Detalles de llamado de varias organizaciones ultraderechistas y nacionalistas. Alertan por abierto llamado de odio.

Daniela Pizarro. Periodista. 08/08/2019. “Recuperar Chile para los chilenos”, se titula la convocatoria a marchar en contra de la migración para este 11 de agosto. El llamado al más puro estilo de la doctrina Monroe “América para los americanos”, lo está levantando “Aún tenemos patria ciudadanos”, un movimiento “nacional, por los chilenos postergados por la inmigración descontrolada”, según reza su descripción en redes sociales. A ellos se sumaron agrupaciones ultraderechistas como Despierta Chile, el Partido Social Patriota, el Movimiento Nacional Libertario y el Movimiento Capitalismo Revolucionario. Este último instó a llevar armas a las marchas convocadas en varias ciudades.

El objetivo de la manifestación, de acuerdo a declaraciones de los organizadores en la prensa, es que se deporte a “todo aquel que llegó ilegalmente y quien se regularizó de manera ilegal”, junto con ello exigen que se cierren las fronteras “hasta nuevo aviso”.

Sebastián Izquierdo, presidente del movimiento Capitalismo Revolucionario, en sus redes sociales indicó que “Capitalismo Revolucionario ha invertido por la necesidad que tenemos nosotros de protegernos si se quiere militarmente”. Desde el Movimiento Nacional Libertario se instó  a “quienes asistan, vayan preparados para todo. No inicien la violencia, pero si hay que defender a las personas de los ataques de grupos anarquistas y comunistas, usted debe hacerlo, sin cobardía y por el bien del país”.

La convocatoria es a nivel nacional, por ello que el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), durante este jueves, a través de un oficio solicitó a las Intendencias de Arica, Antofagasta, Copiapó, Coquimbo, O’Higgins, el Maule, Bío Bío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos, a no autorizar la movilización. El director del organismo, Sergio Micco, explicó que “el artículo 15 de la Convención Americana de Derechos Humanos protege el derecho de reunión pacífica y sin armas”.

En tanto, la Intendencia Metropolitana negó la autorización para marchar este domingo por Santiago, ya que “esta marcha no reúne las condiciones para garantizar el cuidado de nuestros ciudadanos. Hemos tomado la decisión de rechazar la solicitud de esta marcha. Por eso llamo a la ciudadanía a no asistir ese día porque no hay autorización y vamos a tomar los resguardos para que nadie pueda marchar ese día”, aseguró la intendenta, Karla Rubilar.

Y agregó que “como gobierno respetamos obviamente el derecho de reunión, pero tiene que ser una manifestación pacífica y sin armas. Además este domingo es el día del niño, donde muchas familias van a salir a disfrutar de nuestro Santiago”. Pero la autoridad omitió referirse al contenido xenófobo que levanta la organización de la marcha.

El otrora diputado de Renovación Nacional, Gaspar Rivas, que actualmente es presidente del Partido Social Patriota, aseguró en La Tercera que si se les niega el permiso de todas maneras van a marchar a las 11 de la mañana de este domingo desde la Plaza Baquedano.

Libertad, odio y racismo

La diputada del Partido Comunista (PC), Carmen Hertz, integrante de la Comisión de Derechos Humanos, indicó que “esperamos que esta marcha xenófoba, racista, brutalmente odiosa, no sea autorizada y tenemos como sociedad que prever, porque esto es grave para la convivencia democrática. No podemos dejar de pensar en la masacre de El Paso, que fue fruto de los discursos de odio instalados por el Presidente de los Estados Unidos”.

Respecto a una posible trasgresión del derecho de reunión, la parlamentaria sostuvo que “se piden varios requisitos como que no vayan a ocurrir escenarios de violencia extrema, pero si se está convocando a que la gente vaya armada, es evidente que se puede crear un escenario muy peligroso. Por estas razones es que le pedimos al Ejecutivo que patrocine el proyecto de incitación al odio y que está durmiendo el “sueño de los justos” en la Cámara, no obstante ser aprobado por la Comisión”.

En tanto, el senador y presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Alejandro Navarro, afirmó que “esta situación es tremendamente preocupante, más en tiempos en que los atentados y matanzas en países como Estados Unidos se han vuelto comunes, lamentablemente, por lo que debemos evitar a toda costa cualquier situación que pueda llevar a nuestro país a caer en esa violencia”.

Asimismo, los consejeros del Colegio de Abogados, Paulina Vodanovic y Álvaro Fuentealba, el presidente del Movimiento Acción Migrante, Eduardo Cardoza y los miembros del grupo de abogados Todas y Todos, Rafael Ferrada, Joaquín Rubio y Paula Peña, enviaron una carta a la intendencia exponiendo los motivos por los cuales se debía denegar el permiso.

“La convocatoria de dicha marcha anti inmigrantes tiene claras expresiones xenofóbicas, incentivando el odio hacia la migración y los inmigrantes, lo que pone en evidente riesgo el orden público”, afirmó el texto y añadió que “el artículo 19 N° 13 establece que dicho derecho debe ejercerse pacíficamente y sin armas”.

Desde La Moneda, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, subrayó que “si están haciendo un llamado a marchar armados, eso es un delito” y recalcó que “aquí hay libertad en el derecho de reunión, más allá de lo que uno piense hay marchas que a uno le gustan y que a otros no les gustan, pero lo que sí me preocupa es si se está llamando a estar armados. Eso es un delito y lo vamos a fiscalizar”.

 

Deja una respuesta