El juez Guzmán

Compartir

Como magistrado judicial en nuestro país, en materia de juicios sobre violaciones de los derechos humanos durante la dictadura militar, actuó con estricto apego al Derecho y jamás aplicó en favor de los genocidas el malhadado Decreto Ley de Amnistía impuesto en 1978.

Eduardo Contreras (*). Santiago. 24/01/2022. Fue el 12 de enero de 1998 cuando ante la mirada escéptica de periodistas y del público un grupo de abogados junto a Gladys Marín llegamos a los Tribunales y presentamos la primera querella criminal en contra de Augusto Pinochet. Junto al suscrito estaban los colegas Graciela Álvarez, Julia Urquieta, José Cavieres, Ramón Vargas y Alberto Espinoza.

La causa fue asignada al juez Juan Guzmán.

Este 22 de enero se cumplió un año desde el fallecimiento de este importante personaje de la historia de los derechos humanos en Chile. Juan Salvador Guzmán Tapia nació el 22 de abril de 1939 en El Salvador, hijo de Juan Guzmán Cruchaga, poeta, (“Alma, no de digas nada que para tu voz dormida está mi puerta cerrada…”) Era además sobrino del pianista nacional Armando Tapia Caballero. Tras recibirse de abogado en la Universidad Católica don Juan estudió Filosofía del Derecho en París, Francia. Es autor del libro “En el borde del mundo” y participó en el filme chileno llamado “El juez y el general”.

Como magistrado judicial en nuestro país, en materia de juicios sobre violaciones de los derechos humanos durante la dictadura militar, actuó con estricto apego al Derecho y jamás aplicó en favor de los genocidas el malhadado Decreto Ley de Amnistía impuesto en 1978. En el curso del año 2000 fue quien desaforó a Pinochet en el caso denominado “La caravana de la muerte” y, en el año 2001, procesó al dictador como autor en un caso de 57 homicidios y 18 secuestros. Aunque, como sabemos, pese a los empeños de este juez y de otros posteriores el dictador murió sin haber pisado el suelo de ninguna cárcel en Chile. En todo caso fue al menos sometido a juicio y, como sabemos, abrió además otras posibilidades

En efecto, recordemos que don Juan Guzmán tuvo la responsabilidad de 200 querellas contra Pinochet por violaciones de los derechos humanos y, entre ellas, figuró la de “Operación Cóndor” en el curso de la cual llega un momento en que -dada la circunstancia de crímenes cometidos fuera del país- el proceso es asumido por el juez español Baltasar Garzón, quien dicta el año 1998 una orden internacional de detención contra el dictador la que es cumplida y provoca la detención de Pinochet en la London Clinic.

A un año del fallecimiento del juez Guzmán corresponde recordarle como un hombre justo, un juez íntegro, y reconocer su papel fundamental en el empeño del mundo de los derechos humanos en nuestro país por establecer justicia.

(*)Eduardo Contreras. Abogado de derechos humanos, integrante del Comité Central del Partido Comunista de Chile.

Deja una respuesta

Cambiar Tamaño del Texto-+=