Cubano ultraderechista fue la voz del gobierno ante la CIDH

Redes

Mijail Bonito negó que en Chile se hayan violados los derechos humanos esta semana. Culpó a vándalos y se centró en “daños materiales”. El oscuro historial del funcionario.

Equipo ES, 12/11/2019. El funcionario del Ministerio del Interior de origen cubano y ultradrechista, Mijail Bonito, representó al gobierno de Sebastián Piñera en la audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que está recopilando antecedentes y testimonios por la violación a esos derechos en Chile en las últimas tres semanas.

Bonito negó que en el país se hayan violado los derechos humanos en las recientes semanas, pasando por alto los datos y antecedentes entregados por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Amnistía Internacional (AI), la Universidad de Chile, Espacio de Memoria Londres 38, entre otras instituciones. El funcionario de Piñera, extranjero ultraderechista avalado por autoridades de derecha para ejercer un delicado cargo público en el país, hizo caso omiso de los más de 200 situaciones de amputaciones oculares, de los más de 2 mil heridos y las más de 10 mil detenciones (según datos de Carabineros) durante las movilizaciones ciudadanas.

Esto ocurrió en Quito, Ecuador, a donde concurrió Bonito en representación del gobierno de Sebastián Piñera. Aparte de no asumir todo lo relacionado a las constatables vulneraciones de derechos de los chilenos, este funcionario de origen cubano mantuvo una actitud política de defensa del régimen de derecha.

Mijail Bonito llegó a Chile reivindicándose como un anticomunista contra al sistema socialista de Cuba y enarboló banderas de derechos humanos respecto a la isla.

De Chile, se dedicó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a dar datos de las “pérdidas materiales” ocurridas en las últimas semanas (entre ellas 367 millones de dólares de la empresa Metro de Santiago), pero no dio datos de daños humanos registrados por diversidad de instituciones, incluido el Ministerio de Salud de Chile.

Además, defendió a Carabineros ante el caso de más de 200 heridos por uso de balines disparados por los efectivos policiales y declaró, en lo que luego se denunció como una mentira, que “Carabineros de Chile no usa balines de acero”. Bonito hizo resaltó que en el país -en el cual se le habría dado la nacionalidad- lo que está sucediendo es “un conjunto de daños a los DD.HH. de todas las personas vandalizadas”. No hizo alusión alguna a los ciudadanos movilizados y al hecho de que de los miles de heridos y afectados en sus ojos por balines, son manifestantes y no vándalos.

Luis Ernesto Vargas, relator para los derechos humanos de migrantes de la CIDH, indicó en un contrapunto al funcionario de origen cubano: “La respuesta del gobierno por las violaciones a los derechos humanos de los ciudadanos es enumerar daños materiales”.

Historial subversivo y anticomunista

Mijail Bonito se convirtió en asesor del Ministerio del Interior, específicamente del ultraconservador subsecretario Rodrigo Ubilla (Renovación Nacional), en materia de migración, algo así como “el lobo cuidando las gallinas”, porque a pesar de ser un migrante, es un elemento dedicado a frenar derechos y facilidades a quienes llegan a Chile buscando refugio o mejor calidad de vida. Es un sujeto que diseña barreras para migrantes pero apoyó a los venezolanos antichavistas, y en su calidad de funcionario público de Chile respondió a una pregunta del medio TheClinic, con un “no” cuando se le preguntó si migrar es un derecho humano. En la línea conservadora, en la entrevista con esa revista manifestó que “yo creo y tengo la convicción profunda de que no se trata de permitirte entrar o no a un país el concepto migratorio, yo creo que de lo que se trata es que cuando usted ingresa a un país tenga la capacidad de integrarse al país de tal forma que se resguarde la seguridad del país, de su población, se resguarde la seguridad de las comunidades”.

Bonito es un reconocido anticomunista, militante de orgánicas contrarias al Gobierno cubano, fue Encargado de Relaciones Internacionales del grupo anticastrista “Cuba Independiente Democrática”, donde trabajó con Huber Matus, acusado de promover acciones terroristas contra la isla.

Según reportes de prensa internacional, Bonito se vio involucrado en actividades para hacer fracasar la reunión de la CELAC(Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) en Chile en 2013. Se le vincula con el ultraconservador Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal) y acciones de la  ultraderechista Alianza Parlamentaria Democrática de América (APDA). Según el portal “La pupila insomne”, el actual funcionario del Gobierno chileno habría recibido en el país unos 30 mil dólares para financiar actividades anticubanas, provenientes de Matus, a su vez ligado a un desfalco al Programa Medicare de Estados Unidos”.

En sus ajetreos en Chile, comenzó por contactar a dirigentes de la Democracia Cristiana (DC) que están en posiciones anticubanas, quienes le dieron soporte académico y político. Fue becado por la Fundación Konrad Adenauer -de fuertes vínculos con la DC- y habría hecho un diplomado en Economía Social de Mercado en la Universidad Miguel de Cervantes, donde cumple un rol directivo, Gutenberg Martínez.

También se vinculó a personeros de la ultraderecha como José Antonio y Felipe Kast, con quienes abordó campañas en contra de Cuba y fue consolidando su instalación política en Chile, algo que le habían sugerido sus colegas anticomunistas de origen cubano ligados a “Cuba Independiente Democrática” y grupos terroristas conducidos por Matus. Luego logró convertirse en militante de Evópoli, a pesar de que esa colectividad se muestra como “liberal” y desde esas filas fue candidato a diputado.

En una reciente nota de El Mostrador, se indicó que este sujeto de origen propició “la expulsión de miles de extranjeros ilegales de nuestro país” y que “una de las cosas que comentan de Bonito quienes han debido compartir con él, tanto en el Gobierno como en la oposición, es que ‘se quedó pegado en la Guerra Fría’, y que es un tipo ‘de extrema derecha, que puede ser peligroso con un poco de poder’”.

En ese medio digital se apuntó que Bonito “contactó a periodistas chilenos para ofrecerles dinero a cambio de ir a Cuba ‘con todos los gastos pagados’, a reportear la terrible situación de su país. Nunca quedó claro quién financiaba aquello”.

Uno de los objetivos por este ciudadano de origen cubano fue convertirse por un tiempo en el Coordinador de la Comisión de Derechos Humanos de “Chile Vamos”, el conglomerado de derecha.

En varios medios de prensa se informó hace un tiempo que contrarevolucionarios de origen cubano habrían utilizado dineros desfalcados a las arcas públicas de Estados Unidos desde el Programa Medicare para financiar acciones contra el gobierno cubano y actividades de disidentes radicados en Chile.

Se trata de un desfalco a esa entidad estadounidense cometido por Huber Matos Araluce, hijo de Hubert Matos Benítez, el agente anticubano organizador de atentados y acciones violentas contra Cuba. Matos Benítez huyó a Costa Rica por el fraude a Medicare y uno de sus socios en actividades anticomunistas fueMijail Bonito de acuerdo a reportes de prensa e indagaciones judiciales.Según informaciones que circularon en medios de prensa, el prófugo le habría enviado a lo menos 30 mil dólares a Bonito para actividades políticas, entre ellas, organizar protestas y campañas comunicacionales contra Cuba y en contra de la realización de la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) el 2013 en Santiago.

Ahora se desempeña en el gobierno der Sebastián Piñera y fue a Ecuador a decir ante la CIDH que en Chile en las últimas semanas no se violaron los derechos humanos.

 

 

 

Deja una respuesta

noviembre 2019
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930