La violencia y el orden público, eje de la agenda 2020 de Piñera

Redes

Reforzar a Carabineros, medidas de seguridad e Inteligencia, mayor acción de las FFAA, y un “acuerdo nacional contra la violencia”. Prioridad sobre agenda de DDHH y social.

Gonzalo Magueda. Periodista. 24/02/2020. Después de la reunión de Gabinete Ministerial de este lunes en La Moneda, no quedó duda de que el eje de la agenda 2020 del Presidente Sebastián Piñera, será el orden público, la violencia y la lucha contra el vandalismo.

En eso quiere comprometer a sectores de la oposición y rayar la acción comunicacional de su gobierno y de los medios de prensa. Está descontado que tiene el apoyo irrestricto en esos temas de parte de los partidos de derecha del conglomerado “Chile Vamos” y de sectores de la ultraderecha, como el Partido Republicano que, por lo demás, viene criticando a Piñera por una supuesta falta de medidas ante la violencia.

“Recuperar el orden público, esa es nuestra prioridad número uno. Porque la violencia es un atentado a la democracia, a los derechos, a los proyectos de vida de millones y millones de chilenos”, enfatizó el mandatario.

E hizo un llamado: “Estamos planteando que el país necesita con urgencia un gran acuerdo nacional contra la violencia y en defensa de la democracia”. Teniendo el respaldo de la derecha y la ultraderecha, apeló al apoyo de sectores de la oposición. Es así que sostuvo que “tenemos que hacer todos los esfuerzos para que este acuerdo por la democracia y contra la violencia, se concrete, se clarifique, que denunciemos y aislemos a quienes están en contra de la violencia y contra la democracia”.

Piñera, eso sí, no dejó de criticar y emplazar a dirigentes sociales y políticos que no comparten la prioridad del orden público y colocar como eje de los problemas del país a la violencia y que, en contraparte, están preocupados por las masivas violaciones a los derechos humanos y las demandas sociales y económicas de la población. A ellos se refirió, tácitamente, el mandatario. Manifestó que “ese acuerdo no tiene solo que condenar la violencia y defender la democracia, tiene que condenar a quienes no condenan la violencia y a los que no defienden la democracia”.

Para instalar con fuerza su prioridad en la agenda de orden público, el jefe del Ejecutivo dijo que “estamos iniciando una nueva etapa de nuestro gobierno”.

En eso, destacó la necesidad de “avanzar en una agenda de seguridad ciudadana y orden público. Por eso avanzar en el proyecto de ley que moderniza a Carabineros para tener un cuerpo de Carabineros que pueda cumplir el rol de asegurar el orden público y la seguridad ciudadana”. En esa línea, volvió a respaldar y reforzar el actuar de la policía uniformada y reiteró el “apoyo y gratitud a la difícil labor que cumple Carabineros de Chile y la Policía de Investigaciones en el resguardo del orden público y la protección de la seguridad de nuestros ciudadanos”.

Sebastián Piñera resaltó, al hablar en La Moneda después de la reunión con sus ministras y ministros, la necesidad de “avanzar en el proyecto de ley que mejora el sistema nacional de inteligencia para poder anticiparnos y combatir con inteligencia la delincuencia, el crimen, el narcotráfico y el terrorismo. Y tenemos que avanzar también en la ley de infraestructura crítica, para poder permitir que las FF.AA. colaboren en la protección de nuestra infraestructura crítica, como los hospitales, nuestras plantas de agua potable, nuestras plantas de electricidad. Esas son medidas fundamentales en el área de la seguridad ciudadana”.

“Estoy seguro que interpreto a la inmensa mayoría de mis compatriotas al afirmar que Chile ya ha tenido demasiada violencia y que llegó el tiempo de un gran acuerdo contra la violencia, por la democracia y por la paz”, resaltó el Presidente.

Con esto se estaría imponiendo dentro del Gabinete Ministerial las tesis del orden público, enfatizar la violencia y las respuestas duras y restrictivas, sobre todo con una agenda que contempla casi una decena de medidas, que sostiene el jefe del equipo presidencial, Cristian Larroulet, el ministro de Defensa, Alberto Espina, el senador Andrés Allamand, la presidenta de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Jacqueline van Rysselberghe y el ultraderechista José Antonio Kast.

Esa agenda de orden público y seguridad sería prioritaria por encima de la agenda social y de defensa de los derechos humanos.

A pesar de que el gobierno considera una agenda social y tiene proyectos legislativos en materias como pensiones y laboral, el énfasis que está instalando es un actuar autoritario y de medidas represivas, contenedoras y restrictivas para encarar sucesos de violencia, con la crítica de la oposición que con eso se está criminalizando y afectando la movilización social y ciudadana, y aumentando los casos de violaciones a los derechos humanos.

Deja una respuesta

febrero 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829