Este sábado se inaugura memorial en homenaje a destacada comunista asesinada por la dictadura. El recuerdo de una luchadora por la democracia.

Javier Candia. Periodista. El día 12 de septiembre de 1976, el horror impactó a un humilde pescador que trabajaba en la playa La Ballena ubicada cerca de Los Molles, en la comuna de La Ligua, pues encontró el cadáver de una mujer con sus huesos rotos, alambres en el cuerpo y evidentes signos de haber sufrido salvajes torturas.

De inmediato los medios de la época hablaron de un crimen pasional en que una veinteañera había sido asesinada por su amante. Pero la verdad no tardó en salir a la luz.

Marta Lidia Ugarte Román, militante comunista, integrante del Comité Central de la colectividad de izquierda, quien hasta el Golpe de Estado fuese la encargada nacional  de Educación  del Partido Comunista, había sido detenida el 9 de Agosto de ese año y según consta en el proceso judicial, fue torturada en Villa Grimaldi, en el sector llamado “La torre”.

Según consta en la investigación del juez Miguel Vázquez, Marta Ugarte fue sometida a salvajes torturas, hasta que el día 9 de septiembre decidieron ejecutarla, para lo que usaron una sustancia letal.

Lo mismo hicieron grupos represivos de la dictadura con cientos de personas a quienes lanzaron al mar después de torturarlas y asesinarlas.

Este horroroso crimen fue reconocido por miembros de la Brigada Purén, un grupo represivo, que contaron que a Marta Ugarte, junto a varios compañeros de prisión, la trasladaron a un sitio eriazo en Perdigue, donde con el pretexto de vacunarla, se le puso una inyección letal, la que no la mató, por lo mismo, al lanzar su cuerpo al mar desde un helicóptero Puma, usaron un siniestro procedimiento para asfixiarla antes de tirarla en un saco.

Este plan tampoco tuvo el éxito completo para sus ejecutores, pues el cuerpo de Marta no se hundió y apareció en la playa como irrefutable testimonio de los horrores dictatoriales.

La militante incansable.

Nacida el 29 de julio de 1934 en Santiago, Marta Ugarte fue modista y profesora normalista, de larga y destacada trayectoria militante del Partido Comunista. Al momento del golpe de Estado, junto con sus responsabilidades internas en el Partido, se desempeñaba como secretaria de la diputada y ex ministra, Mireya Baltra.

Además, fue la jefa provincial de la Junta de Abastecimiento y Precios durante el Gobierno popular que lideró Salvador Allende.

El mismo 11 de Septiembre de 1973, pasa a la clandestinidad, viviendo en una casa de un compañero, ubicada en la Villa Catamarca de Quinta Normal. Por eso, en su honor, el Comité Comunal del PC en esa Comuna del sector poniente de la Región Metropolitana lleva su nombre.

La vida clandestina de Marta fue muy dura, como la de todos quienes debieron vivir el rigor de esos años y muy pocas veces pudo ver a su familia en esos años, donde incluso falleció su madre.

40 años de lucha por verdad y justicia.

Pocos días después de la desaparición de Marta Ugarte, su familia presentó una denuncia por secuestro en San Miguel, la que como ocurría siempre en esos casos, fue rechazada.

El día 23 de septiembre de 1976 se recibió la noticia del cuerpo hallado en playa La Ballena en la Vicaria de la Solidaridad. Hilda  y Berta, hermanas de Marta, decidieron seguir su intuición y se dirigieron al Servicio Médico Legal (SML), sin antecedentes, pero con la sospecha de que el cuerpo encontrado pudiese ser el de su familiar.

Entrevistada por la periodista Ivonne  Toro, Hilda recuerda ese momento como una experiencia horrible que siempre vuelve a su cabeza, dado que además debió soportar tratos humillantes del entonces director del SML.

Desde ese día ellas iniciaron una larga lucha por justicia y denunciaron en todas partes este cruel homicidio.

Berta fue por años dirigenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (AFEP), hasta que comenzó a sufrir demencia senil.

El Partido Comunista también llevó adelante acciones legales y denuncias públicas sobre este caso.

Solo en 2016, la justicia dictó condenas contra 28 uniformados por el secuestro y homicidio de Marta Ugarte. Entre los culpables están Ricardo Lawrence Mires y Pedro Espinoza Bravo.

Organizaciones sociales y políticas, así como defensores de los derechos humanos y artistas han buscado durante estos 42 años, mantener vivo el recuerdo de Marta Ugarte, quien, como dice la canción de Patricio Manns y Manuel Meriño, , interpretada por Inti-Illimani “Vino del mar, Envuelta en agua azul”.

Para recordarla y rendirle un sentido homenaje, este sábado 28 de abril a las 12 horas, en la playa La Ballena, comuna de La Ligua, se inaugurará un memorial en su nombre. La actividad es convocada por la Municipalidad de La Ligua, y la Mesa Regional de Cultura, Memoria y Derechos Humanos y está denominada como parte de la “Ruta de la Memoria, Región de Valparaíso”.