Cónclave del oficialismo: solidificar al Gobierno

Compartir

Más allá de especulaciones, ruidos y temas de contingencia, todo apuntaría a que en la reunión de este domingo en Cerro Castillo, se buscará fundamentalmente afianzar la gestión y logros de la administración del Presidente Gabriel Boric, en base a iniciativas precisas. Además, por encima de particularidades, se buscaría superar el concepto de dos conglomerados como base del Gobierno, para instalar la idea de “una alianza de Gobierno”, que expresaría un sentido de unidad más preciso.

Hugo Guzmán. Periodista. Santiago. 04/11/2022. Solidificar al Gobierno en base a iniciativas precisas, materializar una sólida y unitaria “alianza de Gobierno” sustentada en los conglomerados Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático, no recortar los contenidos del programa, y establecer iniciativas precisas respecto a temas como la delincuencia, el alza del costo de la vida y las dificultades económicas, mejorar las comunicaciones intraoficialismo, y aterrizar un encuentro de organizaciones sociales para significar apoyo a La Moneda, serían algunas de las materias a tratar en el cónclave del oficialismo que se efectuará este domingo en la residencia presidencial de Cerro Castillo, en Viña del Mar.

Como suele ocurrir, hay especulaciones y ruidos respecto a una cita como esa, incluidas versiones extraoficiales que se lanzan al ruedo en ocasiones buscando resaltar algún tema u opinión que tiene algún sector político o algún personero, esperando influir a través de la prensa.

Pero de acuerdo a versiones recogidas dentro del Gobierno y entre dirigentes de los partidos oficialistas, contrastado con declaraciones y señales del Presidente Gabriel Boric, la vocera Camila Vallejo y la ministra del Interior, Carolina Tohá, parece un hecho que el solidificar a la actual administración y reforzar la alianza de los conglomerados, junto a una agenda más precisa y robusta, serán ejes a tratar y resolver.

Lo de una “alianza de Gobierno” iría en la idea establecido por el mandatario de hacer confluir los dos conglomerados en una solo o, al menos, acercarlos y comprometerlos más y mejor en una fusión política y de objetivos.

En lo estratégico se sostendría la convicción de perseverar en el programa de Gobierno, que por lo demás implícitamente significa cumplir con lo prometido a la ciudadanía, lo que incluye puntos como las reformas tributaria, de pensiones y salud, y avances en derechos sociales.

A eso se agregaría darle sustancia y prioridad, buscando respuestas e iniciativas, a temas de seguridad pública y delincuencia y los problemas económicos que se vienen con impacto en la gente.

No se puede saber si se abordará así, pero sí se sabe que hay inquietudes en el ámbito oficialista respecto a generar una vuelta de tuerca en la agenda, que parece impuesta por la oposición y medios de prensa conservadores, y que la marque el Gobierno, el Presidente y el oficialismo, aunque ello contenga dosis de debate con la oposición. Como en ocasiones anteriores y en cónclaves de gobiernos anteriores, la forma de comunicar podría ser materia de análisis.

En la idea de fortalecer una “alianza de Gobierno”, se apuntaría a mejorar las comunicaciones intrapartidos, buscar espacios de diálogo y resolución más allá de las reuniones del Comité Político de los lunes en La Moneda, administrar las diferencias en espacios propios y no vía prensa, mejorar la coordinación de bancadas parlamentarias y establecer sinceramientos frente a las contingencias.

Según algunas autoridades, hay una idea de que, después del resultado del plebiscito del 4 de septiembre, con todo lo negativo que le trajo al Gobierno y los partidos de Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático, el cónclave de este domingo marque un hito positivo y una especie de despegue, cuando sigue bajando el Presidente en las encuestas, hay negativas percepciones de la gestión gubernamental y se está en presencia de una fuerte ofensiva de la derecha.

Algunos hablan de proyectar la concreción de un cónclave de organizaciones sociales representativas, que aborden la agenda gubernamental y la respalden, reforzando la base social y electoral de apoyo del Gobierno, y expresando apoyos desde el mundo social a las reformas y medidas que se tomen.

Faltan dos meses para el término del año, y en algunos ámbitos del Gobierno y de partidos oficialistas existe una preocupación, quizá contingente, respecto “al balance del año”, y que se pueda tener una perspectiva más positiva de cómo termina la administración de Boric este 2022.

Deja una respuesta

Cambiar Tamaño del Texto-+=