En vilo proyectos tributario, pensiones, laboral, TPP-11 y rebaja de edad para control de identidad.

Equipo ES. 03/04/2019. Inquietud hay en La Moneda, particularmente en el Ministerio Secretaria General de la Presidencia, aunque los problemas llegan a carteras como Hacienda, Trabajo y Relaciones Exteriores.

Y es que la agenda legislativa del Gobierno está entrampada. Presenta serios problemas.

La emblemática contrareforma tributaria está en vilo. El proyecto Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TPP-11)está postergado en su discusión en el Parlamento. La controvertida iniciativa de bajar a 14 años la edad para el Control Preventivo de Identidad podría estar destinada al fracaso. La incertidumbre y el rechazo ronda la idea gubernamental de una contrarreforma laboral. Las ideas de La Moneda y algunos ministerios respecto a legislar en materia de pensiones presenta un escenario complejo de aprobación a nivel parlamentario.

Se trata de las iniciativas priorizadas por el Presidente Sebastián Piñera, y todas o muchas se podrían ir al traste. Durante estos meses de 2019, pese a los propósitos planteados por el mandatario, le podría fracasar su agenda legislativa. Con un efecto político negativo considerable, porque se trata de proyectosemblemáticos para la administración de derecha.

Por cierto, algunos personeros de la oposición hablaron de que el fracaso en el impulso de ciertos proyectos puede llevar a la renuncia o salida de algún ministro.

Básicamente, el Gobierno piñerista enfrenta este empantanamiento legislativo porque se considera que varias de sus iniciativas afectan derechos sociales, son regresivas respecto a reformas progresistas ya logradas y tienen un carácter pro empresarial y pro privatizador.

Es el caso, por ejemplo, del proyecto tributario que, entre otras cosas, significa devolver a grandes empresas más de 800 millones de dólares, cada año, por baja en impuestos. O en cuanto a pensiones, que en los hechos no implica ascenso en monto de jubilaciones -salvo un porcentaje menor de asalariados y en un plazo de varias décadas- y refuerza a los consorcios financieros dueños de las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP). O los altos niveles de flexibilidad y precarización del trabajo con la llamada “modernización laboral” que pretende hacer el Gobierno de derecha. Así también el rechazo a la criminalización y baja de edad para controles policiales, por encima de medidas sociales.

Así las cosas, se presenta harto oscuro el panorama para La Moneda frente a sus intenciones legislativas. Situación que vivirá semanas claves durante este semestre.