Se destaca participación de Argentina. López Obrador por reforzar la instancia. Llegan a México delegaciones de 33 naciones.   

Prensa Latina. Equipo ES. 08/01/2020. En México se inicio una nueva Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), con participación de delegaciones de alto nivel de 33 naciones, siendo esta, una de las instancias de mayor incidencia en el continente.

En la oportunidad, el país anfitrión asume la presidencia pro témpore, con el objetivo planteado de cohesionar a este organismo multilateral. El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha manifestado la voluntad para reforzar a la CELAC, en la línea de promoción de la unidad latinoamericana y caribeña, condición indispensable para revitalizar la organización.

Esta instancia tiene una importancia vital para el incentivo y desarrollo de acuerdos comerciales, financieros, culturales y diplomáticos en un marco de soberanía y con rostro caribeño y latinoamericano, más allá de influencia de potencias y de políticas de injerencia.

En años recientes, el gobierno conservador de Mauricio Macri, de Argentina, no compartiendo ese criterios, y priorizando, por ejemplo, por acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), alejó a su país de la CELAC. Pero en esta Cumbre de México, Argentina se reintegro con amplia disposición. Una delegación encabezada por el canciller Felipe Solá representa a esa nación. El encuentro es considerado por las autoridades argentinas como la oportunidad ideal para apostar por la integración.

Analistas ven en el retorno de Argentina al foro una oportunidad de compartir la agenda política internacional del presidente Alberto Fernández, la que aseguran será “respetuosa de las distintas ideologías que conviven en el continente”.

Otro punto importante en la agenda del titular de Relaciones Exteriores argentino es potenciar el papel de la Celac como mecanismo integrador que busque soluciones a las profundas diferencias económicas y sociales, a partir de la articulación de políticas independientes construidas y aplicadas al margen de la OEA y Estados Unidos.

“América Latina y el Caribe deben recuperar sus organizaciones regionales como mecanismos de integración económica y mediación política ante conflictos. Allí vamos”, escribió Solá en Twitter.

También en este espacio multilateral, hay preocupación por la situación de Bolivia después del golpe de Estado y las políticas injerencistas en contra de Venezuela, donde la Organización de Estados Americanos (OEA) ha jugado un papel desestabilizador denunciado por varias naciones.

 

Deja una respuesta