Los terribles días de Macri

Redes

Perdió las PASO, culpó a los argentinos, dejó que subiera el dólar, se retractó, pidió disculpas, anunció nuevas medidas, renunció su ministro de Hacienda, pero la culpa es del kirchnerismo.

Daniela Pizarro A. Periodista. 20/08/2019.  Un dólar disparado, los mercados en pánico y un Mauricio Macri culpando a la ciudadanía del descalabro económico por haber votado al kirchnerismo en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Ese era el escenario que hace una semana vivía la política argentina.

La noche del pasado domingo un desencajado Mauricio Macri salía a reconocer la derrota, mientras aun no eran publicados los datos oficiales -porque como se había adelantado en las semanas previas el sistema de Smartmatic se cayó- no dio ninguna explicación al respecto, solo dijo que no había sido una buena elección para el gobierno y acto seguido les dijo a los argentinos y argentinas que se fueran a dormir.

Al otro día salió nuevamente un Macri, visiblemente complicado, a dar una conferencia de prensa junto a su candidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto. El discurso no mejoró y al contrario agudizó la soberbia. Culpó a los argentinos del descalabro económico que se generó ese lunes con los mercados. Sostuvo que justo las cosas en el país venían mejorando, pero como votaron a los Fernández los mercados se asustaron y por tanto si gana el candidato peronista tendrán que asumir las consecuencias.

Ese punto de prensa fue fuertemente criticado por los personeros de la oposición y la prensa. Se aseguró que Macri no hizo autocriticas y prefirió culpar a sus oponentes y a la ciudadanía que los votó. También le recordaron que él es quien está a la cabeza de la Casa Rosada por tanto lo que ocurre con el país es su responsabilidad.

Las críticas fueron tan duras y transversales que al otro día el mismo Macri grabó un mensaje presidencial donde pidió disculpas por la soberbia y como si recién se viniera dando cuenta que a los trabajadores y trabajadoras no les alcanza lanzó algunas medidas en beneficio de los más pobres. “Vamos a volver a aumentar el salario mínimo, dar bonos a empleados estatales, aumentar las becas, agrandar la Asignación Universal por Hijo, y mantener el valor de la nafta (bencina) por 90 días, para que la inflación no afecte”, apuntó.

Pero la semana más complicada del gobierno de Cambiemos no terminaría ahí, ya que este sábado uno de los más cuestionados del círculo cercano de Macri, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, no pudo con la presión y cuando restan solo cuatro meses de gestión macrista, renunció. A través de una carta expresó que “la economía fue el flanco más cuestionado por la oposición en estas elecciones y creo que era muy saludable generar una renovación en mi área”.

En su puesto quedó Hernán Lacunza quien se desempeñaba como ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, bajo el mando de la actual gobernadora María Eugenia Vidal. Lacunza deja a la provincia más poblada del país con una deuda en ascenso y una economía en caída. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (INDEC), en el primer trimestre de 2019, el Gran Buenos Aires registró las mayores tasas de desocupación (11,1%), actividad (48,7%) y empleo (43,3%). De acuerdo a cifras de la ONU, la provincia de Buenos Aires finalizó el año 2018 con un 58.5% de los hogares bajo la línea de la pobreza.

 ¿Qué pasó con el dólar?

La noticia en el mundo luego de las PASO fue el terrible descalabro que provocaron los mercados en la economía trasandina por el supuesto miedo que les generaría el retorno del kirchnerismo a la Casa Rosada.

Hubo una fuerte caída de las acciones de empresas que cotizan en la bolsa de New York. Las acciones del Banco Galicia cayeron alrededor del 39%; Pampa Energía 36%; y las de YPF 28,96%. En tanto, los bonos se desplomaron un 17%. Mientras el dólar se cotizaba a 61 pesos argentinos en el Banco Nación y en instituciones privadas y en casas de cambio superaba los 65 pesos. Un alza de entre un 20% y 30% respecto a la tasación anterior.

Con esa devaluación del peso argentino se generaron 500 mil nuevos pobres a eso se suma que en la nación de San Martín mil personas al día quedan sin trabajo y 40 pymes cierran diariamente.

Sin embargo, por más que se culparon a los mercados, a la oposición y a la incertidumbre, el aumento de la divisa estadounidense estuvo marcado por las gestiones del gobierno, ya que la administración derechista dejó que la moneda se disparara para usarla de castigo y consecuencia por la votación favorable a Alberto y Cristina Fernández. Lo que la oposición tildó como un “capricho de Macri”.

Según el acuerdo que el Ejecutivo firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) había 2 mil 500 millones de dólares para intervenir en los primeros diez días del mes, o sea, unos 250 millones de dólares por día. El gobierno usó solo 105 millones a las 2 de la tarde del pasado lunes 12 de agosto para calmar el aumento del precio de la divisa. Lo que demuestra que esa no fue una reacción del mercado sino un autogol del gobierno.

En la misma línea y como consecuencia de la desmedida campaña del terror que levantaron desde el oficialismo los argentinos con capacidad de ahorro están retirando en masa sus depósitos en dólares. Ya son 522 millones de billetes verdes los que se han retirado de la banca, una cifra records en los últimos diez años.

El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, expresó que lo que pasó con la economía era predecible.

“Esto es crónica de una muerte anunciada. El gobierno se la pasó diciendo que nosotros éramos como Venezuela. Claramente el día que pierde el gobierno el mundo siente que viene algo crítico. Hablé con el Presidente Macri y le dije que lo primero que hay que hacer es dejar de decir esas cosas. Le dije que hay que dar tranquilidad porque ellos deben gobernar hasta el 10 de diciembre. Con estas devaluaciones pierden los argentinos por eso a mí me preocupa”, destacó.

Y agregó que “yo le dije a los mercados y al FMI que en 130 años de historia de los gobiernos de Argentina solo hubo 5 años con superávit fiscal y comercial, fueron los años en que yo fui jefe de gabinete (del Presidente Néstor Kirchner). En esos años salimos del default y pagamos toda la deuda a los organismos internacionales”.

Los medios tras las PASO

El triunfo de la dupla de Alberto y Cristina Fernández en las PASO para quien tenga algo de noción de lo que ocurre en Argentina no fue una sorpresa, quizás los 15 puntos de diferencia no se esperaban, pero la ventaja del peronismo estaba casi garantizada. La prensa argentina, en su mayoría privada, apostó en todo momento por la continuidad en la presidencia de Mauricio Macri, pasando por alto a los millones de argentinos que perdieron sus trabajos, los que perdieron sus casas, los que viven en las calles y los que están pasando hambre. Solo le dieron cobertura a la postura de los mercados.

Todos los periodistas que defendieron a brazo partido las políticas del gobierno, y culparon una y otra vez que a la gestión anterior, tras la derrota no solo les cambió la cara sino también el discurso. Los más furiosos conductores antikirchneristas, Jorge Lanata y Eduardo Feinmann, culparon a las encuestadoras, porque los sondeos que ellos publicaron daban por ganador a Macri y en el peor de los casos los mostraban segundo con un estrecho margen. En tanto, el periodista Luis Majul pidió disculpas en la televisión, dijo que se equivocó, que reporteó mal y que en realidad la gente lo está pasando mal, porque no les alcanza para comer. Mientras Mauro Viale no aguantó más y señaló que Macri era el peor Presidente de la historia.

En la campaña electoral previa a las primarias los grandes medios del país vecino no entrevistaron nunca a Macri, lo protegieron y escogieron atacar a Cristina. En la vereda opuesta Alberto Fernández fue y sigue yendo a todos los medios: regionales, nacionales, radiales, escritos, digitales. Y en cada una de las entrevistas le preguntaron por la corrupción de otros, por las causas de Cristina y por todo lo malo que hicieron los gobiernos en el pasado. En esta nueva etapa que ya lo ven como futuro Presidente le preguntan qué hará con la economía y cuáles son sus perspectivas.

En el país vecino hay una gran cantidad de medios y asimismo una gran cantidad de programas de política. Hasta en los espacios de farándula se está hablando de las próximas elecciones. Todos tienen sus candidatos. Pero hasta la semana pasada no estaban hablando de la gente, del hambre y de la pobreza. Gracias al supuesto voto castigo se acordaron que uno de cada dos menores de 14 años en ese país es pobre. Que el 35% de la población está en la pobreza y que la inflación anual alcanza el 47%.

 

 

 

Deja una respuesta

agosto 2019
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031