Carabineros no sólo no se hace responsable del actuar de sus elementos, sino que emite declaraciones que son una burla hacia la población y las víctimas.

El Siglo

23/12/2019. Los hechos son indesmentibles. A fines ya de diciembre, continúan las flagrantes violaciones a los derechos humanos. No pasan 24 horas sin que se registre una denuncia, un testimonio, una noticia de un ciudadano herido, maltratado o abusado.

La evidencia apunta a que Carabineros sigue siendo la principal entidad causante de las violaciones a DDHH, reafirmando lo indicado por cuatro organismos internacionales y dos nacionales, de derechos humanos.

Continúan los casos de lesionados por balines (se supone que ya no se usarían) y bombas lacrimógenas, además de los afectados por golpizas y maltratos. Como la acción represiva parece no tener límite, se incluye ahora a un joven manifestante con heridas graves producto del atropello y aplastamiento entre dos vehículos policiales lanza gases.

Mandos de Carabineros, en ocasiones in dar la cara sino enviando comunicados, siguen respondiendo con la promesa acotada de «sumarios administrativos» y quedar a la espera de la «verdad jurídica» cuando se les interpela por cientos de casos de violaciones a los DDHH. Sobre el aplastamiento del joven, dijeron que se trató de un accidente de tránsito y que la persona se interpuso entre lis vehículos policiales.

Esas respuestas son un chiste macabro. Carabineros no sólo no se hace responsable del actuar de sus elementos, sino que emite declaraciones que son una burla hacia la población y las víctimas.

Todo eso, por lo demás, configura lo que amenaza con convertirse en una realidad en Chile: la impunidad respecto a las violaciones a los derechos humanos cometidas desde octubre de 2019.

Foto: Sergio Cárcamo