El impacto de la sacada de personeros del PC del equipo guillierista. La primera reacción de Teillier. Las molestias que salieron al ruedo.

Hugo Guzmán. Periodista. Es un hecho de la causa que causó molestia e inquietud en el Partido Comunista parte de los movimientos que se produjeron en el comando del candidato presidencial, Alejandro Guillier. Puede que -como suele ocurrir con estas situaciones- las aguas se aquieten, pero de que se movieron, se movieron.

No es menor lo que ocurrió. Sin avisar “agua va”, de acuerdo a las versiones de los involucrados, personeros del equipo guillierista decidieron, ni más ni menos, que sacar del comando a Juan Andrés Lagos (que estaba a cargo de Comunicaciones) y a Karol Cariola (que figuraba como vocera), dos figuras importantes del PC y con roles protagónicos en la campaña de primera vuelta. A ambos nadie les avisó y se enteraron por la prensa.

Junto con eso, se produjo el ingreso al comando de Yasna Provoste, personalidad de la Democracia Cristiana, recién electa senadora, quien por lo demás, disputó en cupo senatorial con el diputado del PC, Lautaro Carmona.

Entraron también el presidente y el secretario general del Partido Socialista, Álvaro Elizalde y Andrés Santander, respectivamente, en dos posiciones claves del equipo de campaña, que evidencia un rol preponderante asignado al PS en la conducción de los trabajos del comando de Guillier. El primero será “coordinador general” y el segundo, jefe territorial, a lo que se agregará ahora el ámbito municipal.

En la prensa, en las últimas 48 horas se habló profusamente de “molestia” al interior del Partido Comunista y de acuerdo a algunos dirigentes consultados, se produjo una inquietud porque, en los hechos, los comunistas quedaron fuera del primer frente del comando.

Ante ese momento contingente, El Siglo consultó al presidente de la colectividad, Guillermo Teillier, quien expresó que “todos los partidos le dimos carta blanca al candidato para que él conformara el nuevo comando para la segunda vuelta. Él ya hizo una primera nominación de personas que la dieron a conocer” y precisó que “tengo entendido que todavía se están discutiendo incorporaciones”.

Respecto a cómo se comenzó a tratar este tema, Guillermo Teillier indicó que “sé que en la prensa hay especulaciones de que hubo un cambio del Partido Comunista por el Partido Demócrata Cristiano. Yo no quiero pensar que eso está en la intención del candidato presidencial. Yo esperaría un poco a ver cómo se consolida este nuevo comando”.

Precisamente, al par de horas de los comentarios del presidente del PC, circuló en algunos medios y en los pasillos de la política, la información de que la diputada Camila Vallejo se incorporaría al comando, a una “primera línea”. Se llegó a decir que hasta se había pensado en ofrecer a Lautaro Carmona que entrara al equipo. Desde la colectividad comunista, en horas de la tarde de este miércoles, se indicaba que lo de Camila no estaba decidido y se desmentía algún otro movimiento.

Matizando la situación, Elizalde, como nuevo coordinador de la campaña, salió a decir que “no hay reemplazos, nadie se va para la casa, son reforzamientos ante los desafíos para la segunda vuelta”. En declaraciones a radio Cooperativa, el miércoles por la mañana planteó que “en las próximas horas se van a anunciar una serie de reforzamientos para la segunda vuelta. Lo que aquí ha habido es una ampliación del comando…”. Pero luego, sostuvo que “Karol Cariola había dejado de ser jefa de Comunicaciones cuando asumió su candidatura como diputada…Eso fue hace varios meses atrás”. Lo concreto es que Juan Andrés Lagos y Karol Cariola quedaron afuera, no adentro.

“Lo más importante es la inclusión y no la exclusión”

El instante político lo graficó la diputada Karol Cariola en declaraciones a la prensa, cuando sentenció que “me doy por notificada por parte del coordinador a través de los medios de comunicación que he sido excluida del comando”.

Luego expresó: “Me parece natural que se hagan cambios de equipos, yo creo que es bueno que eso ocurra. Sin embargo, creo que lo más importante es que cuando se hacen cambios de este tipo es la inclusión y no la exclusión y efectivamente el Partido Comunista ha manifestado hoy día, desde distintos espacios, que no se ha sentido lo suficientemente incorporado en esta tercera etapa que es tan relevante”.

La diputada explicitaba algo que se sabía en el ámbito político y que era, en efecto, una molestia de los comunistas por la exclusión de la primera línea del equipo de campaña, y sentir un trato no esperado después de la labor desarrollada dentro del comando y en todo el ámbito de la campaña.

En este contexto, algunos recuerdan que hay una opinión extendida en el mundo político y social, en cuanto a que los comunistas “han sido los más leales con la Presidenta Michelle Bachelet”, lo cual da cuenta de sus compromisos con el proyecto de reformas y su continuidad, algo que han manifestado reiteradamente, por ejemplo, las diputadas y los diputados del PC.

Aunque hasta el anochecer del miércoles no había hecho ninguna declaración pública, se comentaba en ámbitos políticos y en el mismo comando, que Juan Andrés Lagos estaba molesto no tanto por él, sino porque su salida la consideró una exclusión de su partido. Circuló un comentario de Lagos en las redes: “Vamos a ver si terminamos con la nefasta y antidemocrática práctica de excluir”. Más claro, echarle agua.

Aunque al cierre de esta nota no había nada materializado respecto a la posibilidad de incorporación de Camila Vallejo, era algo que se analizaba con cuidado dentro del PC.

Algunos integrantes del comando, que pidieron reserva de su nombre y que no son comunistas, comentaron que el nombre de Camila estaba instalado desde hace muchos días, más si obtenía una de las mejores votaciones parlamentarias, y entonces no se explicaría que no la incluyeran junto a Elizalde y Provoste y salieran con su incorporación en una especie de segundo plato.

Se podría pensar que haber puesto a socialistas, comunistas y democratacristianos desde el primer reacomodo del comando, habría sido una señal de unidad y de reconocimiento de potencialidad de la centroizquierda, y asimismo mirando hacia el más que emergente Frente Amplio.

Se sabe, por lo demás, que los nexos e interlocución de Camila con los frenteamplistas es abierto, permanente y de coincidencias, en el espacio legislativo -que será decisivo- y en lo político.

No es menor, en ese contexto, que Karol haya expresado que Alejandro Guillier y las fuerzas que lo apoyan deben acercarse al Frente Amplio: “Ahí está (la suma) dela mayoría del país y eso no puede ser desconocido por aquellos que quieren otras cosas”.

Y es que se sabe que en el comando hay quienes no están convencidos o no están dispuestos a darle tanta relevancia al FA y que apuestan más por reforzar, precisamente, un eje PS-DC, definido por algunos como “histórico” y desde ahí buscar la mayoría electoral para la segunda vuelta.

En ese camino estarían personeros considerados expresión de la ex Concertación y que tienen simpatías con liderazgos como los de Ricardo Lagos.

Desde el PC se dice que eso “sería una derrota anunciada” porque es imprescindible contar con el electorado que votó por el FA.

En este tipo de situaciones, suelen cambiar más o menos rápido los elementos. Segura y finalmente que primará la voluntad de todas las fuerzas para sacar adelante la decisiva campaña de Alejandro Guillier. Pero el río trajo ruidos y algunas piedras que fueron inevitables de escuchar por la opinión pública.