El informe del encuentro nacional de pueblos originarios del PC

Redes

Texto completo de las conclusiones de la cita a nivel nacional que realizó el Partido Comunista.

Santiago. 01/02/2020.  La movilización masiva y la lucha de millones de personas en el contexto de la crisis social que vive Chile desde el 18 de octubre, se traduce hoy en una exigencia mayoritaria de transformaciones profundas que pongan fin a la desigualdad y el abuso y en contraposición al fracaso del modelo neoliberal se construya un nuevo país, justo y digno.

Esta lucha interpreta con fuerza a los pueblos originarios, quienes por siglos han vivido el horror de la matanza, la negación y la usurpación de sus derechos. En el presente, los pueblos son víctimas de criminalización, maltrato, de la usurpación de sus recursos naturales y tierras y de la negación sistemática de sus derechos plenos.

Los pueblos originarios cuentan por parte del pueblo chileno con un alto grado de legitimidad, respeto y valoración social por sus demandas y su lucha. Ello se expresa en la simbología del estallido social que ha tenido como un elemento central en todas las calles, dentro y fuera de Chile, la bandera Mapuche y la bandera Wipalla. El pueblo de Chile ha madurado e incorpora la demanda de los pueblos originarios como un elemento central para una nueva Constitución.

Del mismo modo, lo pueblos originarios vienen consolidando una identidad que defiende y recrea su cosmovisión, cuya expresión numérica se expresa en que el último CENSO nacional representan el 12,8% de la población.

Así, la demanda de una transformación política, económica y cultural también es la demanda de los nueve pueblos originarios que habitan Chile. Una Constitución sin los pueblos originarios no será legítima ni democrática. La nueva Constitución que emerja debe interpretar a todas las naciones, consagrando sus derechos políticos, de autonomía y libre determinación.

Bajo esta perspectiva este encuentro debe avanzar en discutir:

  1. Los mecanismos de participación en el proceso constituyente, en base al derecho de escaños reservados.
  2. Construir demandas unitarias para el conjunto de los pueblos originarios, tanto para el proceso constituyente como para las luchas sociales.
  3. Abordar y profundizar las presentes y futuras luchas.
  1. Mecanismo de Participación Pueblos Originarios en el Proceso Constituyente:

La participación en el proceso constituyente de nuestro partido se ha orientado y se seguirá orientando a superar lo que el denominado “Acuerdo por la Paz” definió como una Convención Constituyente, restrictiva desde el punto de vista de la participación política y limitada en términos de deliberación. Para los comunistas, en base a una locha social prolongada, es importante alcanzar una Asamblea Constituyente, soberana y refundadora de la democracia.

La exigencia de que el proceso constituyente contemple escaños reservados para los pueblos originarios, paridad de género, participación resguardada de dirigentes sociales e independientes, son, junto a otros, rasgos determinantes para que el órgano constitucional adquiera plena legitimidad social y política.

La idea central a exponer es que los pueblos originarios, en tanto pueblo y nación, de acuerdo al estándar de las Naciones Unidas y al Convenio 169 de la OIT requieren mecanismos de participación y deliberación políticos resguardados constitucionalmente, y en el caso de Chile, nunca ninguna Constitución en la historia a contemplado a los Pueblos Originarios.

Las demandas, completamente justas, remiten a un conflicto entre el Estado y los Pueblos Originarios, que la actual Constitución omite y en consecuencia niega los derechos de los pueblos originarios y por esa vía posibilita la usurpación de sus derechos y principalmente la apropiación de sus tierras. Esto exige una nueva Constitución que incluya a los pueblos originarios en derechos políticos, económicos y culturales.

El camino que ha abierto la movilización social desde el estallido del 18 de octubre en adelante es dotar a Chile de una Nueva Constitución, donde los pueblos originarios consagren un reconocimiento constitucional con derechos políticos plenos.

El desafío de una Constitución con los Pueblos Originarios, no sin ellos, exige representación directa de los pueblos mediante Escaños Reservados, con sus propios/as representantes, validados por cada uno de los nueve pueblos.

Se debe tener presente que el antecedente previo más importante de avanzar en Escaños Reservados, en este caso para la conformación del parlamento en una nueva constitución, es el acuerdo entre el Gobierno en representación del Estado y los nueve pueblos originarios en el Proceso Constituyente Indígena realizado entre los años 2016 y 2017, cumpliendo con el estándar del Convenio 169. Por lo que la realización de una nueva consulta indígena en base al estándar el Convenio 169 solo retrasaría e impediría la participación de los pueblos en este proceso constitucional.

Para la definición de los escaños reservados en el proceso constituyente, se deben tener como antecedentes que somos 13% de la población de acuerdo al CENSO 2017; y que éstos deben cumplir con la condición de plurinacionalidad (incluida la dualidad mujer-hombre) y una proporcionalidad coherente con la representación de cada pueblo. Garantizando así que el proceso sea democrático.

Quienes quieran ser candidatos mediante escaños reservado debiesen ser respaldados por sus comunidades y organizaciones indígenas. Asimismo, los partidos políticos podrán llevar candidatos indígenas para la elección de escaños reservados de pueblos originarios.

  1. Contenidos Nueva Constitución:

Aspiramos a que la nueva Constitución establezca una clara ruptura entre un Estado Neoliberal que niega e invisibiliza a los pueblos originarios, con uno que reconoce el carácter Plurinacional del Estado y que se orienta al ejercicio pleno de sus derechos políticos, económicos y culturales., no solo respetando, sino que resguardando el ejercicio de su cosmovisión.

Las demandas para la nueva constitución que emergen del proceso constituyente indígena de 2016-2017 representan una importante referencia de los contenidos a incorporar en nueva constitución, sin embargo, estos deben profundizarse para la exigencia de mayor transformación del Estado de Chile. Al respecto, los contenidos más relevantes son:

  1. Reconocimiento constitucional de los pueblos originarios, en base al reconocimiento de la preexistencia de los Pueblos Originarios que habitan el territorio de Chile. En este punto, así como es clave sostener los derechos políticos también el pago de la deuda histórica por el genocidio y usurpación de la cual han sido víctima los pueblos.
  2. La Nueva Constitución debe establecer el reconocimiento de las naciones originarias y en consecuencia la existencia de un Estado Plurinacional. Este es un punto central para un Estado plenamente democrático y obliga a caracterizar la plurinacionalidad desde la constitución y las instituciones.
  3. Autonomía y Libre determinación. Los pueblos indígenas tienen derecho a la libre determinación. En virtud de ese derecho determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural.
  4. Territorios indígenas. Que la Constitución reconozca a los pueblos originarios la existencia de tierra, territorios y territorialidad, junto a la administración de sus recursos naturales.
  5. Representación y participación política: Los pueblos originarios tienen derecho a participar plenamente en la vida política del Estado en todos los órganos colegiados. Que la Constitución establezca que la representación política de los pueblos originarios se materializará en el Congreso Nacional, Gobiernos Regionales y Municipalidades a través del 12,8% de escaños reservados, asegurando paridad de género.
  6. Que se eleve a rango Constitucional el deber del Estado de consultar mediante procedimientos apropiados a través de sus instituciones representativas, de la forma y bajo los criterios que establece el Convenio Nº 169 de la OIT.
  7. Tratados internacionales de Derechos Humanos. Que el Convenio N° 169 de la OIT y la Declaración Sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU tengan rango Constitucional.
  8. Reconocimiento del derecho de los pueblos originarios a conservar, fortalecer y desarrollar su historia, identidad, cultura, idiomas, instituciones y tradiciones propias.
  9. Deber del Estado de preservar la diversidad cultural del País.
  10. Reconocimiento y protección de los derechos culturales y lingüísticos de los pueblos originarios, su patrimonio cultural, material e inmaterial.
  11. Consagrar el Principio de igualdad y no discriminación.
  12. Derecho a la Salud intercultural, así como su medicina y salud tradicional.
  1. Lucha social y Unidad:

Unidad y lucha deben ser los conceptos que guíen el accionar de los pueblos originarios y su vinculación con el movimiento social. Unidad y lucha para la Nueva Constitución y para la construcción de un Nuevo Modelo de desarrollo.

Lucha que no se agota en la disputa política para la erradicación del Estado neoliberal, sino que desde una dimensión ideológica y cultural se disputan conciencias para reescribir la historia y resignificar el papel de los pueblos originarios, erradicando colonialismos y paternalismos. “Nunca más una estatua de un conquistador y de un usurpador”, es una consigna a desplegar.

Que se logre una efectiva incorporación de representantes de pueblos originarios en el proceso de elaboración de una nueva constitución dependerá del nivel de movilización de los pueblos originarios y del pueblo de Chile.

Que se logre una nueva constitución que incorpore sin ambigüedades los derechos políticos, económicos y culturales de los pueblos originarios también dependerá de una amplia movilización de los pueblos originarios y del pueblo de Chile.

Es urgente avanzar y profundizar una efectiva articulación nacional permanente para las movilizaciones, tal como ocurrió para manifestar el rechazo a la Consulta Indígena de 2019, impulsada por el gobierno de derecha para reducir derechos en la ley indígena.

De igual manera, es prioritario constituir Referentes Unitarios de pueblos originarios en cada región del país, desplegando y priorizando las demandas en la Mesas de Unidad Social.

Las demandas de los pueblos originarios deben interpretar a las comunidades rurales y las organizaciones urbanas de los pueblos originarios. Como ejemplo tenemos que el derecho a la restitución de tierras usurpadas en las zonas rurales, en las zonas urbanas puede expresarse en el derecho a la vivienda del pueblo mapuche, mediante tomas de terreno, considerando que la mayor cantidad de integrantes del pueblo mapuche se ubican en la región metropolitana.

Marzo debe ser el mes donde se retomen con mucha fuerza las movilizaciones de los pueblos originarios, masivas y articuladas a nivel nacional. La fuerza movilizadora de los pueblos debe convertirse en fuerza constituyente.  

Nueva Constitución con y para los pueblos originarios

*********************************************************

Conclusiones Encuentro Nacional de Pueblos Originarios

El pasado 25 de enero con presencia de representantes comunistas de los pueblos originarios de Chile, se realizó el Encuentro Nacional de Pueblos Originarios que parte con la constatación del fracaso absoluto de la Política Indígena desplegada por el gobierno de Sebastián Piñera y la necesidad de profundizar las movilizaciones, arribando a las siguientes conclusiones:

  1. Chile vive un tiempo de importantes transformaciones en el plano político, económico y cultural, fruto de luchas sociales históricas contra el neoliberalismo, y del elevado nivel de conciencia que se alcanza tras el estallido del 18 de octubre. Luchas en las que los pueblos originarios han sido protagonistas determinantes.

El momento que vive Chile, y en particular los Pueblos Originarios, es de unidad y lucha; unidad que debe orientarse a articular múltiples expresiones de descontento, y no ha homogenizar y en consecuencia a restringir las capacidades de los pueblos y las organizaciones indígenas que habitan Chile.

  1. Un desafío central para la Nueva Constitución es recaracterizar al Estado de Chile, erradicando la institucionalidad neoliberal que atenta y restringe los derechos de manera integral. Por lo mismo, también es un esfuerzo principal profundizar el concepto de Estado Plurinacional, entendiendo que constituye una demanda que ordena el contenido de una constitución plenamente democrática.
  2. De lo anterior, consideramos una tarea de breve plazo convocar a un Encuentro Nacional de Pueblos Originarios por la Plurinacionalidad para Chile, abordando las transformaciones constitucionales e institucionales que Estado de experimentar. El cual estimamos debe ser convocado para marzo de 2020.
  3. El proceso de transformaciones que se ha iniciado gracias a las luchas sociales, obliga a acelerar y perfeccionar la demanda nacional de los pueblos originarios, considerando como principio básico, que la Nueva Constitución debe contener, el concepto del “Buen Vivir”.

Avanzando en la identificando las demandas de zonas rurales y zonas urbanas en particular, entendiendo sus especificidades, en temas tan relevantes como: tierras, viviendas y educación, entre otros.

  1. Con relación a la justa exigencia de los Escaños Reservados en el proceso constituyente, tendiendo como antecedente que somos 13% de la población, declaramos que éstos deben cumplir con la condición de plurinacionalidad (incluida la dualidad mujer-hombre) y una proporcionalidad coherente con la representación de cada pueblo. Garantizando así que el proceso sea democrático.
  2. Asimismo, exigimos el retiro inmediato de las Indicaciones ingresadas por el Gobierno de Piñera a los proyectos de Ley del Ministerio de Pueblos Indígenas; y el Consejo Nacional de Pueblos y Consejos de Pueblos que se encuentran en el Senado. Estas indicaciones constituyen un retroceso para los derechos de los pueblos.
  3. La Comisión Nacional de Pueblos Originarios implementara un Catastro Nacional de Pueblos Originarios (militantes y organizaciones) en conjunto con la Comisión Nacional de Organización, para sistematizar y organizar el trabajo, buscando desarrollar y fortalecer la Política de Pueblos Originarios del Partido.
  4. Por último, en el marco del lanzamiento del Encuentro Constituyente del Partido Comunista, el 1 de marzo de 2020, se realizará una reunión de la Comisión Nacional ampliada, incorporando 1 representante por región para preparar el Encuentro Nacional de Pueblos Originarios por el estado Plurinacional.

Deja una respuesta

febrero 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829