Cómo llegar a la gente que no conoce la nueva Constitución: Lautaro Carmona

Compartir

El secretario general del PC dijo que ahí hay un desafío frente al plebiscito de septiembre para aprobar el nuevo texto constitucional. Indicó que “se trata de que la gente defina posición en consciencia y para definir en consciencia y con conocimiento de causa hay que estar informada”.

“Radio Nuevo Mundo”(*). Santiago. 17/06/2022. La nueva Constitución tiene Artículos de participación ciudadana nunca antes visto, y que permitirán que la gente pueda ser parte de la democracia, e incidir activamente en las decisiones sociales y de carácter de ley.

Así lo detallan Artículos tales como las iniciativas populares. Una de ellas señala que con el 5% del padrón electoral, los ciudadanos podrán derogar leyes que hayan sido creadas y que finalmente no les beneficie, y otra dice relación con que el 5% del padrón electoral, la ciudadanía podrá participar en la creación de leyes que sí les beneficie.

Para el secretario general del Partido Comunista de Chile, Lautaro Carmona, la nueva Constitución, que debe ser aprobada con amplia mayoría el 4 de septiembre, viene a entregar la soberanía a quien corresponde, es decir a la ciudadanía, al pueblo.

La iniciativa es sustancial y la democracia será participativa, enfatizó el dirigente político, con la iniciativa de ley ciudadana.

“Hay un comparado de fondo, sustantivo, que es lo llamado democracia representativa, a una participativa…Hay entonces un avance (con) una democracia participativa, que va a poder recoger la opinión de la ciudadanía, sin cortar la posibilidad de la consulta ciudadana, para ciertas materias. Pero además, agrego, se da una democracia descentralizada, trasladando mucha decisión a nivel del territorio. Ahí dos o tres cambios respecto a una Constitución representativa en que el parlamentario va para que lo elijan y vuelve a ir para que lo reelijan, con una democracia excesivamente centralista que hoy tendrá que vérselas con el proceso de descentralización que la nueva Constitución lo consolida y profundiza cuando plantea la Cámara de las Regiones. En la suma y la resta hablamos de una profundización democrática”.

Lautaro Carmona dijo que dada la actual Constitución pinochetista, y la nueva Constitución que será aprobada con amplia ventaja el 4 de septiembre, Chile vivirá transformaciones favorables para las amplias mayorías con el nuevo Estado, y de desarrollo del país.

“Nuestro temas es cómo llegamos a la inmensa cantidad de personas, uno, que nunca han votado, y dos, otros que no conocen el texto y se dejan impactar por esas campañas que, alterando la realidad, se imponen en los programas (televisivos) matinales u opiniones de farándula. Esto es muy serio, y se trata de que la gente defina posición en consciencia y para definir en consciencia y con conocimiento de causa hay que estar informada y para eso, hay que jugársela en el papel de ser agente que acerque la información, que ayude a que esa información sea completa. Estoy seguro que si la sociedad chilena conociera las transformaciones favorables  que vamos a tener, sin duda van a votar Apruebo y vamos a construir una correlación histórica y vamos a entrar en otra parte del desarrollo del país”.

Sobre los distintos cuestionamientos que sectores de la derecha y ultraderecha hacen a la nueva Constitución, el dirigente político de la izquierda chilena no se sorprendió, “ya que es histórico que ellos han mantenido sus privilegios por décadas, basadas en el Estado subsidiario que rige la constitución de la dictadura”.

En eso llamó la atención a los argumentos como una tercera vía, rechazar para un nuevo llamado a una nueva Constitución, o “aprobar para reformar”, entre otros dichos que sólo pretenden confundir a la ciudadanía. Sólo el Apruebo permitirá cambios reales, afirmó.

“La derecha y los sectores que la siguen, en el fondo lo que quieren es que no se altere, más allá de la letra de la Constitución, el sistema neoliberal, no quieren que se modifique el concepto de Estado subsidiario, que le entrega a los privados toda la iniciativa en distintas actividades económicas, incluyendo las vinculadas a satisfacer demandas sociales que todos los Estados tienen que implementar. Entonces, teniendo eso en cuenta, han inventado esta idea de que se normalice el rechazo, ya el rechazo no es que quiero mantener la Constitución del 80, pero eso es lo que quieren. Como no pueden hacer un mensaje tan cara dura a la gente, lo envuelven y lo presentan como que es un mecanismo para mejor…mejor que un plebiscito, mejor que un pronunciamiento de la ciudadanía, no. Lo mejor es que el Congreso esté operando, que una comisión esté operando, falta poco que repliquen la comisión que instaló Pinochet, donde eran menos de quince personas”.

(*)Medio colaborativo de El Siglo.

Deja una respuesta

Cambiar Tamaño del Texto-+=