La Comisión de DDHH sesionó en presencia de 300 representantes mapuches. Gobierno tilda de subversivos a quienes rechazan Consulta Indígena.

Equipo ES. 13/06/2019. En un hecho histórico este miércoles la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados sesionó en el Salón de Honor del Congreso en presencia de unos 300 representantes mapuches. “En el nombre de la paz y el entendimiento”, se abrió la sesión esta vez y no como el reglamento establece “en nombre de dios y la patria”. También al inicio hubo un minuto de silencio en honor a Camilo Catrillanca.

El encuentro fue presidido por la titular de la instancia legislativa, Emilia Nuyado, también estuvieron en el estrado el presidente de la Cámara Baja, Iván Flores, la vicepresidenta, Loreto Carvajal y los presidentes de las Comisiones de Desarrollo Social, de Medio Ambiente y Recursos Naturales, de Ciencias y Tecnología y Cultura, Artes y Comunicaciones, Boris Barrera, Félix González, Karim Bianchi y Amaro Labra, respectivamente.

También estuvieron presentes un gran número de parlamentarios de diferentes bancadas.

La moderación de la cita estuvo a cargo del werkén de Temucuicui, Galvarino Raimán. Asimismo, intervinieron los loncos Juan Catrillanca y Marcelo Catrillanca -abuelo y padre de Camilo Catrillanca- Santos Millao, Ana Llao y Aucan Huilcaman.

Lo temas que se trataron fueron la dominación histórica y la ocupación del territorio, el fin a la militarización del Wallmapu, la salida del Comando Jungla, el reconocimiento de la cultura, identidad y autodeterminación del pueblo mapuche y el fin de las políticas de despojo de los recursos naturales.

En ese marco, la diputada del Partido Socialista, Emilia Nuyado, señaló que “no puede ser que siga existiendo militarización en La Araucanía. No puede ser que siga existiendo la represión. No puede ser que sigamos teniendo a mucha gente privada de libertad en la cárcel y donde este Congreso ha estado omitiendo durante todo este tiempo la voz y la responsabilidad que tenemos hoy día, donde una gran cantidad de proyectos se han aprobado para afectar a los pueblos indígenas en Chile”.

En tanto, los dirigentes mapuches emplazaron a la Cámara a favorecer el diálogo con el gobierno para construir una paz duradera en los territorios indígenas. Mientras Aucan Huilcaman enfocó su exposición respecto a la creación de un gobierno mapuche.

En ese marco, la diputada del Partido Comunista (PC), Carmen Hertz, sostuvo que “se trata de una expresión del derecho a la autodeterminación que tienen los pueblos indígenas y es una conquista de la comunidad internacional de reconocer a los pueblos originarios. Chile tiene la obligación de reconocerse de una vez por todas como un Estado Plurinacional y es necesario un reconocimiento constitucional, real y no que sea una farsa”.

Y recalcó que “el estado de ánimo del pueblo mapuche es continuar con una lucha que ha sido histórica y que es seguir resistiendo a la implementación de políticas brutales respecto del pueblo mapuche, frente a militarización y a una consulta ilegítima que se está imponiendo sin escuchar a las comunidades mapuche, para implementar una ley que tiene como objeto entregar las tierras indígenas al mercado, como lo dejó claro el lonco José Santos Millao”.

Respecto a los llamados para establecer un diálogo el también diputado del PC, Boris Barrera, apuntó que “espero que el Parlamento esté a la altura de lo que exigen los pueblos indígenas que es el respeto a la vida y el derecho de cualquier ser humano, que es el derecho a vivir en paz”.

En ese línea, el parlamentario democratacristiano y presidente de la Cámara, Iván Flores, expresó que  “seguramente habrá temas en los que no vamos a estar de acuerdo, en otros vamos a poder llegar acuerdo y se los podremos plantear al Ejecutivo, que es quien tiene que tomar buena parte de las decisiones. Pero lo que nosotros hemos decidido aquí, transversalmente, porque también había parlamentarios oficialistas, es: sentémonos a conversar; busquemos caminos de paz y entendimiento, pero hagámoslo no solamente con voluntad sino con la honestidad y la decisión clara de buscar caminos para avanzar”.

En la jornada, además, Emilia Nuyado informó que se puede abrir la posibilidad de realizar una sesión especial para revisar los distintos tratados que hubo con la corona española y la situación ocurrida con el genocidio de los pueblos Mapuche, Selknam y Tehuelche.

El contraste de la consulta

Mientras el Congreso se allana a abrir un camino de entendimiento con los pueblos originarios, el gobierno insiste con seguir la Consulta Indígena, aunque es fuertemente rechazada por las comunidades, ya que busca modificar la norma con puntos que contravienen a los tratados internaciones y a las históricas demandas territoriales.

En esa insistencia las autoridades para afrontar la baja participación invitaron a conscriptos, militares y carabineros de origen mapuches a votar en la consulta que se hizo en Valdivia. Una situación además de desesperada fuera de legalidad, ya que para poder ser parte no solo se requiere tener apellido indígena.

El Ejecutivo, asimismo, tildó de “agitadores subversivos” a los grupos que se niegan a participar y llegan a manifestarse en contra. Según las autoridades regionales esos manifestantes “son llevados” a los diferentes lugares del país donde se está realizando la consulta.

Además, durante la jornada del miércoles se supo que renunció el asesor especial de Asuntos Indígenas del Ministerio de Desarrollo Social, Andrés Cortés, quien estaba a cargo de la realización de la consulta a nivel nacional.

Y durante este jueves el Presidente Sebastián Piñera sacó de la cartera al ministro Alfredo Moreno para llevarlo a dirigir Obras Públicas y en su reemplazo asumió Sebastián Sichel, quien hasta esta jornada se desempeñaba como vicepresidente ejecutivo de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo).