Una verbalización que no se condice con los hechos, como represión a quienes luchan por acceso al agua. Fue a la ONU con discurso desmentido por actuaciones de su gobierno.

Hugo Guzmán. Patricia Ryan. Periodistas. 23/09/2019. Organizaciones como la Cumbre de los Pueblos y Greenpeace, junto a miles de usuarios de redes sociales (RRSS) criticaron duramente el premio que el Atlantic Council  le dio al Presidente Sebastián Piñera (“Global CitizenAward”) por su supuesta defensa del medioambiente.

En parte también como una reacción frente a la verbalización del mandatario con un Twitter donde dijo que “los ciudadanos marcharon exigiendo +acción contra el calentamiento global. Tienen razón, es #tiempodeactuar@COP25CL”, a propósito de la masiva marcha del viernes pasado en Santiago, como parte de la movilización “Viernes por el futuro”(FridaysforFuture), efectuada en todo el mundo.

En su obsesión reciente de verse empatizando con la defensa del medioambiente, SP dijo, sobre el premio de Atlantic Council, que “este es un reconocimiento al liderazgo de Chile, al compromiso de Chile en esta lucha que es la lucha por nuestra sobrevivencia”. Le gustó que el organismo dijese que lo premiaron por su “contribución” a la comunidad internacional y su “liderazgo innovador” en la lucha contra el cambio climático.

Pero desde la sociedad civil se opinó todo lo contrario. Eso se sintetizó en las afirmaciones de la Cumbre de los Pueblos y de Greenpeace.

En un comunicado, la primera organización indicó que“el gobierno del Presidente Piñera va a ser anfitrión de la COP 25, sin embargo, aún no manifiesta la más mínima intención de firmar el Acuerdo de Escazú, lo que entregaría garantías, al pueblo chileno, de seguridad en la defensa y protección del medio ambiente”. Se añadió que“Chile enfrenta una crisis hídrica sin precedentes y, a la vez, es el único país en el mundo cuyas aguas se encuentran privatizadas” y que“pese a que el gobierno había anunciado la descarbonización de la matriz energética, en junio de 2019 se inauguró la Termoeléctrica a carbón de la empresa Engieen Mejillones, y se han otorgado amplios plazos para cerrar centrales a carbón altamente contaminantes”.

Para la Cumbre de los Pueblos determinar si el presidente Piñera “es o no un ‘ciudadano ejemplar’, sería pertinente que el Atlantic Council se lo pregunte a los pobladores de Quintero y Puchuncaví, Huasco, Coronel, Tocopilla, Mejillones y Tiltil. Todas estas localidades chilenas se denominan ‘zonas de sacrificio’’”.

En tanto, Matías Asún, director nacional de Greenpeace, dijo que“hay una completa desconexión entre el premio y la crisis medioambiental que enfrenta Chile”. Añadió que “ojalá que este premio le sirva (a SP) como factor para avanzar de manera mucho más rápida hacia un modelo de desarrollo que privilegie las energías limpias y renovables”. “Confiamos en que entreguen señales mucho más potentes y ambiciosas para revertir la grave situación que enfrentamos. Ojalá que este premio le sirva como factor para avanzar de manera mucho más rápida hacia un modelo de desarrollo que privilegie las energías limpias y renovables” enfatizó el representante de la entidad internacional.

Desde Greenpeace se reiteró que el plan de descarbonización de la matriz energética anunciado por el gobierno de Piñera para el 2040, condena a miles de chilenos que viven en zonas en las que hay ese tipo de industrias “a otros 20 años de carbón”.

Hechos contradicen palabras

El tema es que mientras Sebastián Piñera se va a mostrar ante la comunidad internacional como un paladín del cuidado y las acciones en pro del medioambiente, protector de los recursos naturales, garantizador del acceso de la población al agua, su gobierno en Chile lleva tomadas decisiones que no se condicen con las palabras del mandatario en la sede la NU en Nueva York.

Tal como lo señalan diversidad de organizaciones de la sociedad civil y personalidades y expertos medioambientales, el gobierno de SP se negó a firmar el Acuerdo de Escazú, no quiere reformar el Código de Aguas, reprime duramente manifestaciones de ciudadanos que exigen acceso al agua potable y el cuidado de ese vital líquido, no termina de tomar decisiones para mejorar las condiciones en las llamadas “zonas de sacrificio”, no asume medidas para la descarbonización en el país, presenta episodios como la autorización del Ministerio de Bienes Nacionales para realizar excavaciones e intervenciones en un área protegida en la isla Juan Fernández (que terminó con la renuncia del director regional de la CONAF en Valparaíso), privilegia a grandes corporaciones trasnacionales y a privados en acciones atentatorias al medioambiente y propiedad de recursos naturales, entre otros hechos.

Uno de los factores que tienen al mandatario chileno en una ofensiva comunicacional respecto al medioambiente, es que está presionado por sacar adelante la cumbre COP25 que se realizará en las primeras semanas de diciembre en Chile, y ante la cual La Moneda tiene distinto tipos de dificultades internas y externas, como que un grupo poderoso de empresarios locales no está de acuerdo con los contenidos de ese evento y menos están dispuestos a contribuir financieramente como lo pidió el gobierno.

Pese a todo, SP está decidido a reforzar su instalación a favor del medioambiente y en ese marco este lunes, junto a los presidentes de Francia y Colombia, de Colombia, Emmanuel Macrone Iván Duque, respectivamente, presentó la “Alliance forRainsforests” para la protección de los bosques tropicales de todo el mundo. La idea es generar cooperación en la conservación de los bosques, la protección de la biodiversidad y la reforestación de los bosques tropicales en la Amazonia y otras zonas del mundo. Precisamente cuando ya se diluía todo aquel papel de liderazgo de Piñera para contrarrestar los efectos de los gigantescos incendios en la Amazonia.

En esa línea, el mandatario participó en el Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible. También se informó que SP tendría un encuentro con Jennifer Morga,  directora ejecutiva de Greenpeace Internacional.

Pero en estas materias el escenario está abierto y se le seguirán haciendo exigencias y cuestionamientos al mandatario respecto a temas como el Acuerdo de Escazú, derechos de acceso al agua potable, descarbonización y real protección del medio ambiente.

 

 

 

Deja una respuesta