No pasarán

Redes

Factores y desafíos ante el escenario electoral.

Miguel Lawner (*). Arquitecto. Santiago. 24/11/2021. El reciente resultado electoral nos desconcertó. Habíamos hecho una lectura a mi juicio equivocada o al menos insuficiente de los procesos sociales y políticos generados a partir del estallido social.

Dos elecciones tuvieron lugar a partir de entonces: la elección del Apruebo y el Rechazo, con una victoria contundente: 80% en favor de elaborar una nueva Constitución y la misma cifra respaldando una Convención Constitucional totalmente electa.

Luego tuvimos otro resultado similar: la elección de los integrantes de la mencionada Convención Constitucional, en la cual la derecha no logró el tercio de los convencionales, que le habría permitido bloquear los acuerdos de la mayoría.

Esta última elección tuvo lugar los días 15 y 16 de mayo del presente año, hace apenas seis meses. ¿Qué ocurrió en este período que abrió las puertas de La Moneda a un fascista y que, además, fortaleció en el Parlamento a los partidos de derecha?

Difícil respuesta.

Intentaremos hilvanar algunas consideraciones.

1.- Efecto Franco Parisi, candidato que reside en Estadios Unidos, quién no participó en los debates presidenciales y carece de una organización política propiamente tal, porque el Partido de la Gente solo tiene existencia virtual.

Su éxito se basó en una vigorosa campaña digital desplegada en redes sociales y una sola plataforma: su crítica reiterada, insistente, manifestada una y otra vez a todos los partidos políticos. Hábilmente, fue capaz de recoger el repudio popular a tantas prácticas deshonestas y actos de corrupción acumuladas en todos estos años por autoridades de gobierno o parlamentarios, que nunca fueron efectivamente sancionadas.

Parisi ha sabido hábilmente descalificar la acción política tradicional. Golpea por igual a la izquierda o la derecha, cautivando adherentes, que ahora estarán escrutando el desempeño de sus parlamentarios recién elegidos. ¿Serán vestales inmaculadas libres de caer en los mismos vicios que han dado origen a su movimiento?

No lo creo. Más aún estoy seguro que serán pasto propicio para caer en actos de corrupción, al carecer de una estructura política capaz de evitarlos.

La democracia se sustenta en Partidos Políticos.  Hasta ahora no se ha inventado nada que pueda sustituirlos, y en Chile han existido partidos y dirigentes políticos que han prestigiado el desempeño de sus cargos y a quienes debemos numerosas conquistas que nos enorgullecen, en el ámbito de los derechos sociales, económicos, culturales o políticos.

Les aseguro que el Partido de la Gente tendrá vida efímera. Su líder escapó de Chile, eludiendo el pago de pensiones alimenticias y también de dudosas empresas dedicadas a promover interesados en el negocio de los grandes Fondos Inmobiliarios. En general, sus parlamentarios se abstendrán o apoyarán propuestas reaccionarias y terminarán fragmentándose hasta desaparecer.

2.-  Efecto Karina Oliva, candidata al Senado que las encuestas la daban ganadora, tras su excelente desempeño en la anterior elección de gobernadores. La vergonzosa rendición de cuentas de esta campaña, puesta al descubierto justamente tres días antes de esta elección, fue exaltada hasta el paroxismo, por el Gobierno y todos los medios de comunicación. El asalto inaudito a la sede central de su partido, practicado por tropas de asalto de Carabineros, con presencia de la televisión, repetida una y otra vez, fue un golpe severo que minó la reputación de los partidarios más cercanos a Boric. Imposible dimensionar el impacto de este episodio en su resultado electoral, pero sin duda lo afectó.

3.- Efecto José Antonio Kast. La crisis institucional que experimenta Chile desde el estallido social, jalonada con numerosos actos de violencia, muchos de ellos de dudoso origen; la multiplicación de asaltos, portonazos, saqueos, robos o crímenes, abultados al extremo por los canales de la televisión, terminaron por generar un cuadro generalizado de inseguridad, hábilmente abultado por Piñera, a lo cual se sumó el duro impacto de la Pandemia, que golpeó severamente a los sectores más vulnerables.

A esto se sumó la multiplicación de atentados en La Araucanía, algunos probadamente comprobados en acciones originadas por los cuerpos represivos y otros de origen desconocido por los dirigentes históricos del pueblo mapuche.

Es en este cuadro de ingobernabilidad, que emerge la candidatura de José Antonio Kast, un político identificado sin escrúpulos con las banderas fascistas que levantó el Gobierno de Trump en EEUU, así como las que representa VOX en España, las que proliferan en otros países europeos o las que enarbola Bolsonaro en Brasil.

Kast propone derogar la ley que posibilita el aborto y fue uno de los nueve diputados que votó contra el Acuerdo de Unión Civil para parejas del mismo sexo.

Además, su programa consulta la eliminación del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, junto con el Sernam, para crear un “Ministerio de la Familia”. Por otra parte, propone la eliminación del Consejo Nacional de la Infancia que será sustituido por un “programa de investigación y monitoreo que promueva la familia y el derecho de los padres a educar a sus hijos”.

Por otra parte, intenta clausurar la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), “por su descarado activismo político” y, a semejanza del muro ideado por Trump en la frontera con México,  Kast propone construir una zanja en el norte de Chile para impedir el ingreso de inmigrantes. Este cúmulo de barbaridades retrógradas, culminan con su proposición de retirar a Chile del Consejo Internacional de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

En el plano de la seguridad, recurre a su ídolo Manuel Contreras, reviviendo literalmente el Plan Cóndor, que hizo desaparecer a miles de cuadros políticos de izquierda latinoamericanos, cuando propone una “coordinación internacional antirradicales de izquierda” para “identificar, detener y juzgar agitadores radicalizados”.

El investigador Iván Ljuvetic, nos recuerda que “hoy tiene palpitante actualidad lo planteado por Jorge Dimitrov en su informe titulado ‘La ofensiva del fascismo y las tareas de la Internacional Comunista en la lucha por la Unidad de la clase obrera contra el fascismo’, leído ante el VII Congreso de la Internacional, el 2 de agosto de 1935. Algunos de sus conceptos son:

“El fascismo logra atraerse a las masas porque especula de manera demagógica con sus necesidades y exigencias más candentes. El fascismo no sólo azuza los prejuicios hondamente arraigados en las masas, sino que especula también con los mejores sentimientos de éstas, con sus sentimientos de justicia, y a veces incluso con sus tradiciones revolucionarias”.

“Para ganar a las masas, los fascistas tergiversan groseramente la Historia de cada pueblo, con el objetivo de presentarse como herederos y continuadores de todo lo que hay de elevado y heroico en el pasado”.

“El fascismo en el poder es la dictadura terrorista abierta de los elementos más reaccionarios, más chovinistas y más imperialista del capital financiero”.

Me cuesta admitir que, ante semejante regresión histórica, pueda prevalecer la dispersión de las fuerzas democráticas. La obligación de cerrar filas en torno a Boric es imperativa. Su comando debe facilitar los acuerdos con quienes apoyaron a Yasna Provorte, Meo y el profesor Artés. El interés superior lo exige y las futuras generaciones no nos perdonarían una conducta excluyente.

En los días que nos quedan por delante, hacemos nuestra la consigna enarbolada en la guerra civil de 1939 por los republicanos españoles: NO PASARÁN.

(*)Miguel Lawner, arquitecto chileno, Premio Nacional de Arquitectura 2019, director ejecutivo de la Corporación de Mejoramiento Urbano (CORMU) durante el Gobierno de Salvador Allende.

 

Deja una respuesta

noviembre 2021
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930