Durante tres días, alrededor de 100 profesionales de todo el país se reunieron en el XVI Congreso Nacional del Colegio de Periodistas.

Equipo ES. Valparaíso. En un esfuerzo por aterrizar un diagnóstico y propuestas precisas respecto a la labor de los profesionales de la prensa, alrededor de cien periodistas de la mayoría de las regiones del país, participaron en el XVI Congreso Nacional del Colegio de Periodistas, que sesionó el 27, 28 y 29 de octubre en el puerto de Valparaíso.

Una idea central que cruzó la actividad fue el encarar realidades de la labor profesional y de los medios en el país, derechos laborales, nuevas circunstancias con la denominada era digital, garantía del derecho a la información y dar cuenta de que, pese a cuestionamientos o dudas que surgen del propio gremio, el Colegio de Periodistas enfrenta situaciones y plantea iniciativas concretas para beneficiar al sector, lo que incluye seguir bregando por la recuperación legal de la tuición profesional y ética que, entre otras cosas, permitiría la fijación de aranceles salariales para los periodistas, como ocurría hace décadas.

Una de las preocupaciones expresadas en el Congreso se refirió a las condiciones de trabajo de los periodistas. En ello se planteó la necesidad de seguir pugnando por regulación de la extensión de jornada laboral y terminar con abusos por parte de las empresas periodísticas, fijación de normativas respecto a la polifuncionalidad de labores que cumplen los periodistas, volver a la fijación de aranceles respecto a salarios, promover protocolos en cobertura de conflictos y asumir los temas de salud laboral, procurando espacios y condiciones adecuadas en las labores periodísticas y de comunicaciones.

En ese marco, se habló de continuar la coordinación con sindicatos y organizaciones de trabajadores de la comunicación en todo el país para fortalecer la defensa y promoción de derechos y sumar fuerzas en las reivindicaciones de los comunicadores en distintas áreas.

Concentración de la propiedad

También los alrededor de cien periodistas reunidos en Valparaíso, plantearon el cuestionamiento a la concentración en la propiedad de los medios en Chile, proporcionalmente una de las mayores en el mundo. Se indicó que eso atenta contra el derecho a la información de la ciudadanía, a la pluralidad y la veracidad comunicacional. Se puntualizó que eso es específicamente sensible en regiones, donde a la población no le queda más que informarse por una o dos empresas monopólicas, insistiéndose que incluso con la actual Constitución, está prohibido el nivel de monopolización y oligopolio al que se llegó en Chile.

En ese sentido, en la actividad del Colegio de Periodistas se insistió en la promoción de tres sectores de medios: públicos, comunitarios y privados. Y que el Estado, a través de sus distintas entidades a lo largo del país, y con herramientas que se hagan eficaces -como el Fondo de Medios- apoye, subsidie y otorgue facilidades a esos tres sectores, y no solo a las grandes cadenas como ocurre en la actualidad. En la discusión de los periodistas, se planteó como un elemento nuevo, que dentro de esos grupos se incluyan los que pueden ser denominados medios con fines sociales o con función social, que no se consideraban explícita y claramente en la descripción actual de los sectores de medios.

El tema de la televisión digital y la necesidad de garantizar su uso adecuado en beneficio de amplios estamentos de la sociedad también fue planteado como un reto a asumir, así como adecuar leyes y normativas que garanticen el acceso a la información y derechos de los periodistas a la llamada era digital, que transforma las características de los medios y su uso.

A nivel constitucional

En el XVI Congreso se enfatizó en seguir luchando por una Ley de Medios en el país, en el sentido primero de garantizar el derecho a la información y la libertad de expresión, y que permita a todos los sectores de la sociedad difundir ideas, reivindicaciones, opiniones y realidades. Más aun, se sostuvo que la Constitución debe garantizar el derecho a la comunicación.

Un tema recurrente, y que conlleva el mejorar las condiciones salariales y de trabajo de los periodistas, es que el avisaje estatal se distribuya equitativamente -incluido el aspecto territorial- entre la diversidad de medios, y que deje de ocurrir que más del 80% de los dineros del Estado se lo llevan las empresas periodísticas monopólicas y oligopólicas. Incluso se detectó que algunos medios de empresarios o sectores conservadores, teniendo menos tiraje o alcance que medios sociales y comunitarios, se llevan un porcentaje del avisaje del Estado.

Durante la jornada de tres días de trabajo, en una sede de la Universidad de Playa Ancha, y después de la inauguración del Congreso de los periodistas en el Teatro Municipal de Valparaíso, se destacó el amplio porcentaje de participación de generaciones nuevas de periodistas y de delegados de regiones. También que estuvieran presentes periodistas migrantes, sobre los cuales se refrendó la garantía de sus derechos como miembros de la entidad.

Labor en situaciones de conflicto

Durante el Congreso del Colegio de Periodistas se abordaron aspectos de derechos humanos y género en la práctica comunicacional, apuntando a que el rol de los periodistas y los medios es promover, defender y denunciar violaciones a derechos en esos ámbitos, en una perspectiva ciudadana, inclusiva y no discriminatoria.

Hubo un taller donde se abordó el trabajo de profesionales de la prensa en espacios y situaciones de conflicto. Se planteó la necesidad de reforzar las medidas en el ejercicio de la profesión y de la labor comunicacional para prevenir, evitar o denunciar circunstancias de represión por parte de agentes del Estado, principalmente Carabineros.

Se llamó a conocer los protocolos existentes, se destacó la necesidad de acreditaciones y credenciales adecuadas, conocer los procedimientos en caso de detención y destrucción de equipos, contar con redes y formas de contactos entre los comunicadores (periodistas, fotógrafos, free-lance, etc.), e inclusive recopilar información permanente sobre agresiones contra periodistas, para poder confeccionar catastros e informes los que sirvan para presentar ante autoridades, policías y organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos o defensa de los periodistas.