«Será una definición relevante la del 27 de mayo para saber quién retomará la conducción» de la DC, remarca el diputado Víctor Torres.

Patricia Schüller G. Periodista.  El diputado Víctor Torres encabezó este fin de semana a los sectores progresistas de la Democracia Cristiana (DC), que defendían la propuesta A durante el debate que realizó la Junta Nacional. Esta alternativa, que establecía impulsar a futuro conversaciones con colectividades más a la izquierda como es el caso del Partido Comunista (PC) o el Frente Amplio (FA), finalmente se impuso por 10 votos (152) a la opción B, del ala conservadora, que planteaba no pactar con fuerzas que “no respetaran a los derechos humanos”.

Torres, representante del sector “chascón”, desmenuzó este lunes en la mañana con ElSiglo.cl lo ocurrido en esta reunión que estuvo marcada por la crisis por la que atraviesa el partido, tras el mal resultado electoral de su ex abanderada presidencial, Carolina Goic, su baja de parlamentarios y la fuga de 31 militantes, liderados por Mariana Aylwin. Y que también causó otra fisura luego que militantes históricos, de la alternativa conservadora, como Gutenberg Martínez, entraran en proceso de reflexión respecto a si continúan en la colectividad.

Tras la Junta Nacional de este fin de semana quedó claro que la DC se abrió a un diálogo que posibilite la convergencia con todas las fuerzas que apartir del 11 de marzo próximo serán oposición a la administración de Sebastián Piñera. ¿Cuándo comenzarán estos acercamientos?

Lo que se zanjó en la Junta Nacional es que nos definimos como partido opositor. Y que para ello establecimos que no actuaremos en coalición o como ha sido hasta ahora la dinámica de los partidos que son parte de un conglomerado específico, sino más bien en diálogo para poder enfrentar sobre todo aquellas medidas que ha anunciado el nuevo gobierno y que puedan afectar las reformas que fueron parte de los gobiernos de la Concertación y de la última administración de la Nueva Mayoría. Me parece sano que no exista un voto previo para que eso ocurra y esa disposición está de manera inmediata. Por lo tanto, en el momento que sea necesario deberá concretarse esta disposición expresada por la Junta Nacional.

Esta disposición de acercamiento de la falange con la centroizquierda, con el FA y la posibilidad de reconstruir una alianza que incluya al PC para defender Gobierno de Bachelet provocó la resistencia del sector conservador de la tienda, lo que llevó a Gutenberg Martínez, dirigente histórico del partido, y a otros militantes a reflexionar respecto a si continuaban su militancia.

Obviamente que hay sectores dentro del partido que ven tal vez no con buenos ojos el vínculo que la DC ha tenido no solo ahora, sino que también en los últimos años, con determinados sectores de la izquierda. Y es más, querían expresamente que nuestra decisión dijera que no íbamos a formar conglomerados políticos con el FA y eventualmente algunos hacían una segunda lectura que se mencionaba, al menos, de manera oblicua al PC. Eso fue rechazado y será una materia a discutir en el momento de hablar de política de alianzas. Hoy día nosotros entendemos que se requiere establecer una lógica de diálogo desde la oposición con un objetivo que es claro y preciso: defender a los ciudadanos y particularmente a aquellos más vulnerables que son los principales beneficiarios de las reformas que se han impulsado.

Preocupación por salida de militantes

El temor de la mesa directiva es que a la luz de lo ocurrido haya otra fuga masiva de militantes lo que causaría una nueva fisura al interior de la tienda.

Sin duda esta ha sido una preocupación que hemos tenido últimamente no solo con los militantes más recalcados que han salido sino que también con los militantes de base, que conforman el partido en las regiones, y que también se han ido; han salido no solo algunos que tienen un pensamiento más conservador sino también varios otros de un pensamiento progresista por todo lo que ha ocurrido en los últimos meses dentro del partido. Lo que buscamos no es que la Democracia Cristiana se atomice si no más bien que seamos capaces de entender que la fortaleza de la DC está en ese concepto de la unidad en la diversidad, pero que esta diversidad no significa que somos ni enemigos ni somos dos o tres partidos dentro de uno mismo, sino más bien que los demócratas cristianos con pensamiento diverso estamos disponibles para seguir juntos construyendo un Chile más justo. Esa es la visión que yo tengo y espero que es lo que predomine.

El diputado Torres añade que “imagino y pienso que aquellos militantes que quienes están hoy en ese proceso reflexivo lo hacen de una manera bastante dolorosa y espero finalmente que no signifique la pérdida, la salida de más militantes. Más aún cuando creo que no son definiciones que afecten la identidad del partido”.

¿Cree que la Mesa DC logrará frenar estas renuncias, especialmente la de Martínez?

Se trata de una decisión personal y él la tomará en el íntimo de su conciencia e imagino que en el seno familiar. Espero que Gutenberg Martínez no renuncie y que sigamos discutiendo democráticamente dentro del mismo partido como ha sido la historia misma de la Democracia Cristiana.

¿Salió fortalecido el partido tras la Junta Nacional que estuvo marcada por el mal resultado electoral, la baja de parlamentarios y la fuga de militantes?

Salvo por estos casos de renuncias, que no son menores por cierto, en términos reales  fue un ejercicio positivo precisamente porque tenía por objetivo fortalecer al partido desde la lógica de iniciar un proceso de transformación. De los seis puntos finales de la declaración logramos convenir en cinco de ellos. Eso significa de que hay un ánimo de enfrentar las cosas con unidad (…).

El parlamentario destaca, entre las conclusiones, el proceso de reorganización del partido y la realización del congreso ideológico que permitirá “refrescar las posturas que les planteamos al país para de esa manera reencantar nuevamente a una gran cantidad de ciudadanos y ciudadanas que, lo más probable, hayan dejado de participar en las votaciones y eso se ha traducido en el resultado lamentable que hemos visto en las últimas elecciones”.

¿Cómo cree que llegará el partido a las elecciones internas del próximo 27 de mayo?

Espero que se desarrollen con total normalidad. Será una definición relevante la del 27 de mayo para saber quién retomará la conducción (del partido). Estas son elecciones adelantadas producto de la renuncia que ha establecido la mesa directiva. Espero que exista la mayor variedad de posibilidades para que los militantes podamos elegir dentro de las distintas vertientes internas (…).