Rector de la UDP, Carlos Peña, publicó dura columna sobre nexo de su campaña 2009 con SQM y el diputado PC, Hugo Gutierrez, no descartó ampliar querella.

Agencia de Noticias. Santiago. Las reacciones no se hicieron esperar. La información que salió a la luz sobre el vínculo que hubo entre la Sociedad Química y Minera de Chile (SQM) y  la campaña presidencial del candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera, en 2009 encendió los ánimos y los comentarios en las redes sociales.

Según la información dada a conocer por El Mercurio y Ciper, la Fiscalía investiga una factura que vincula a un pago irregular realizado por SQM a la campaña del actual abanderado presidencial de la derecha. Esta factura cubrió el costo del servicio que prestó la productora Pandemia Producciones Ltda. a la candidatura. A esta empresa se le atribuye haber emitido el 11 de mayo de 2010 una factura ideológicamente falsa a SQM por $4.933.530, pago que fue rectificado por la minera y objeto de una querella del Servicio de Impuestos Internos en abril pasado.

El 7 de agosto pasado la periodista y social de la productora, María Inés Alliende Barbera, declaró, ante las fiscales del caso SQM, Carmen Gloria Segura y Paola Castiglione. Alliende  es esposa de Reynaldo Sepúlveda, encargado de la producción audiovisual durante el gobierno de Piñera.

Ampliación de querella

A raíz de lo sucedido, el diputado comunista Hugo Gutiérrez informó que no descarta ampliar la querella presentada contra Piñera. El parlamentario presentó una acción judicial anteriormente por presuntos delitos de negociación incompatible y uso de información privilegiada en el marco del caso Exalmar.

Gutiérrez sostuvo que “les he señalado a mis abogados que estudien una ampliación de la querella en esta causa a fin de perseguir la responsabilidad que, en principio estaría prescrita, de Piñera”, divulgó Cooperativa.

El diputado hizo hincapié que “la gran responsabilidad la tiene el Servicio de Impuestos Internos; Piñera se ha acostumbrado a mentir”.

Dura columna del rector Peña

Carlos Peña, rector de la Universidad Diego Portales (UDP), publicó este miércoles una dura columna en El Mercurio sobre este hecho remarcando que problema de Piñera ya no es que sea demasiado rico sino que comete irregularidades.

La autoridad académica sostuvo que al candidato de Chile Vamos se le perdonaban “sus líos entre dinero y política porque se atribuían a concupiscencia, simple deseo de ganar. Pero saber que su campaña era paniaguada de Ponce Lerou le da una apariencia de servidumbre que no se condice con esa imagen que lo excusaba todo».

Peña recalcó que hasta ahora el abanderado presidencial podía distinguirse de otros candidatos “no por carecer de problemas en la relación entre dinero y política, sino por la índole de los problemas que en ese ámbito tenía”.

“Su problema era ser demasiado rico, tanto que casi cualquier paso que diera, para allá o para acá, lo hacía incurrir en conflictos de interés. Su problema no eran los vínculos inconfesables, sino su fortuna. Esa fortuna lo hizo tropezar muchas veces; pero ningún tropiezo lo dañó. Y es que la gente atribuía su conducta a pecado de concupiscencia, no a vínculos impresentables. Al deseo de ganar, no al sometimiento tácito con que tarde o temprano (es cosa de leer a Mauss) se pagan las dádivas”, añade el rector.

El mandamás de la UDP plantea que “según se supo (los motivos de esa revelación oportuna son un misterio), la originalidad que él poseía, consistente en que sus defectos provenían no de su dependencia de otros, sino de su riqueza; no de la menesterosidad que obliga a inclinarse, sino de la ambición que hace olvidar los detalles, no era tal”.

“Porque resulta que ahora, y si ha de creérseles a los datos de la fiscalía, se sabe que él, Sebastián Piñera, un hombre rico como el que más, para quien cinco millones de pesos son menos que nada, dejó que SQM, la empresa cuyo controlador era Ponce Lerou, le pagara parte de los gastos de campaña”, indicó.

Añadió Peña que “es difícil imaginar una escena más explosiva y con un contenido simbólico más feo que ese. Una situación no muy distinta a la de ME-O, Rossi o Ena von Baer, de quienes Piñera presume estar en las antípodas”.

“Y su caso resulta aún más feo porque él alcanzó la presidencia gracias, en parte, a esa ayuda que al parecer no se limitó a cinco millones de pesos (una información de Ciper publicada ayer detecta proveedores de su campaña pagados por SQM en sumas que ascienden a más de cien millones)”, remarcó.