El mundo con sus pertenencias, con sus riquezas y también miserias, ha estado en constante controversia, discordia, competencia.

Carlos Poblete Ávila

Profesor de Estado

03/04/2019. En este pequeño ‘ puntico ‘ territorial chileno – longitudinal y angosto -,  que parece caer en el confín planetario, y que posee ingentes recursos naturales que en la realidad no le son propios, también existe la indispensable preocupación por el suceder de la sociedad humana mundial.
Desde los más pretéritos tiempos el mundo humano ha vivido cambios, mutaciones, transformaciones hasta hoy. Ideas, sistemas, formas de vida, luchas sociales, agudas confrontaciones han ocurrido y suceden en este poblado planeta del que todos somos parte.
El mundo con sus pertenencias, con sus riquezas y también miserias, ha estado en constante controversia, discordia, competencia.
La ciencia, el progreso tecnológico, y el llamado desarrollo han configurado potencias universales y áreas de dominio planetarias. Así, en un momento de la historia más reciente existió el conocido mundo bipolar. Sistemas, concepciones de vida distintos han tenido ocurrencia. Se ha llegado a decir que quien genere conocimiento es y será el dueño del mundo, esto en el sentido que ese conocimiento no es patrimonio de la humanidad, sino de quien lo produce. Ese patrimonio se vende, y quien lo compra se hace dependiente de su dueño.
Luego de la caída del campo socialista, de la desaparición de la Unión Soviética con sus poderíos, el mundo quedó a merced del otro polo, de las ideas y concepciones capitalistas neoliberales. Se quebraron los equilibrios. Se dijeron muchas cosas, entre otras, el fin de la historia, la inhumación de las ideologías. Han transcurrido 30 años de esos episodios. Como nada en la vida es inmutable – hace 2.500 años lo dijo Heráclito -, todo está en permanente cambio, en transformación dialéctica.
En estos más recientes tiempos vemos que aquellas premisas se van cumpliendo, hay ciertas modificaciones de aquel cuadro político mundial que algunos decían inmutable. Ya no es Estados Unidos el único. Ahora han instalado sus poderíos en las más diversas áreas China, Rusia, India, principalmente los dos primeros, posesionados de otros conceptos. China con sus 1.500 millones de seres humanos en su territorio, con paciencia y perseverancia – no en vano son milenios de existencia – ha incursionado fuerte en el mundo : crea conocimiento, aplica tecnología, abarca mercados, concede créditos, hace millonarias inversiones en otros territorios, cuenta también con una solvencia militar respetable. Rusia no va a la zaga.
Entonces…,porque todo va muy rápido,  ¿ Qué va a suceder en la próxima década, y en los tiempos posteriores  ? Una severa preocupación mundial – ya casi tragedia –  es el cambio climático. El sector, el polo o bloque que diga y haga lo justo en bien de la salud planetaria, tendrá el reconocimiento e inclusive la gratitud de la Humanidad toda.
De otra parte, también se dice que lo mejor sería un mundo con más de dos…, pluri o multipolar. Integrado o integral…, quizás  sea mucho pedir. Lo real es que la historia no ha concluido, y las ideas cobran plena vida en la justa y sana confrontación de ellas.