HABLEMOS DE LA TELE. Todo sigue igual

Redes

Una vez más las pautas noticiosas de los canales pusieron coincidentemente el acento en la “indignación y molestia” de la población y no en el drama que viven centenares de ciudadanos venezolanos invitados -en su momento- por el presidente Sebastián Piñera -desde Cúcuta en Colombia- a venir a nuestro país mostrándolo como “ejemplo de libertad y de democracia” en el continente.

José Luis Córdova. Periodista. Santiago. 01/10/2021. Mientras el impertérrito subsecretario del Interior Juan Antonio Galli amenazaba abiertamente a los emigrantes: “Vamos a seguir con los desalojos en todos los espacios públicos que se requieran y vamos a seguir con el plan de expulsiones”, la televisión se solazaba mostrando hasta el cansancio, las vergonzosas imágenes de la marcha de los llamados “iquiqueños desesperados”, contra la población emigrante en la zona norte de nuestro país.

Una vez más las pautas noticiosas de los canales pusieron coincidentemente el acento en la “indignación y molestia” de la población y no en el drama que viven centenares de ciudadanos venezolanos invitados -en su momento- por el presidente Sebastián Piñera -desde Cúcuta en Colombia- a venir a nuestro país mostrándolo como “ejemplo de libertad y de democracia” en el continente.

Por instrucciones del Ministerio del Interior se ordenó el desalojo brutal de los improvisados “campamentos” de venezolanos ingresados irregularmente a Chile sin que el gobierno tomara cartas en el asunto y mostrara una indiferencia e insensibilidad que la televisión no se atrevió a denunciar como corresponde.

A las marcha llenas de banderas chilenas, mucha xenofobia y racismo, sucedieron luctuosos ataques directos a los migrantes, con quema de sus pocos enseres, carpas, colchones y hasta juguetes y pañales de los pequeños que integraban estas familias ante la indolencia y complicidad de las autoridades.

La televisión contribuyó al sensacionalismo y el morbo ante esta caso, en lugar de exigir soluciones, como lo hacen a menudo -y con plena justificación- ante terribles dramas sociales, patologías con tratamientos médicos carísimos, situaciones límites de violencia intrafamiliar, abandono y otras anomalías que requieren de atención pública y también asistencia social.

En este mismo sentido, los canales coincidieron (sospechosamente) en cuestionar la ordenanza municipal de la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler quien anunció el inicio de la entrega de autorizaciones para comerciantes ambulantes, como resultado de una mesa técnica para permitiría la absorción de empleos ante la crisis social y económica. Naturalmente los comerciantes instalados y locatarios de la zona centro rechazan en principio la medida, pero no han planteado mejor argumento para oponerse que -simplemente- acusar a los ambulantes de delincuentes.

Los canales tomaron con entusiasmo esta falaz justificación que incluye indiscriminadamente a todos los comerciantes ambulantes en la delincuencia desatada en el centro de Santiago, incorporando a este grupo a los emigrantes, en otra escalada de chovinismo y xenofobia de la que hacen gala los canales de televisión.

Asimismo, fue bastante parcial la mirada sobre otros acontecimientos importantes como la aprobación en la Cámara de Diputadas y Diputados del cuarto retiro de los fondos previsionales de las AFP; el primer paso hacia la despenalización del aborto; el rechazo al proyecto del Ejecutivo que pretendía educación básica “obligatoria” así como el término del estado de excepción y toque de queda, con opiniones a menudo antojadizas e interesadas que no reflejaron asertiva ni imparcialmente estas importantes decisiones ciudadanas.

Que en la televisión chilena no hay nada nuevo no es ninguna novedad. La mayoría de los programas exitosos no son más que franquicias o licencias extranjeras. Ello podría profundizarse y agravarse aún más a partir de la reciente compra del poderoso consorcio norteamericano Viacom CBS de la señal de Chilevisión a la empresa de comunicaciones Warner.

El nuevo director ejecutivo de la estación, Juan Ignacio (“Iñaki”) Vicente -quien trajo las series turcas, primero al Mega- prepara ahora el espacio “Quién es la máscara”, otro concurso con famosos de la pantalla, en la misma línea de “El discípulo del chef”, “The covers All Stars” y “Master Chef Celebrity”. Es decir, el lampedusiano dicho de “cambiar para que todo siga igual”.

Deja una respuesta

octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031