VIVIENDA. ¿Okupas o tomas de terrenos?

Redes

Chile vive hoy una explosión de tomas de terreno y de campamentos, como consecuencia de la ausencia de políticas públicas capaces de entregar un techo digno a todos los chilenos. Además, es impresionante el incremento de familias amparadas bajo una carpa, que se instalan en plazas o parques a lo largo de todo el país. La victoria de Jadue, amparado en el gran apoyo popular y en la seriedad de su programa, hará posible el derecho a una vivienda adecuada para todos.

Miguel Lawner. Arquitecto. 19/06/2021. El Mercurio de hoy (18 junio) hace gárgaras con una de las propuestas del programa de vivienda presentado ayer por Daniel Jadue. Se refiere al punto 15 de dicho programa que dice textualmente lo siguiente:

Bajo ningún punto se considerará el uso de la fuerza para el desalojo de asentamientos precarios, lo cual estará garantizado cuando el derecho a la vivienda prime por sobre el derecho a la propiedad privada.

El diputado Sebastián Torrealba, jefe de la bancada de RN, afirma lo siguiente: “a Jadue no le importa la propiedad privada. Lo único que le importa, cual Okupa, es lograr su objetivo destruyendo las bases de la institucionalidad y la democracia”.

Algo semejante sostiene el Presidente de la UDI, diputado Javier Macaya, quién declara: “el acceso a la vivienda es algo fundamental en lo que se debe avanzar, pero eso no puede vulnerar el legítimo derecho que tiene un chileno sobre algo que le ha costado esfuerzo y trabajo”. También el candidato de Evópoli, Ignacio Briones, se suma a este coro de detractores manifestando “que Jadue y el PC le expliquen a una persona que trabaja un predio que mañana se lo van a tomar y no tendrá forma de sacar a los okupas”.

Ocurre acá lo mismo que con las manifestaciones populares ocurridas durante el estallido social, o con las que tienen lugar en la Araucanía. Se trata de criminalizar las angustias de millones de chilenos forzados a instalarse en campamentos o tomas de terreno, exhibiéndolas como acciones de un enemigo cruel y poderoso como repetidamente lo ha sostenido Piñera o calificándolas despreciativamente como acciones de okupas.

El programa de Jadue no cuestiona el derecho de propiedad. Otra cosa es hacer presente el rol social del derecho de propiedad.

Recordemos que el gobierno del presidente Eduardo Frei Montalva promulgó una Reforma Constitucional, mediante la ley…aprobada por amplia mayoría en el Parlamento, destinada justamente a este propósito y que hizo posible importantes obras de regeneración urbana como la Remodelación San Borja, la Villa San Luis en Las Condes, el conjunto Tupac Amaru en Recoleta, Cuatro Álamos en Maipú y muchas otras.

El precedente de las tomas de vivienda fue establecido por el Partido Demócrata Cristiano, al término del Gobierno de Frei Montalva cuando ya se hizo evidente que Allende asumía el mando, Andrés Donoso, último Ministro de la Vivienda de Frei, organizó en su propio gabinete la toma masiva de departamentos recién concluidos, pero no asignados. Se distribuyeron bajo cuerda entre adeptos al régimen demócratacristiano, nada menos que las llaves de 4.000 departamentos o casas ubicadas en diferentes comunas de Santiago.

Arsenio Alcalde, presidente de la Cámara de la Construcción reconoció públicamente la ocupación de estas viviendas el 24 de Noviembre de 1970 ([1] ). Dos meses más tarde, este mismo personero afirmó que aún continuaban usurpadas 3.000 unidades habitacionales. Poblaciones recientemente terminadas como Villa México permanecían ocupadas en su totalidad.

Este hecho fue una provocación calculada para colocar al nuevo gobierno ante la encrucijada de iniciar su gestión, forzado a reprimir a quienes aparecían como postulantes tramitados indefinidamente.

Los instigadores de esta maniobra tenían clara noción de sus repercusiones. El nuevo gobierno hizo cuanto esfuerzo persuasivo pueda imaginarse para disuadir a los ocupantes ilegales. El propio Allende se movilizó en procura de hacerlos comprender -mediante el diálogo- que dicho procedimiento era inadmisible. El 8 de diciembre de 1970, a un mes de asumir el mando, Allende visitó la población San José de Chuchunco, ocupada el 18 de octubre de 1970, es decir 15 antes del término del mandato de Frei. Su esfuerzo fue estéril. No aceptaron retirarse.

Allende rehusó ordenar el desalojo policial. Se examinó -en cambio- la conveniencia de dictar una ley definiendo el delito habitacional. Este estudio se prolongó, y gradualmente perdió efectividad. Se ordenó sancionar a los funcionarios públicos cómplices de este delito, pero salvo excepciones, éstos lograron eludir su responsabilidad.

En definitiva, terminó por consagrarse la impunidad ante las tomas de vivienda, funesto precedente que nos penó durante todo nuestro período

En la historia de las luchas populares por un techo, jamás se habían ocupado edificios o casas, sino que solamente sitios eriazos, preferentemente de propiedad fiscal.

Chile vive hoy una explosión de tomas de terreno y de campamentos, como consecuencia de la ausencia de política públicas capaces de entregar un techo digno a todos los chilenos. Además, es impresionante el incremento de familias amparadas bajo una carpa, que se instalan en plazas o parques a lo largo de todo el país.

Los diputados que impugnan la propuesta de Jadue, están perfectamente enterados de esta situación  y no osarían pedir el desalojo de esta familias a sabiendas que este dramático cuadro,  proviene de la ineficacia de las políticas públicas en vivienda. Su crítica al programa de Jadue tiene una alta dosis de cinismo, ya que ninguno propiciaría algún desalojo en sus distritos, a sabiendas que no se trata de okupas , sino que de modestas familias chilenas o de inmigrantes, que no tienen otra opción para sobrevivir.

La victoria de Jadue, amparado en el gran apoyo popular y en la seriedad de su programa, hará posible el derecho a una vivienda adecuada para todos.

[1]   El Mercurio de esa fecha.

Deja una respuesta

junio 2021
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930