Carta Abierta a Karol Cariola

Compartir

Te hago llegar mi admiración, por tu consecuencia en favor de los pobres de esta tierra, desde que eras dirigente del movimiento estudiantil en Concepción hasta nuestros días y además, por la moderación con que has soportado tantas inconsecuencias y felonías. Es la razón por la cual crece aún más, la admiración que te tenía hasta ahora.  

Miguel Lawner(*). Santiago. 11/2022. Querida Karol:

Has sido víctima de una de las maniobras más injusta, sucia, cínica y cobarde, que haya conocido el Parlamento chileno.

El veto formulado por la bancada de diputados demócratacristianos, es una simple excusa para justificar el verdadero objetivo: su anticomunismo. Saben muy bien que ni tu ni el Partido en el cual militas, presentaron la querella contra Sergio Micco, absolutamente fundada, por lo demás, y acreditada por las más importantes instituciones internacionales de Derechos Humanos.

Chile no está exento del virus que nuevamente comienza a extenderse peligrosamente por el mundo: el anticomunismo. Desde que Marx y Engels emitieran su inmortal Manifiesto Comunista a fines del Siglo XIX, advirtiendo que el fantasma del comunismo comenzaba a recorrer el mundo, la Humanidad ya conoció los horrores que trae consigo el anticomunismo.

La República Española en 1937, fue su primera víctima. Las potencias aliadas: Inglaterra y Francia, declararon hipócritamente la no intervención, mientras la aviación alemana enviada por Hitler, masacraba Guernica y tantos pueblos indefensos.

Poco después, el régimen nazi aplastó gran parte de Europa, enviando a campos de concentración a millones de familias, que fueron incineradas en hornos crematorios por el solo delito de ser judíos, gitanos o comunistas.

Ese genocidio, fue el motivo que justificó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, emitida por las Naciones Unidas en 1948, velando porque nunca más en la historia volviera a repetirse un holocausto como el ocurrido a raíz de la segunda guerra mundial.

Han transcurrido solo 72 años desde entonces y líderes neonazis proliferan en muchos países europeos, así como Trump en Estados Unidos, Bolsonaro en Brasil o José Antonio Kast en Chile.

La maniobra sucia para desconocer el acuerdo de designar a Karol como la próxima Presidenta de la Cámara de Diputados fue incubada silenciosamente, tras la derrota de la aprobación al proyecto de nueva Constitución, rechazado por amplia mayoría. Entre otros cargos miserables que le imputaron, es haber presidido la campaña de la opción Apruebo. Habrase visto semejante felonía: dirigir una campaña dentro del marco institucional establecido, pasa a constituir un delito.

El ex Presidente de la Cámara de Diputados Raúl Soto, ha sido uno de los gestores ocultos de la campaña contra Karol. Hace ya varios días que venía manifestando públicamente la necesidad de elegir una mesa capaz de otorgar garantías a todos los sectores políticos. En otras palabras, no dejaba de insinuar su reelección. Recordemos que esta persona fue militante demócratacristiano hasta tres años atrás, cuando renunció a su Partido ingresando al PPD, donde milita en la actualidad.

Los canales de televisión no se cansaron de entrevistarlo durante estos últimos días, dando una y otra vez lecciones de moderación, de las cuales supuestamente, Karol debía carecer, dada la caricatura impuesta a una militante comunista.

Querida Karol:

Difícil alguien más calificada que tú para presidir la Cámara de Diputados. Fuiste la primera mayoría nacional en la última elección parlamentaria y al revisar tu labor parlamentaria en el Boletín del Congreso Nacional de Chile, quedamos impactados de tu desempeño. Se trata de un texto de 287 páginas, que trae todas tus intervenciones en la anterior legislatura, donde hay constancia de los proyectos de Ley presentados por ti, las indicaciones formuladas en otros proyectos de Ley, o tu apoyo, entre otros, a una indicación en la Ley de Fármacos II, para establecer que los medicamentos e insumos son de interés nacional. También a la creación de un subsidio para alcanzar el ingreso mínimo garantizado. La modificación al Código del Trabajo en materia de Trabajo a Distancia y Teletrabajo. Medidas de Apoyo a las Familias y a las Microempresas y pequeñas y medianas empresas por impacto del Covid-19. Regulación de dieta parlamentaria y otras remuneraciones de autoridades y jefaturas del Sector Público.

Te hago llegar mi admiración, por tu consecuencia en favor de los pobres de esta tierra, desde que eras dirigente del movimiento estudiantil en Concepción hasta nuestros días y además, por la moderación con que has soportado tantas inconsecuencias y felonías. Es la razón por la cual crece aún más, la admiración que te tenía hasta ahora.

No importa cuánto o cuántos hayan desconocido sus compromisos. Nada puede haber afectado tu impecable trayectoria pública, como ocurre con los cuadros políticos comunistas, ninguno de los cuales está involucrado en actos de corrupción, o está atado a directorios de Consorcios privados, AFP, Isapres, Compañías de Seguros, Bancos, etc. Nunca algún cuadro comunista ha solicitado el raspado de la olla a nadie.

En virtud del auge que comienza a tomar el anticomunismo en nuestro país, me parece oportuno reiterar un poema que recordé tiempo atrás, escrito por el pastor luterano alemán Martin Niemoller, durante la segunda guerra mundial y que me ha parecido muy apropiado a las actuales circunstancias.

Dice así:

Primero vinieron a llevarse a los comunistas, y yo no hice nada, porque no era comunista.

Luego vinieron a llevarse a los socialdemócratas, y yo no hice nada porque no era socialdemócrata.

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, yo no protesté, porque no era sindicalista.

Cuando vinieron a llevarse a los judíos, yo no protesté, ya que no era judío.

Cuando vinieron a buscarme a mí, no había nadie más que pudiera protestar.

 

Lo justo es lo justo.

Recién había enviado la Carta Abierta a Karol, cuando recordé un episodio representativo de como en el Partido Demócrata cristiano siempre han coexistido dos caras.

Como es sabido, en la campaña electoral de 1970, compitieron Salvador Allende, quién resultó vencedor.  Jorge Alessandri, que obtuvo la segunda mayoría y el demócrata cristiano Radomiro Tomic.

Era la noche del 4 de septiembre de 1970. Ya se sabía el resultado que favorecía el triunfo de Salvador Allende. Una enorme muchedumbre nos habíamos congregado en la Alameda, esquina con Santa Rosa, frente a la sede de la FECH, donde sabíamos que permanecía nuestro candidato junto con los dirigentes de su comando.

Corrían toda suerte de negros presagios, porque transcurrían las horas y el gobierno se negaba a reconocer el resultado electoral. Alguien hizo circular rumores de fuentes muy confiables, referidas a presiones ejercidas por el Departamento de Estado de los EEUU, a fin de que el presidente demócrata cristiano Eduardo Frei Montalva, desconociera el resultado electoral.

Más aún, alrededor de las 10 de la noche, una columna de vehículos blindados del Ejército se estacionó en plena Plaza Bulnes frente a La Moneda. Se incrementó nuestra angustia, solo superada gracias al comportamiento de la multitud voceando incesantemente, el grito que cruzaría todas las fronteras transformándose en una consigna mundial hasta nuestros días: “El pueblo unido, jamás será vencido”.

Cuando, de pronto, ya cerca de la medianoche, comenzamos a escuchar el vocería de una columna de jóvenes demócrata cristianos que se aproximaban desfilando por la Alameda al  grito de “Tomic, Allende, el pueblo los defiende”. “Tomic Allende, el pueblo los defiende”.

Se unieron a nosotros abrazándonos con lágrimas en los ojos y allí permanecieron hasta que finalmente el gobierno admitió la victoria de Allende y este se asomó desde un balcón del segundo piso, con un megáfono en su mano, dando a conocer ese histórico discurso que jamás hemos olvidado.

“Aquéllos que dijeron que el día de mañana los disturbios iban a caracterizar nuestra victoria, se encontrarán con la conciencia y la responsabilidad de ustedes. Irán a sus trabajos, mañana o el lunes, alegres y cantando; cantando la victoria tan legítimamente alcanzada y cantando al futuro. Con las manos callosas del pueblo, las tiernas manos de la mujer y la sonrisa del niño, haremos posible la gran tarea que sólo un sueño responsable podrá realizar”.

“A la lealtad de ustedes, responderé con la lealtad de un gobernante del pueblo, con la lealtad del compañero Presidente”.

Si. Ayer como hoy, hay demócratacristianos fieles a la doctrina social de la Iglesia que inspiró su fundación, quienes no se sumaron a la jauría hipócrita que forzó la declinación de Karol Cariola como Presidenta de la Cámara de Diputados.

 

 

 

Deja una respuesta

Cambiar Tamaño del Texto-+=