Empezó con el “súper lunes”, se viene la marcha del 8 por el Día Internacional de la Mujer, la Huelga General Feminista del 9 y una diversidad de manifestaciones.

Equipo ES. 02/03/2020. El marzo feminista comenzó con el súper lunes. Este 2 de marzo se iniciaron las movilizaciones de las mujeres en todo el país. Otra vez, la voz y organización de ellas marcó el inicio de una agenda de protesta popular y manifestación ciudadana que contempla a lo menos diez hitos que cruzarán la agenda política y social del país durante el súper marzo y donde participarán estudiantes, trabajadores, pensionados, profesionales, gente de la cultura, indígenas, defensores del agua y ciudadanos.

Específicamente, habrá multiplicidad de movilizaciones del movimiento feminista a lo largo del territorio nacional. Para protestar y reivindicar, dicen, pero también para proponer, tejer esperanza y lograr la consagración de derechos.

De acuerdo a la Coordinadora Feminista 8M (CF8M) hay un “itinerario feminista” que comenzó con el “súper lunes feminista”; una jornada de protestas y marchas el domingo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, para lo cual se convocó en Santiago a una marcha a las 12:30 que partirá en la Plaza de la Dignidad; la huelga general feminista el lunes 9 de marzo; y una jornada de movilizaciones el miércoles 11 de marzo por el segundo aniversario del gobierno del Presidente Sebastián Piñera.

En el marco del súper lunes las activistas rebautizaron la Avenida Bernardo O’Higgins como Avenida Poeta Gabriela Mistral. Fueron 60 puntos de Santiago los que intervinieron con nombres de mujeres y de disidencias sexuales, como: Katiuska Molotov, Joane Florvil, Marta Colvin, Violeta Parra, Ana González, Gabriela Mistral, Mónica Echeverría, entre otras.

“La acción busca visibilizar los símbolos que nos reúnen en la huelga general feminista, la cinta morada y el parche en el ojo, para dar cuenta de las mutilaciones y el terrorismo de Estado contra el cual pasamos a la primera línea en la huelga de este 8 y 9”, comentó Javiera Manzi, vocera de la Coordinadora Feminista 8M.

Y agregó que “se trató de una acción que nos permite aparecer en un espacio público que no nos nombra, con nuestros propios nombres, con nuestra propia memoria”.

También se recordó a las victimas de femicidios en la calle Nueva York, donde el agua de la pileta ubicada en el sector fue teñida de morado y los rostros de sus estatuas, tapados con pañuelos del mismo color. Con los nombres, Yini Sandoval, Xaviera Rojas, Rebecca Pierre y Amanda Jofré, víctimas de femicidio.

En un comunicado de la CF8M se llamó a “no soltar las calles, a sostener el trabajo, la resistencia en plazas y poblaciones, a desbordar las migajas que nos ofrece el actual gobierno y el arco parlamentario, hacer de marzo el mes de las y les que luchan, porque la única manera de conseguir una vida digna es que volvamos a salir todas, todes y todos a la calle”. “La ola feminista se prepara para estallar en marzo”, es una de las consignas promovidas estas semanas.

Se informó que “seremos miles en huelga. Nos movilizaremos de acuerdo a nuestras realidades y posibilidades, paralizando en nuestros trabajos, o usando una cinta Morada en la muñeca, yendo a la marcha de nuestra ciudad, u organizando actividades con nuestra comunidad, cambiando nuestras fotos en redes sociales por afiches de la huelga, o imprimirlos para pegarlos en nuestras casas, lugares de trabajo o estudio. ¡Todas las acciones suman! ¡La huelga es más que una marcha!”.

La Coordinadora Feminista 8M convocó a “una huelga general plurinacional, antirracista, transgeneracional, disidente y transfeminista, lesbofeminista, inclusiva, anticarcelaria e internacionalista. Nos convocamos todas y todes en nuestra lucha contra la precarización de la vida”.

Durante febrero diversidad de grupos estuvieron activos con movilizaciones y también organizando las jornadas de marzo, sobre todo de los días 2, 8, 9 y 11. El 8 de febrero se efectuaron “pañuelazos” en ciudades como Puerto Montt, Curicó, Antofagasta, Rancagua y Santiago, para promover y trazar los ejes de la Huelga General Feminista del 2020.

Dirigentas feministas y de organizaciones sociales establecieron que todo este marzo feminista es una parte fundamental de la continuidad y extensión de las manifestaciones registradas a partir de octubre de 2019, con demandas sociales, laborales, de pensiones y respeto a los derechos humanos.

Francisca Fernández, vocera del comité socioambiental del CF8M, dijo a la prensa que “si bien el año pasado la movilización contó con casi un millón de mujeres, considerando todos los territorios, hoy nos parece fundamental la movilización territorial entendiendo que ponemos énfasis a un llamado de mujeres y disidencias sexuales. Nuestro éxito se va a medir sobre todo en la capacidad que tengamos de movilizarnos desde Arica a Magallanes, en las distintas formas, porque si bien el domingo 8 es el llamado a grandes movilizaciones el lunes 9 iniciamos una huelga productiva y reproductiva. Llamamos a parar el trabajo, pero también a visibilizar el trabajo en la casa y el trabajo informal”.

En esa línea, Bárbara Figueroa, presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), declaró que “hemos definido que nos vamos a sumar a todas las iniciativas que se están desarrollando por parte de las organizaciones feministas, la Coordinadora 8M y otros, respecto del Día Internacional de la Mujer y especialmente las jornadas que parten desde el día 2 de marzo en adelante…también la convocatoria a movilización del 9 de marzo que han definido las organizaciones y el Encuentro Plurinacional Feminista”.

La dirigenta sindical enfatizó que “tenemos la convicción de que esa es la única manera de remecer la institucionalidad política para que no olvide el debate de la agenda social, como un tema prioritario”.

La vicepresidenta de la Mujer e Igualdad de Género de la CUT, Julia Requena, dijo que en el Congreso Nacional de la multisindical, se acordó de manera unánime “participar activamente, de apoyar y hacer el llamado a la huelga  general en conjunto con las compañeras de la Coordinadora 8 de Marzo”. Añadió que “hoy día, todas las mujeres tenemos que dar una señal de unidad. A todas nos afecta lo que está pasando, por eso tenemos que tener un sentido de unidad”.

Requena informó que desde el mismo 2 de marzo la CUT organizó actividades en torno de la defensa de los derechos de la mujer trabajadora, colocando especial  énfasis en el No a la impunidad en materia de violaciones a los derechos humanos de mujeres, niñas y adolescentes en el contexto de las protestas sociales y la exigencia del  cese de estas vulneraciones cometidas por agentes del Estado. “En esta conmemoración, tenemos que denunciar con mucha fuerza todos aquellos hechos de violencia y violación de los derechos humanos”, enfatizó la encargada del Departamento de la Mujer e Igualdad de Género de la CUT.

Durante fines de febrero, también desde la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), se llamó a estar presentes en las movilizaciones de las mujeres. En redes sociales se planteó que “se viene marzo y para la ANEF es mes d lucha. Las mujeres trabajadoras ya estamos preparadas pq este 8 y 9 d marzo las trabajadoras del estado pasamos a 1° línea”.

Se prevé que, además, las mujeres participarán masivamente en jornadas en torno de la Plaza de la Dignidad, la campaña por el Apruebo nueva Constitución de cara al plebiscito del 26 de abril, la movilización de pueblos indígenas, los homenajes a Gladys Marín, los hermanos Vergara Toledo, los tres profesionales comunistas degollados durante la dictadura, las manifestaciones en defensa del agua, las protestas del 18 de marzo con otro aniversario del inicio de la revuelta social, entre otras.

Recurso de protección

Agrupaciones feministas se juntaron para llevar ante la Corte de Apelaciones de Santiago “un recurso de protección” en torno de la marcha y movilizaciones que se efectuarán el domingo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, previendo acciones represivas de la Intendencia de la Región Metropolitana y de Carabineros. Se llamó a replicar esta medida en todas las Intendencia de regiones.

Las mujeres reivindicaron su derecha a reunión y manifestación y acordaron, en ese marco, no solicitar permiso al Intendente Felipe Guevara, a quien cuestionan, además, su calidad ética como interlocutor con las mujeres y su calidad funcionaria para autorizar o no una marcha de las feministas.

Para las organizaciones de mujeres, no es primordial solicitar la autorización para marchar. Durante los últimos meses, por lo demás, se realizaron marchas y manifestaciones en calles y lugares públicos, sin que existiera permiso formal, y eso no fue motivo de problemas.

En las últimas semanas de febrero, las mujeres, a través de sus diversas agrupaciones, estuvieron planificando, coordinando y organizando todo lo que serán las actividades a partir del 2 de marzo, sobre todo la marcha del 8 y la huelga feminista del 9.

 

Deja una respuesta