Venezuela. “Hoy libramos una batalla por el derecho a tener voz”


Redes

El ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información de Venezuela, Freddy Ñáñez, afirmó que existen enjambres de odiadores, de bloqueadores permanentes, donde el discurso contrario al guión dominante se intenta silenciar. Es la dictadura del algoritmo. Y, ¿quién domina el algoritmo? Planteó que estamos llamados entonces a elaborar una teoría de la comunicación que nos haga soberanos, que garantice un consumo cultural e informativo con contenido, creador de conciencia.

Claudia Fonseca Sosa. Periodista. “Cubadebate”. La Habana. 05/05/2022. Sobre los desafíos que las redes sociales imponen a nuestros pueblos y el relato sobre la realidad que las grandes corporaciones mediáticas construyen a nivel global, conversó el vicepresidente sectorial de Comunicación, Cultura y Turismo de la República Bolivariana de Venezuela, Freddy Ñáñez, con estudiantes de relaciones internacionales y profesionales de la prensa en Cuba.

El también ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información ofreció una conferencia magistral sobre estos temas en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales “Raúl Roa García”. Lo acompañaron el rector de la institución académica, Rogelio Sierra, y otros directivos del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Entender la influencia que ejercen las tecnologías de la informática y las comunicaciones en los estados de opinión de las sociedades, fundamentalmente los medios digitales y redes sociales como Twitter y TikTok, es primordial para los que hacemos comunicación política en nuestros países, comentó.

Hechos como el golpe de estado mediático en Venezuela hace 20 años nos demostró que vivimos en una época de guerra semiótica, en la que “la verdad” se construye y nos la imponen los medios, agregó.

El ministro explicó que a través de las redes sociales se crean empatías (sociedades empáticas) y se despolitiza la realidad.

Según el ministro Ñáñez, en estos momentos estamos sujetos a un golpe mediático a escala mundial, a la aplicación de un manual de guerra no convencional o también llamado golpe blando, mediante el cual se estudia el funcionamiento orgánico de los pueblos y se diseñan las campañas adecuadas para “poder disciplinarlos”.

Se trata, dijo, del poder ejercido a través de la construcción de relatos que no podemos verificar y la suplantación de la realidad, “de la denomiada psicopolítica”.

El ministro explicó que a través de las redes sociales se crean empatías (sociedades empáticas) y se despolitiza la realidad. “De pronto, el escándalo del actor estadounidense Will Smith en los Premios Oscar ocupa más titulares que la guerra en Ucrania y se convierte en tendencia”.

Advirtió sobre un retroceso hacia “la infantilización de la sociedad”, donde cualquier foto, comentario o gesto banal es celebrado al instante e, incluso, “se puede bloquear al que no lo celebre”.

Existen enjambres de odiadores, de bloqueadores permanentes, donde el discurso contrario al guión dominante se intenta silenciar. Es la dictadura del algoritmo. Y, ¿quién domina el algoritmo?, comentó.

Países como Cuba, Nicaragua y Venezuela, excluidos de la “pseudo Cumbre de las Américas”, tenemos el desafío de ganar en soberanía tecnológica y comunicacional, opinó.

Vivimos en un mundo anclado en la explotación de la libertad, donde no tener redes sociales es análogo a no tener currículo en el siglo XX, a no tener existencia, señaló.

Fueron las redes sociales como Twitter las que nos regularon el lenguaje al establecer límite de caracteres, las que nos obligaron a aplicar la economía del lenguaje y del pensamiento, “adoctrinados para responder al algoritmo”, en ese mundo digital donde se tiene como paradigma lo efímero y lo superficial, imágenes vacías de contenido, acotó.

De acuerdo con el dirigente bolivariano, el proyecto de la maquinaria de comunicación dominante en el mundo ahora no es que todos pensemos igual, sino que ya no pensemos, lo cual van logrando mediante la sobreinformación, la mayor parte de ella, no verificable.

En opinión del ministro, estamos llamados entonces a elaborar una teoría de la comunicación que nos haga soberanos, que garantice un consumo cultural e informativo con contenido, creador de conciencia.

Mientras en países como Venezuela y Cuba hacemos diplomacia de paz, por las vías formales, “la contradiplomacia se nos hace por TikTok”, comentó, al asegurar que Cuba venció a la maquinaria de Hollywood y los grandes medios durante más de 60 años, por lo que sin dudas será capaz de vencer las campañas que se hacen en su contra a través de las redes sociales.

Hoy se libra una batalla ya no por la verdad, sino por el derecho a tener voz en un mundo cada vez más digitalizado, concluyó.

Ñáñez es, además, filósofo, periodista, poeta, editor, y se desempeña como presidente de Venezolana de Televisión (VTV), el principal canal de noticias del Estado.

Su experiencia en temas de comunicación política y sus publicaciones literarias lo han hecho merecedor de varios galardones, entre ellos el Premio Nacional del Libro (2005) y dos premios en el género poesía.

El ministro venezolano fue recibido este miércoles por el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y por el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, encuentros en los que se reafirmaron los lazos de hermandad, solidaridad y cooperación entre los dos pueblos y gobiernos, así como la voluntad común de seguir fortaleciéndolos.

Foto: CubaMinrex

Deja una respuesta

mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031