acuerdo que sea más ventajoso para el trabajador”.

María José Zaldívar reconoció las limitantes del sistema chileno y de sus leyes. “La legislación de hoy no da el ancho para la crisis que estamos viviendo”.

Luego añadió que es “fundamental tener un instrumento jurídico que le permita a los trabajadores recibir remuneraciones”. Es decir, el Estado chileno, en estas circunstancias de crisis y catástrofe estaría imposibilitado de apoyar a los asalariados.

Esto, a 24 horas que la Dirección del Trabajo (DT), emitiera un dictamen donde se estableció que “se exonera a las partes de la obligaciones recíprocas que les impone el contrato de trabajo. A saber, otorgar el trabajo convenido y pagar la remuneración de parte del empleador y asistir a prestar servicios por parte del trabajador”.

El texto del organismo gubernamental señala que no se entregará remuneración por “el tiempo que permanecen los trabajadores en la empresa sin ejecutar labor a la espera del levantamiento de la medida de aislamiento luego de haber terminado la jornada diaria, salvo que las partes acuerden el pago de remuneración”. La directora del Trabajo, Camila Jordán, justifico que “la causal de caso fortuito o fuerza mayor es una causal de despido que existe en la ley, y como ley vigente existe como causal eventualmente que pueden utilizar los empleadores. Nosotros hemos dicho como servicio que atendida la contingencia actual, estimamos que no es una causal válida para proceder al despido de los trabajadores”.

Una agresión a los asalariados

Esto fue calificado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y diversos sectores sociales y legislativos como dejar a los trabajadores “en la más absoluta desprotección” y dar luz verde a no pago o pago a medias de sueldos, despidos y vulneración de derechos. Bárbara Figueroa, presidente de la multisindical, reiteró que no se puede cargar a las y los trabajadores el costo de esta crisis sanitaria.

“La interpretación de la Ley es antojadiza y miserable. Deja a los trabajadores a la deriva y entrega carta blanca al empleador para despedir a causa de la crisis. ¿Qué le pasa a este Gobierno?”, dijo la diputada Karol Cariola (PC) a través de su cuenta de Twitter.

En la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados se acordó -con la abstención de legisladores de derecha- enviar un oficio al Presidente de la República pidiendo dejar sin efecto el dictamen y la salida de Camila Jordán de la Dirección del Trabajo (DT).

La renuncia de la actual directora de la DT se exigió este viernes desde muchos sectores, sobre todo por su rigidez y claro respaldo al sector empresarial.

Los miembros de la oposición de la Comisión de Trabajo solicitaron la renuncia de Camila Jordán, ante la polémica que se ha generado tras el dictamen emitido ayer por la entidad. La solicitud de la dimisión de la directora subrogante la plantearon los representantes de la centroizquierda en la instancia siendo votada.

El diputado Raúl Soto (independiente, PPD) declaró que el dictamen “condena a los trabajadores de nuestro país a quedarse en sus casas sin derecho a remuneraciones”.

En los últimos días se supo de amenazas de patrones a trabajadores que no concurrieran a laborar (empresas constructoras, de servicios, algunas ligadas a trasnacionales) por atender la cuarentena y cuidados ante el Covid-19, no se les pagaría el salario y podrían ser despedidos.

Al Presidente: “Se le agradecería que nos mirara con ojos de humanidad

Esto afecta específicamente a un rubro como las trabajadoras domésticas. Es así que la Presidenta de la Fesintracap (Federación de Sindicatos de Trabajadoras de Casa Particular) María Cotal, emplazó al Presidente Sebastián Piñera: “Se le agradecería enormemente que usted nos mirara con ojos de humanidad, y entendiera que estas trabajadores son jefas de hogar y no pueden quedar sin su salario, por ende sin el sustento de su familia”.

En su mensaje, la dirigenta expuso que “somos trabajadoras sencillas, somos mujeres humildes, pero somos mujeres comprometidas y leales con el país. Nosotras nunca hemos abandonado a nuestros empleadores, y ahora es momento de que ellos y usted tampoco nos abandonen”.

Las trabajadoras buscan específicamente que se le ponga urgencia suma al proyecto de ley “Cuida a quien te cuida”, que busca permitir que puedan suspender sus funciones -manteniendo sus ingresos- en el caso de una alerta sanitaria provocada por una pandemia o epidemia.

La Presidenta del Sintracap (Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular), Luz Vidal, expresó que “bajo esta situación, nuestras compañeras por ser de un sector muy vulnerable, van a tener que verse en la obligación de elegir entre morir de hambre o morir de coronavirus”.

Por eso, “le solicitamos muy respetuosamente al Presidente que pueda evaluar esta carta, para velar por la seguridad laboral, y por la salud de estas trabajadoras, la gran mayoría jefas de hogar, la gran mayoría pertenecientes al quintil más bajo de la población”.