Gladys Marín, Violeta Parra, Gabriela Mistral, las luchadoras de la Primera Línea y artistas como Mon Laferte y Francisca Valenzuela.

Equipo ES. 06/03/2020. Durante el proceso de movilizaciones denominado estallido social o revuelta popular surgieron una serie de símbolos y figuras que inspiraron y siguen inspirando a las miles de personas que diariamente se manifiestan en la Plaza de la Dignidad y a lo largo del país. Algunos de esos personajes son parte de la historia política y social chilena y otros luchan cada día en la Primera Línea. Varias de esas caras son femeninas.

La reivindicación de las figuras de Gladys Marín, Violeta Parra y Gabriela Mistral, no es azarosa. Gladys y Violeta destacaron por su incansable lucha del lado del mundo popular, de aquellos olvidados y explotados. Desde el Partido Comunista ambas marcaron hitos en la defensa de las mujeres, de las campesinas, de las profesionales, artistas y madres. Lo mismo hizo Gabriela Mistral, defendió su arte y su diversidad, aunque la historia chilena la destacó como poetisa de niñas, la Premio Nobel de Literatura fue mucho más que eso.

Es por ello que en estas tres figuras las mujeres de hoy se ven reflejadas, porque también sufrieron la injusticia, la discriminación y el desamor, pero no por eso dejaron de perseverar en sus sueños.

La Primera Línea es el grupo de resistencia que destaca en todas las concentraciones, ya que se encarga de contener la furia policial que reprime la manifestación. En entre ellos hay decenas de mujeres, jóvenes, trabajadoras y profesionales, cada una cumple una misión diferente, desde llevar los sacos cargados de piedras, picar el escombro hasta frenar los ataques con improvisados escudos. Pero dentro de ellas hay una que resaltó y dio la vuelta al mundo, se trata de Josefina, una joven estudiante y de clase acomodada que lucha diariamente con una mascarilla y bidón en mano ahogando la mayor cantidad de bombas lacrimógenas.

También están las chicas de las Brigadas de Salud, todos los voluntariados en su mayoría son mujeres, que arriesgan su vida por salvar la de otros. También están las “tías” de la población La Legua, que llegan a la Plaza de la Dignidad con un gran fondo lleno de comida -una olla común- y regalan platos a quienes lo necesiten.

El mundo artístico también sobresale con muestras emanadas desde las mujeres. En el último Festival de Viña del Mar el rol de las artistas fue esencial. Mon Laferte, Francisca Valenzuela, Denise Rosenthal y Javiera Contador hicieron gala de su conciencia social y dejaron las demandas feministas en lo más alto.

En ese marco el show de Mon Laferte -quien desde el día uno está apoyó las movilizaciones y su rostro se puede ver en murales junto al de Violeta Parra- aparece como el más importante, porque sobre el escenario invitó a decenas de mujeres, también artistas que, bailaron y cantaron junto a ella en una ronda de sororidad. Una inolvidable imagen será la cueca que bailó Mon Laferte junto a Francisca Valenzuela, con pañoletas verdes y moradas, dicho cuadro ya está plasmado en las calles con la leyenda: “Siempre compañeras, nunca competencia”.

Deja una respuesta