“Próximos cinco años serán cruciales para construir un país socialista moderno”: Xi Jinping

Compartir

Así lo señaló el Presidente de China y secretario general del PC chino, en el XX Congreso del Partido Comunista de ese país. “Desde ahora, la tarea central del PCCh es unir y conducir al pueblo de las diversas etnias del país en la materialización del objetivo de lucha fijado para el segundo centenario, la culminación de la construcción integral de un poderoso país socialista moderno”, dijo el mandatario. Indicó que “el PCCh se propone lograr de 2020 a 2035 el cumplimiento básico de la modernización socialista”. “Sea cual sea el grado de desarrollo que alcance, China jamás procurará la hegemonía ni practicará el expansionismo”, prometió Xi. Hablando de política exterior, el mandatario chino manifestó que se oponen “a toda manifestación de hegemonismo y política de fuerza, a la mentalidad de guerra fría, a la intervención en los asuntos internos de los demás y a los dobles raseros”. Sobre Taiwán sostuvo: “Seguiremos abogando por la perspectiva de una reunificación pacífica con la mayor sinceridad y el mayor esfuerzo, pero jamás nos comprometeremos a renunciar al uso de la fuerza”.

“Xinhua”. Agencias. Beijing. 17/10/2022. El Partido Comunista de China (PCCh) anunció hoy domingo su plan para construir una China socialista moderna en todos los aspectos de cara a los próximos cinco años y a más largo plazo, al inaugurar el XX Congreso Nacional del PCCh.

La reunión quinquenal es el primer congreso nacional del PCCh que se celebra después de su centenario en 2021, cuando el Partido llevó al pueblo chino a la culminación de la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada.

“Desde ahora, la tarea central del PCCh es unir y conducir al pueblo de las diversas etnias del país en la materialización del objetivo de lucha fijado para el segundo centenario, la culminación de la construcción integral de un poderoso país socialista moderno, promoviendo integralmente la gran revitalización de la nación china con la modernización china”, dijo Xi Jinping en un informe presentado en la sesión inaugural del congreso.

Xi instó a todos los miembros del PCCh a no olvidar nunca la aspiración original y la misión fundacional y a tener el coraje y la capacidad de seguir luchando.

La gran transformación acontecida durante la primera década de la nueva era fue calificada por Xi como “un hito en la historia del Partido, de la República Popular China, de la reforma y la apertura, del desarrollo del socialismo y del desarrollo de la nación china”.

El PCCh abrazó su centenario, inauguró una nueva era del socialismo con peculiaridades chinas, erradicó la pobreza absoluta y culminó la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada, completando así el objetivo fijado para el primer centenario, afirmó Xi, tras valorar estos tres grandes acontecimientos como “hazañas históricas”.

El producto interno bruto (PIB) de China ha llegado a representar el 18,5 por ciento de la economía mundial, lo que supone un aumento de 7,2 puntos porcentuales en los últimos 10 años. La segunda mayor economía del mundo se ha convertido en un importante socio comercial para más de 140 países y regiones, liderando a nivel global en volumen total de comercio de bienes.

China también se ha unido a las filas de los países innovadores del mundo con avances en algunas tecnologías básicas en campos clave. Con su filosofía de desarrollo centrada en las personas, el país ha construido los mayores sistemas de educación, seguridad social y sanidad del mundo.

La Iniciativa de la Franja y la Ruta, un esfuerzo de colaboración, ha sido acogida por la comunidad internacional como un bien público y una plataforma de cooperación.

Otros grandes logros destacados por Xi van desde la profundización integral de la reforma hasta el avance en la importante lucha contra la contaminación.

Tras afirmar plenamente los notables logros del Partido, Xi también instó a todos los miembros del PCCh a no perder de vista las deficiencias, las dificultades y los problemas, como los cuellos de botella que obstaculizan el desarrollo de alta calidad y las grandes diferencias en el desarrollo y la distribución de los ingresos entre las zonas urbanas y rurales, y entre las regiones.

El país más poblado del mundo sigue un modelo de modernización inédito.

En su informe, Xi ratificó que la modernización china es la modernización socialista llevada a cabo bajo la dirección del PCCh.

La modernización china es la modernización de una enorme población, de prosperidad común para todos, de avance material y ético-cultural, de armonía entre la humanidad y la naturaleza y de desarrollo pacífico, subrayó, y añadió que ofrece a la humanidad “una nueva opción” para lograr la modernización.

En su plan estratégico en dos etapas, el PCCh se propone lograr de 2020 a 2035 el cumplimiento básico de la modernización socialista; y de 2035 a mediados de siglo, alcanzar su transformación en un gran país socialista moderno, próspero, poderoso, democrático, civilizado, armonioso y bello.

Xi expuso los objetivos generales de desarrollo de China para el año 2035, que incluyen ascender su PIB per cápita a un nuevo gran trecho, alcanzando el nivel de los países medianamente desarrollados, la mejora notable del poder blando nacional, la reducción constante de las emisiones de carbono después de alcanzar su pico, así como el fortalecimiento integral del sistema y las capacidades de seguridad nacional.

También subrayó las tareas y objetivos del ambicioso proceso de modernización de China, como la construcción de una economía de mercado socialista de alto nivel, el avance de la democracia popular de proceso entero, la aplicación de la estrategia de priorización del empleo y el ejercicio de la gobernación del país según la ley en todos los frentes.

“Los próximos cinco años serán cruciales para que nuestros esfuerzos por construir un país socialista moderno en todos los aspectos tengan un buen comienzo”, dijo Xi.

Sean Slattery, uno de los expertos extranjeros invitados a traducir el informe de gran importancia, expresó que lograr la modernización de 1.400 millones de personas significa un enorme paso adelante para la humanidad.

“China está subrayando la importancia de que cada país persiga la modernización a través de un camino que se adapte a sus propias condiciones y que su pueblo acepte y apoye”, aseveró el especialista.

China ha entrado en un período de desarrollo en el que las oportunidades estratégicas, los riesgos y los desafíos son concurrentes, y van en aumento los factores inciertos y difícilmente previsibles, dijo Xi a los 2.340 delegados y delegados especiales que representan a más de 96 millones de miembros del PCCh.

Asimismo, Xi pidió al Partido, que según él siempre ha sido la “columna vertebral” de la nación, que se mantenga siempre alerta y tenga en cuenta que la revolución interna del Partido está y estará “siempre en el camino”.

Tras describir la corrupción como un “tumor maligno lesivo a la vitalidad y combatividad del Partido”, Xi llamó a ganar la dura y prolongada batalla contra ella.

Xi subrayó que el marxismo es la ideología rectora fundamental sobre la que se fundan y prosperan el PCCh y China.

“Nuestra experiencia nos ha enseñado que, a nivel fundamental, debemos el éxito de nuestro Partido y del socialismo con peculiaridades chinas al hecho de que el marxismo funciona, especialmente cuando se adapta al contexto chino y a las necesidades de nuestro tiempo”, dijo.

En un mundo que “ha llegado de nuevo a una encrucijada histórica”, Xi reiteró el compromiso de China de promover el desarrollo común y una comunidad de destino de la humanidad.

“Solo cuando todos los países persigan la causa del bien común, vivan en armonía y se comprometan a cooperar en beneficio mutuo, habrá prosperidad sostenida y seguridad garantizada”, según el informe.

China se adhiere al correcto rumbo de la globalización económica y se opone al unilateralismo en todas sus manifestaciones, añadió.

China se opone resueltamente a toda manifestación de hegemonismo y política de fuerza, a la mentalidad de Guerra Fría, a la intervención en los asuntos internos de los demás y a los dobles raseros, aseguró Xi.

“Sea cual sea el grado de desarrollo que alcance, China jamás procurará la hegemonía ni practicará el expansionismo”, prometió Xi.

“Jamás nos comprometeremos a renunciar al uso de la fuerza” en el caso de Taiwán

El presidente de China, Xi Jinping, afirmó ayer que su país se adhiere al correcto rumbo de la globalización económica y se opone al unilateralismo en todas sus formas, y “a toda manifestación de hegemonismo y política de fuerza, a la mentalidad de guerra fría, a la intervención en los asuntos internos de los demás y a los dobles raseros”.

Al inaugurar el XX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh), Xi proclamó que sea cual sea el grado de desarrollo que alcance, China jamás procurará la hegemonía ni practicará el expansionismo.

Pidió que se acelere la construcción de un Ejército de categoría mundial, a la vez que promovió la lucha contra el Covid-19, centrándose en la seguridad, y reiteró las prioridades políticas del país.

Alrededor de 2 mil 300 delegados del país se reunieron en el Gran Salón del Pueblo, en el lado oeste de la plaza de Tiananmen, en un contexto de fuertes medidas de seguridad y bajo un cielo azul tras varios días de niebla en la capital china.

“Debemos fortalecer nuestro sentido de la dificultad, estar preparados para el peligro en tiempos de paz, prepararnos para un día de lluvia y estar listos para soportar grandes pruebas de vientos y olas altas”, convocó Jinping.

Xi pidió reforzar la capacidad de mantener la seguridad nacional, garantizando el suministro de alimentos y energía, asegurando las cadenas de suministro, mejorando la capacidad de hacer frente a los desastres y protegiendo la información personal.

Los mayores aplausos llegaron cuando reafirmó su oposición a la independencia de Taiwán.

“Seguiremos abogando por la perspectiva de una reunificación pacífica con la mayor sinceridad y el mayor esfuerzo, pero jamás nos comprometeremos a renunciar al uso de la fuerza y nos reservamos la opción de tomar todas las medidas pertinentes contra la injerencia externa y un grupo ínfimo de separatistas que buscan la independencia de Taiwán”, declaró Xi al presentar su informe ante el Congreso. El mandatario subrayó que las acciones de Pekín jamás irán dirigidas contra la mayoría de los compatriotas taiwaneses.

En el informe de trabajo completo, Xi utilizó los términos seguridad o protección 89 veces, frente a las 55 de 2017, según un recuento de Reuters, mientras la palabra reforma descendió a 48 desde 68 menciones hace cinco años.

En una década en el poder, Xi ha puesto a China en una senda en la que aumentó el control estatal de la economía en nombre de la prosperidad común, se ha impulsado una diplomacia más asertiva, un ejército más fuerte y ha rechazado las presiones de Occidente sobre Taiwán.

En los últimos días, China ha insistido en repetidas ocasiones su compromiso con la estrategia contra el Covid-19 de Xi, con lo que se desvanecieron las esperanzas de ciudadanos e inversionistas de que Pekín empiece a abandonar en breve una política que ha causado una frustración generalizada y daños económicos.

Acerca del Covid se limitó a reiterar la validez de una política que ha convertido al país en un caso atípico global mientras gran parte del mundo intenta coexistir con el coronavirus, que surgió en el centro de China a finales de 2019.

“Nos hemos adherido a la supremacía del pueblo y de la vida; nos hemos adherido a la dinámica cero-Covid y hemos logrado importantes resultados en la prevención y el control general de la epidemia, y en el desarrollo económico y social”, manifestó Xi.

En cuanto a la economía, reafirmó su apoyo al sector privado y a permitir que los mercados desempeñen un papel de referencia, aunque China perfeccione un sistema económico socialista y promueva la prosperidad común.

Bajo el liderazgo de Jinping, el PIB de China llegó a representar 18.5 por ciento de la economía mundial, lo que supone un aumento de 7.2 puntos porcentuales en los últimos 10 años. La segunda mayor economía del mundo se ha convertido en un importante socio comercial para más de 140 países y regiones, liderando a nivel global en volumen total de comercio de bienes, señaló la agencia oficial china Xinhua.

Tras afirmar plenamente los notables logros del partido, Xi también instó a todos los miembros del PCCh a no perder de vista las deficiencias, las dificultades y los problemas, como los cuellos de botella que obstaculizan el desarrollo de alta calidad y las grandes diferencias en el desarrollo y la distribución de los ingresos entre las zonas urbanas y rurales, y entre las regiones.

“Una pieza de acero duro”

Xi Jinping pidió hoy lunes a todo el pueblo chino que se mantenga unido como “una pieza de acero duro” bajo la dirección del Partido Comunista de China (PCCh) y que aúne esfuerzos con una sola mente para impulsar el gigantesco barco de la revitalización nacional a través del viento y las olas para llegar a su destino.

Xi hizo estas declaraciones cuando participó en un debate de grupo con los delegados de la región autónoma de la etnia zhuang de Guangxi, en el sur de China, en el marco del XX Congreso Nacional del PCCh.

Xi indicó que el informe del XIX Comité Central del PCCh presentado ante el XX Congreso Nacional del PCCh señala aún más la dirección para el desarrollo de la causa del Partido y del país, y sirve como una declaración política y un programa de acción para que el Partido una al pueblo chino para defender y desarrollar el socialismo con peculiaridades chinas.

Cinco delegados de Guangxi compartieron sus opiniones sobre el informe presentado por Xi el domingo al XX Congreso Nacional del PCCh en su sesión inaugural, y expresaron su respaldo unánime al texto.

Todos estuvieron de acuerdo en que el informe, desde una altura dominante, al considerar tanto la revitalización nacional de China como los drásticos cambios en el mundo sin precedentes en un siglo, establece científicamente objetivos, tareas y políticas principales para desarrollar la causa del Partido y del país en los próximos cinco años o incluso un período más largo por venir, proponiendo una serie de nuevos enfoques, estrategias y medidas.

Los delegados expresaron su apoyo unánime al informe.

Xi se unió a los delegados en un animado debate. Después de escuchar sus comentarios, expresó que estaba complacido de participar en la discusión como un colega de la delegación de Guangxi.

Tras elogiar los enormes cambios que ha experimentado Guangxi en la última década, Xi señaló que tales logros constituyen un vívido epítome de las grandes transformaciones que están teniendo lugar en China en los primeros diez años de la nueva era.

La causa del Partido y del país ha resistido los peligros potenciales y ha superado las dificultades en la última década, logrando una serie de avances y cosechando resultados emblemáticos uno tras otro, sostuvo.

Las principales políticas, principios, planes y decisiones del Comité Central del PCCh han demostrado ser correctos en todos los sentidos. El camino del socialismo con peculiaridades chinas se ajusta a las realidades del país, refleja la voluntad del pueblo chino y responde al llamado de los tiempos, puntualizó.

Xi instó a los miembros del PCCh a reforzar la confianza en la historia, mostrar una mayor iniciativa histórica y cumplir adecuadamente sus deberes para la historia y el pueblo, en el camino que tienen por delante.

Para estudiar e implementar las teorías innovadoras del Partido, hay que entender y comprender su cosmovisión y metodología, añadió.

El informe presentado al XX Congreso Nacional del PCCh subraya que todo el Partido debe persistir en la supremacía del pueblo, en la autoconfianza y el autosostenimiento, en la preservación de principios fundamentales y en la innovación, en tomar la resolución de los problemas como rumbo orientador, en una visión sistémica, así como en tener en cuenta al resto del mundo.

Xi instó a hacer esfuerzos para obtener un buen dominio de los seis puntos mencionados y hacer un buen uso de ellos mientras se implementa el trabajo del Partido y del país en diversos campos y durante todo el proceso.

El PCCh ha logrado avanzar y expandir la modernización china en la nueva era, dijo Xi, y agregó que el informe al congreso del Partido expone las características chinas y los requisitos esenciales de la modernización china.

La modernización china tiene sus raíces en China y se adapta a las realidades del país, señaló Xi.

Pidió seguir adelante con confianza, defender los principios fundamentales y abrir nuevos caminos, y esforzarse por abrir nuevos capítulos en la construcción de un país socialista moderno en todos los aspectos.

El Comité Central del PCCh ha logrado avances en el ejercicio de un autogobierno pleno y riguroso del Partido desde el XVIII Congreso Nacional del PCCh, libró una batalla contra la corrupción a una escala sin precedentes en la historia y desplegó una serie de políticas y medidas para impulsar la autorreforma, indicó Xi.

El Partido debe perseverar con la autorreforma para garantizar que nunca cambiará su naturaleza, su convicción o su carácter, y que seguirá siendo el núcleo de liderazgo fuerte en la construcción del socialismo con características chinas, destacó Xi.

Sólo en la unidad y a través de los esfuerzos podemos tener éxito. Actualmente, la tarea más importante es arremangarse y trabajar duro para garantizar la implementación sólida de las principales decisiones y planes tomados durante el XX Congreso Nacional del PCCh, dijo Xi.

Xi pidió a los comités del Partido y a los gobiernos de todos los niveles de Guangxi que reúnan a cuadros y personas de todos los grupos étnicos y los guíen para abrir nuevos caminos para el desarrollo de Guangxi en la nueva era.

 

Deja una respuesta