De la gestión del terror y el miedo, de la gestión de la esperanza

Redes

La única manera de tener control de la situación, seguridad total, es poseer una actitud valiente. Más la valentía no se cultiva con el arrojo, sino con las toma consciente de decisión. Es decir, la valentía está en la base del ejercicio democrático.

Vicente Painel Seguel. Temuco. 10/01/2022. Fórmula universal del control social es la utilización del terror y la emoción que conlleva, el miedo. En efecto, el miedo hace cometer decisiones inconscientes, que buscan el resguardo como solución inmediata, la recuperación de la seguridad perdida -incertidumbre-. En el mundo, muchos cuestionamientos al manejo de la pandemia refieren a este tópico.

Recientemente en Chile, la campaña de Kast se basó en la generación de terror, se hizo apología a la tortura, se utilizó mucha noticia falsa, hasta el escarnio se repitió la palabra comunismo; más quien miente y miente no solo busca convertir la mentira en verdad, sino que además enferma, pues termina por creerse sus propias mentiras…Si bien en términos generales la derecha perdió, dentro de su derrota, quedó con una trinchera electoral significativa. De temer…

Por otro lado, si bien la campaña de Boric se basó en gestionar la esperanza, en eso se fue sincero partiendo por el mismo candidato, que se negó a caer en noticias falsas, etc. Es cierto que, en un porcentaje, su triunfo también consistió en el terror, miedo a la amenaza terrorista realmente existente del pinochetismo, en Chile se sufrió la tortura y muchos desaparecidos aun no poseen paradero. La gestión de ese terror al terror existe, aunque no se hayan ejercido desde el núcleo de la campaña. Empero, ¿qué es la esperanza? La esperanza es “esperar” que venga algo bueno con la disposición adoptada. Se puede seguir una estrella con la esperanza del destino, pues el firmamento indica el cometido en plena obscuridad, aunque uno no vea puerto, se sabe que ese puerto estará. Donde hay esperanza hay seguridad, a veces muy científica; y otras como una esperanza de la esperanza, se aferra la humanidad a lo que no ve, no toca, no huele, no escucha, la fe desnuda. Lo cierto, es la que la esperanza moviliza porque otorga la sensación de seguridad.

Sentirse seguro es una búsqueda elemental que nos hermana con todos los animales, cientos de ovejas pueden ser ordenadas por un solo perro, que obediente a la orden, corre y amenaza, muerde, hasta que rápidamente logra que todas se vallan al corral; basta que una asuma el desplazamiento… y todo el resto seguirá; la dialéctica miedo-seguridad es clave, más la esperanza no es ajena. La sensación de seguridad puede hacer cometer paso en falso, la esperanza es la oferta de seguridad que provoca la sensación de seguridad, más nunca, por más científica que esté organizada, es la seguridad absoluta.

La única manera de tener control de la situación, seguridad total, es poseer una actitud valiente. Más la valentía no se cultiva con el arrojo, sino con las toma consciente de decisión. Es decir, la valentía está en la base del ejercicio democrático.

Valentía viene del valor, y si bien el precio también viene de valor, y la valentía tiene un alto precio; hay quienes deciden menospreciar o desapreciar, bajar el precio, a la valentía. Nietzsche, lo describió como transmutación de la moral, es decir, lograr que lo valiente sea visto como fútil y lo cobarde sea considerado como deseado; la máscara perfecta, es reivindicar lo racional. Quien haga de sí el uso de la razón como bandera, tendrá la ventaja en la asignación moral.

León Trotsky, quizás en una reverberación de Freud, señaló: “Amar la vida con el efecto superficial del diletante, no es mucho mérito. Amar la vida con los ojos abiertos, con un sentido crítico cabal, sin ilusiones, sin adornos, tal como se nos aparece con lo que ofrece, esa es la proeza”.

En epistemología, realismo, refiere a que se debe comprobar empíricamente lo que se vaya a afirmar; aunque la especulación no es necesariamente despreciada, se debe tener algún grado de comprobación para afirmar un postulado.

La valentía -asumir decisiones- es el distingo cuántico de la humanidad con el resto de animales gregarios, más la valentía implica sacudirse de miedos y esperanzas, eso es lo realista, la valentía implica asumir la realidad, solo desde esa conciencia de la conciencia, es posible transformar la materia en virtud del equilibrio.

Para ser libres hay que ser valientes, solo siendo valiente un pueblo puede ser independiente. Es por valentía esencial que el pueblo mapuche logra ganar su independencia al sur del Biobío por más de tres siglos. Solo desde la valentía podrá el pueblo chileno conquistar su definitiva independencia. La historia, resumidero del comportamiento humano, no nos habla de algún pueblo libre que sea cobarde.

 

Deja una respuesta

enero 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31