Titular del Interior, Mario Fernández, dijo que tanto esta ley como la prisión preventiva son “normas jurídicas defectuosas”.

Agencia de Noticias. Santiago. El ministro del Interior, Mario Fernández, informó que el Gobierno ya inició la elaboración “de los proyectos de ley para cambiar las dos medidas” que se relacionan con la prisión preventiva y la Ley Antiterrorista.

Según remarcó en entrevista con el diario La Tercera, tanto la Ley Antiterrorista como la prisión preventiva son «normas jurídicas defectuosas».

“Estamos constituyendo equipos para abordar esto y, además, quiero señalar muy claramente que este esfuerzo en algún punto, cuando tengamos una formulación más acabada, debe convertirse en un asunto consensuado en el Parlamento. He tenido ya algunas conversaciones informales con miembros del Congreso de la oposición para, en un momento determinado, cuando tengamos la propuesta más clara, ir a buscar un consenso, porque a todos nos compete”, indicó.

Requerido acerca de cuándo enviarán los referidos proyectos, sostuvo que “en cuanto lo tengamos, lo intentaremos muy pronto, porque es un asunto bien serio, pero también es un asunto bien acotado.”.

Fernández puso de relieve, respecto a la prisión preventiva, que esta  “en cualquier país del mundo está regulada en el tiempo, pero no solo eso sino que está regulada en las responsabilidades que el Estado tiene al equivocarse, acá no existe eso. En nuestro ordenamiento procesal, la prisión preventiva está defectuosamente establecida, especialmente en su dimensión temporal”.

Conductas punibles al Código Penal

En relación a la Ley Antiterrorista, indicó que “es necesario que las conductas punibles que están establecidas en la Ley Antiterrorista se trasladen al Código Penal, concordando desde luego esa figura con el código mismo, ubicándolas bien”.

El titular del Interior remarcó que la ley como tal desaparece. “Lo sustantivo pasa al Código Penal y lo procedimental al Código Procesal Penal. La Ley Antiterrorista tiene un defecto de origen; a pesar de todas las reformas que ha tenido en democracia, el origen no es democrático y hay otros problemas técnicos jurídicos que tiene la ley que hay que abordar (…).

La Araucanía

Consultado si, a menos de cinco meses de terminar el Gobierno, se quedará al debe con el conflicto de La Araucanía, señaló que “al debe siempre se va a quedar respecto de conflictos tan complejos, pero se ha avanzado mucho. Por ejemplo, se ha abordado el tema globalmente avanzando en términos concretos tanto en la Ley Araucanía como en las medidas que se han tomado a raíz de la respuesta que dio la Presidenta a las propuestas de la mesa de diálogo. Ahora, en toda su magnitud, es una tarea del Estado en sucesivos gobiernos.  No creo que quedemos al debe en lo que está de nuestro mano hacer, hemos avanzado mucho, pero queda mucho por hacer”.