Repudio ciudadano. “Retrocedimos a tiempos de la dictadura”. Como antes, la derecha apeló al apoyo de los militares. Cientos de uniformados, fusiles y tanquetas.

Patricia Ryan. Periodista. 19/10/2019. La imagen resulta aterradora y cuando menos desconcertante. “El oasis” de país que destacó hace poco Sebastián Piñera, se plegó de uniformados armados, tanquetas, carabineros y militares con tenida de guerra, recorriendo principalmente comunas de Santiago y con posibilidad de hacerlo en regiones.

De acuerdo a cifras oficiales, en la Región Metropolitana fueron desplegados al menos 500 integrantes del Ejército, tanquetas, camiones y vehículos de combate. Los militares portan fusiles de alta calibre, pistolas y tenida de guerra.

Esto fue ordenado por Sebastián Piñera al decretar el Estado de Emergencia y poner a la cabeza a un oficial con vínculos con ex altos oficiales del Ejército ligados a la dictadura y la violación a los derechos humanos.

El sábado ya hubo denuncias de soldados que dispararon al aire, amedrentaron personas, agredieron verbalmente a ciudadanos, realizaron detenciones (se suponía que eso sólo lo harían Carabineros), llegaron a lugares en camiones con una actitud prepotente.

Personeros de la ultraderecha y de partidos como la Unión Demócrata Independiente (UDI) y Renovación Nacional (RN) aplaudieron la presencia y acción del Ejército y dijeron que eran necesarios para efectuar “represión”, “salvar” y “ordenar” al país. Una línea discursiva similar a la de tiempos de dictadura.

Hay versiones extraoficiales de que el alto mando del Ejército y mandos medios están contentos con salir armados a las calles a contener la manifestación social y tienen toda la disposición de respaldar al gobierno de derecha.

En una radioemisora, un ciudadano consultado por la presencia de los militares en las calles opinó que “retrocedimos a tiempos de la dictadura”. En redes sociales, consultas de programas informativos radiales, en las mismas protestas, la gente expresó su rechazo a esta situación, algunos reaccionaron con temor y se calificó de desproporcionada la medida.

Varios comentaristas de radio hicieron ver que las tropas militares no salían así a las calles desde la dictadura y que fue un gobierno de derecha el que recurrió a esta medida.

Como una paradoja, el Ejército lleva varios años envuelto en graves casos de corrupción, malversación de fondos, malas prácticas y dos de sus últimos comandantes en jefe están procesados por la justicia por delitos fiscales y financieros, inclusive enriquecimiento ilícito.

 

 

Deja una respuesta