Ojo con la TV y los clubes: Ludopatía y corrupción

Compartir

Aun cuando los juegos de azar por medios digitales no están regularizados por ley en Chile, los clubes de fútbol y los canales de televisión (sobre todo la multinacional TNT) se apresuraron a contratar publicidad de las casas de juegos abiertamente ilegales hasta ahora. Denuncias comprobadas indican que hay una verdadera mafia de representantes y agentes de jugadores que son co-propietarios de clubes y también socios de las casas de apuestas que se lucen en las transmisiones de los partidos por los canales autorizados.

José Luis Córdova. Periodista. Santiago. 20/10/2022. Aun cuando los juegos de azar por medios digitales no están regularizados por ley en Chile, los clubes de fútbol y los canales de televisión (sobre todo la multinacional TNT) se apresuraron a contratar publicidad de las casas de juegos abiertamente ilegales hasta ahora.

Nadie se sorprende ya que las camisetas de los principales equipos de la primera división del fútbol profesional ostenten los logos de marcas conocidas de empresas que fomentan la ludopatía entre los aficionados al deporte.

Los legisladores hacen la vista gorda ante esta realidad que implica el ingreso de cuantiosos recursos a los canales de televisión y también para los clubes de fútbol.

Lamentablemente también algunos ídolos deportivos como los ex jugadores Marcelo Salas, Patricio Yáñez, Jaime “Pajarito” Valdés, Diego Rivarola, Cristián Álvarez prestan sus rostros para incentivar el juego de apuestas.

Denuncias comprobadas indican que hay una verdadera mafia de representantes y agentes de jugadores que son co-propietarios de clubes y también socios de las casas de apuestas que se lucen en las transmisiones de los partidos por los canales autorizados.

Recordar al respecto que TNT Sports  (propiedad de la transnacional Warner Media) es un canal de televisión por suscripción que posee los derechos exclusivos de la transmisión televisiva y sonora de los campeonatos organizados por la Asociación Nacional del Fútbol.

En estas condiciones se abren sospechosas oportunidades para arreglar partidos de acuerdo con las sociedades anónimas que poseen los clubes -con la honrosa excepción de Curicó Unido- la única tienda futbolística que no se sometió al sistema de capitalización y mantiene un sólido vínculo con la municipalidad local.

Los canales de televisión deben esperar después de todos los partidos que TNT y CHV liben las imágenes para poder transmitir los goles en los noticiarios luego de que este poderoso consorcio profite de la emisión de los encuentros completos y difunda insistentes mensajes instando a los aficionados a jugar por internet ingentes sumas de dinero para apostar resultados.

Una práctica que invita a la corrupción de una actividad deportiva entregada a manos de un monopolio de transmisiones y la publicidad para fomentar la ludopatía y las posibilidades de arreglos de resultados de los partidos de acuerdo a intereses comerciales por sobre las capacidades deportivas de los clubes.

El Parlamento chileno está llamado a regularizar esta situación tanto para impedir la monopolización de las transmisiones de los encuentros (considerar que el canal “público” TVN también está excluido de la posibilidad de emitir los partidos), sin embargo debe mostrar publicidad y los persistentes logos de las casas de apuestas en el pecho de los jugadores de este deporte.

Por mientras, los “rostros” del fútbol y los animadores y comunicadores de la TV asumen responsabilidades insospechadas en los riesgos de ludopatía y corrupción para una actividad que debería ser ejemplo de transparencia y sana competitividad.

 

Deja una respuesta

Cambiar Tamaño del Texto-+=