No hubo miedo

Redes

Decir basta a los que permitían que nos abusaran, explotaran con sueldos indignos, pensiones miserables. Que nos devuelva el agua a los chilenos y terminar con la impunidad.

Alicia Lira

Presidenta Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos

27/10/2019. Chile cambió en dignidad, solidaridad y una lucha colectiva por un mejor país para todos, todas y todes. Igualdad, inclusión, en derechos y respeto para una sociedad más humana.

Antes que todo, los soldados a sus cuarteles. Jamás Piñera debió recurrir a amenazar con ellos y declararnos su enemigo cuando dijo que estábamos en guerra. Quedó claro, por si alguien lo olvidó, que se sigue con la política y lógica del enemigo interno. Jamás nadie olvidará que este octubre nuevamente los militares y las tanquetas estuvieron en nuestras calles, como en la dictadura.

Pero no hubo miedo. Esta es una fecha que pasa a la historia, porque fue el fin del individualismo donde los pueblos en la calle, los mapuches y otros pueblos, los trabajadores, que son parte de este territorio llamado Chile, como colectivo de Inmigrante, todos hermanos con un sentimiento de pueblo recuperando su dignidad ante el gobierno y los empresarios.

Decir basta a los que permitían que nos abusaran, explotaran con sueldos indignos, pensiones miserables. Que nos devuelva el agua a los chilenos y terminar con la impunidad con los crímenes y violaciones de derechos humanos.

Hermoso lo menos que puedo decir, estar en las manifestaciones y marchas con las juventudes, hombres y mujeres, los trans, lesbianas, homosexuales, todos, todas y todes gritando todo nuestro repudio a tanto abuso contra los trabajadores, estudiantes, profesionales, las mujeres y hombres de nuestro país, con orgullo, fuerza y alegría esperanzadora. No solo gritar, demandar verdad y justicia, sino también exigir salarios dignos, educación de calidad, salud, pensiones, estatizar el agua y la electricidad que son patrimonio de todos los chilenos y chilenas; que nos devuelvan el Mar del que hoy son dueños 7 familias.

Esta semana fue llena de generosidad, de cultura, hermandad, dignidad y sin miedo a pesar de los milicos en la calle, exigiendo con terminar con el abuso, colusiones, robo, que el gobierno escuche a las mayorías, tiene la obligación de dar las garantía de gobernar con inclusión, igualdad y con respeto a los derechos de los trabajadores.

No permitir más que los empresarios que se coludieron en contra los más pobres, como el confort, pollos, farmacias con los remedios, puedan estafar al pueblo y que al cometer esos delitos paguen con cárcel. No como Carlos Alberto Délano y Eugenio Lavín que evadieron miles de millones de pesos y su condena fue tomar “clases de ética”, o los directivos de SQM que no sufrieron pena real alguna por las irregularidades y delitos financieros. Eso es una burla dolorosa para el joven Bastián Arriagada que fue encarcelado y que murió quemado con 81 personas en la cárcel San Miguel por vender CD en las calles. De eso hablamos: basta de discriminación, de abuso y engaño, basta de la represión criminal reiterada en los gobiernos hacia la movilización social y basta la represión criminal y militarizada hacia las comunidades mapuches.

Hoy me siento con más fuerza, alegría, esperanza, porque cuando un pueblo se levanta ante tanta corrupción y el saqueo, como lo hecho por parte de la jerarquía del Ejército y de Carabineros, que saquearon las arcas del Fisco, la plata de todos los chilenos.

Estos son momentos de exigir con firmeza y movilizarnos ante el gobierno, el Congreso, el Poder Judicial, por Verdad y Justicia, ante los casos de detenido@s desaparecid@s y ejecutad@s politic@s. Que se aprueben los proyectos de ley como degradar a todo los militares condenados en crímenes de Lesa Humanidad, Interpretación al Código Penal, para que los criminales sean condenados por crímenes de contra la Humanidad y no como crímenes comunes que son las condenas de hoy. Anular la Ley de Amnistía, que la Unidad de Búsqueda de detenidos desaparecidos la vuelvan a incorporar al Plan Nacional de Derechos Humanos, ya que el Ministro de Justicia lo retiró y lo dejó, con la gravedad que significa cuando aún hay cerca de 900 hombres y mujeres que aun sus familiares no los encuentran.

Pero también en esta marcha estuvimos gritando y viendo los rostros de aquellos trabajadores, comuneros mapuches y estudiantes asesinados en manos de Carabineros, algo tan trágico. Son más de 100 personas, como Manuel Gutiérrez, Rodrigo Cisternas, Nelson Quichillao, Matías Catrileo, Claudia López, Menco, Mendoza Collio, el montaje criminal contra Camilo Catrillanca, Macarena Valdés, por nombrar algunos. Los que asesinaron por luchar por sus demandas, ya sea ancestrales, sociales y ambientales, cuidando nuestra sociedad. Los detenidos en manos de Carabineros, hoy desaparecidos, con José Huenante, José Vergara etc.

Quiero mencionar a aquellos que quieren mostrar un apoliticismo en una forma cínica y muy oportunista, los que buscan ser los conductores de este movimiento, me avergüenzan esas personas. Como mujer de izquierda y militante comunista rechazo toda actitud de oportunismo al faltarle el respeto a las grandes masas, que no quiere o desconfía de algunos personeros políticos. Pero aclarar que esto no es de estar en contra de la política, porque todo lo que ocurre es político y es la manera de luchar con consciencia y organización. Solo decirle a ellos que hablan de apoliticismo que recuerden que fue el dictador Pinochet quien se fue contra los políticos y trató de llevar a la gente al apoliticismo ¿y dónde terminó todo eso?

En estos momentos, y por la forma autoritaria y represiva que reaccionó el gobierno, exigimos la renuncia de todos los ministros, que los militares regresen a sus cuarteles, se terminen los estados de excepción y el Toque de Queda, al tiempo que reivindicamos pensiones dignas, salud digna, educación digna, salarios dignos, empleos dignos.

“Ninguna democracia se puede levantar sin terminar primero con tanta Corrupción Abuso e impunidad”.

“No son 30 pesos, son 30 años”.

Deja una respuesta

octubre 2019
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031