Nuestra América han estado sometidos a diferentes experiencias de modelos económicos, que han pretendido y conseguido es mantener la dependencia de nuestros países de la metrópoli.

Juan Gajardo

Miembro de la Comisión Política del Partido Comunista

13/10/2019. Los sucesos en desarrollo en Ecuador,cualquiera sea el resultado final de las movilizaciones en curso, muestran las capacidades que logra un pueblo cuando decide luchar por derechos y reivindicaciones. Incluso asumiendo la hipótesis que el marrullero Moreno logré mantenerse en el poder, las condiciones de su gobernabilidad habrán variado significativamente. Al igual como lo hizo el pueblo argentino con su repudio a Macri en las elecciones primarias presidenciales , los ecuatorianos movilizados exigen terminar con la dependencia de su economía de los dictados del FMI/ Banco Mundial, porque esa normativa atenta contra sus derechos básicos, favoreciendo a castas económicas privilegiadas.

Los pueblos de nuestra América han estado sometidos a diferentes experiencias de modelos económicos, que en definitiva lo que han pretendido y conseguido es mantener la dependencia de nuestros países de la metrópoli. Desde los tiempos de la colonia, siguiendo con el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX la expoliación de nuestros recursos naturales ha sido la constante. Recuérdese solamente la transferencia de capitales, a través de precios irrisorios de nuestros recursos naturales (en nuestro caso el cobre), realizadas durante la Segunda Guerra Mundial a EEUU por los gobernantes de turno, bajo el argumento de defensa de la sociedad libre y democrática, cuando en la trastienda dictadores y dictadorcillos, ejercían o se alistaban para ejercer el poder. Incluso las políticas desarrollistas de la CEPAL siguiendo las orientaciones de la Alianza para El Progreso, no escapaban a esta lógica y ya estamos situándonos en la segunda mitad del pasado siglo.

El modelo ISI (Industrialización y Sustitución de Importaciones) logrando diferentes niveles de desarrollo en nuestros países, en lo económico no logró superar la dependencia de las exportaciones primarias, entre otros factores por problemas de tamaño de los mercados y falta de integración entre ellos. Pero tampoco logró generar burguesías nacionales con capacidades de auto-sustentación(salvo quizá la de Brasil y en menor medida la argentina) que no dependieran de los subsidios estatales(es decir, transferencia de recursos del conjunto de la sociedad a un sector minoritario) que posibilitara un desarrollo independiente e integral.La crisis de este modelo es lo que fue resuelto vía imposición de dictaduras militares, digitadas desde el Pentágono, implantando el actual esquema rentista que junto con agudizar la muy desigual distribución de la riqueza, condena a nuestras economías a ser sólo exportadoras de materias primas, sin valor agregado.

Cualquier proyecto de desarrollo nacional, pensado desde la perspectiva de los intereses de las mayorías nacionales, obliga a plantearse el desarrollo de una economía diferente a la actual. La memoria histórica de los chilenos, a raíz de la conmemoración de los cincuenta años del triunfo de la Unidad Popular, nos retrotrae a un modelo que integraba la propiedad privada con un área de propiedad social/estatal, un área cooperativa y un área mixta(estatal y privada) de la economía.

Hoy en día, cuando como Partido Comunista realizamos las primeras discusiones en preparación de nuestro próximo Congreso Nacional, avanzar en una propuesta económica que respalde nuestra apuesta de superar el neoliberalismo a través de más democracias, no es un capricho intelectual sino un requerimiento de nuestra política, y en tanto tal, un instrumento a construir con el movimiento social organizado, partiendo por el movimiento sindical y también con nuestros aliados políticos.

Deja una respuesta