Los jefes de la CPC, la SNA y de la CChC ningunearon a los trabajadores acusándolos de no querer laborar y vivir de los bonos del gobierno y el retiro de las AFP. Generaron enojo en la opinión pública y más rechazo hacia los empresarios. Los directivos gremiales replicaron vocerías insolentes de ex ministros de Piñera que tuvieron que dejar sus cargos y aparecieron como incentivadores de la rabia de la gente, sobre todo expresada en las protestas del 2019.

Joaquín González. Periodista. “El Siglo”. Santiago. 23/04/2021. Sus declaraciones produjeron un enojo en la opinión pública y el rechazo a través de medios de comunicación y redes sociales. Palabras que ningunearon a los trabajadores y que fueron insolencias hacia la gente, similares a las que emitieron ex ministros de Sebastián Piñera que tuvieron que renunciar y que aparecieron como incentivadores de la rabia de la ciudadanía cuando se produjo el estallido social en 2019.

Así las cosas, los dichos de los jefes de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), de la SNA (Sociedad Nacional de Agricultura) y de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) parecieron destinadas a incentivar un nuevo estallido social, entregando insumos para la molestia y la protesta desde movimientos sociales, desde los trabajadores y ciudadanos de a pie. Esto incubó más rechazo al sector empresarial que marca porcentajes altos en las encuestas.

El presidente de la SNA, el empresario agrícola Ricardo Ariztía de Castro, apuntó, en una entrevista en Radio Futuro, que en el sector de la agricultura “ha habido trabajo, y falta gente que no llega a trabajar porque reciben los bonos del Gobierno”. Apuntó que “lo digo así de claro, porque las mismas personas que buscan trabajo así lo explican. Si el gobierno me está poniendo los bonos, para qué voy a salir a trabajar”.

Además, Ariztía de Castro pretendió hacer una caracterización de los asalariados chilenos. Indicó que eso de querer vivir de bonos del gobierno tiene que ver con el “estilo y la idiosincrasia del trabajador chileno y hay que respetarla. Es un estilo de vida de nuestra gente y contra eso no tenemos nada que hacer”. Enfatizó: “El estilo es, que si recibe un bono, posiblemente similar a lo que reciba como sueldo, aunque el sueldo es más alto, tiene la opción de no trabajar y no lo hace. O tiene la opción de trabajar informal, trabaja informal”.

Antonio Erráruriz, de la CChC, declaró que aprobar el tercer retiro del 10% desde las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones), “es una mala idea”, porque “nos crea una situación de cierta dificultad para atraer personal a empleos formales”. Es decir, con ese retiro los trabajadores no querrían buscar empleo.

Además, Errázuriz apuntó que esa medida, como los bonos desde el gobierno, están “dificultando contratar obreros a los precios habituales” y recalcó que vamos a tener que mejorar los ingresos de los trabajadores”. En declaraciones aparecidas en El Mercurio, el jefe de los empresarios de la construcción manifestó que “la pandemia y las ayudas del gobierno han dificultado contratar obreros a los precios habituales”.

Luego, el presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Juan Sutil,  declaró en CNN-Chile que “es legítimo que las personas decidan si prefieren tener o no el apoyo o el ingreso del Estado o prefieren salir a trabajar. Lo que han representado ambos presidentes de dos ramas de la producción y el comercio es decir que estamos en un problema porque las dotaciones hoy día no se están pudiendo cumplir”.

Sutil dijo que “la gente no está concurriendo a sus labores habituales porque no tiene la necesidad de hacerlo”, porque prefiere el retiro de las AFP y la entrega de bonos. “Hoy día las dotaciones en la actividad productiva están llegando al 70%. Y uno de los factores por lo cual ocurre eso es porque también las personas han recibido los beneficios del Estado y se ha ido generando una fuerza laboral que aspira a la informalidad precisamente para obtener los dos beneficios: trabajar y los del Estado”, planteó Sutil.

El presidente de la CPC recalcó: “Hay mucha gente que está recibiendo los beneficios y no tiene conocimiento si los pierde o no si concurre a trabajar, y hay unos que prefieren o deciden buscar la informalidad para no perder estos beneficios. Lo que ocurre en la realidad es eso. Quizás (Ariztía, presidente de la SNA) se esté expresando mal, pero es lo que está pasando en la realidad”.

En declaraciones a Radio ADN, el presidente del gremio empresarial sostuvo que “en mi opinión lo que está pasando y es una realidad, guste o no guste, es que mucha gente está optando por decir: ‘Yo me quedo con la ayuda del Estado y no voy a trabajar mientras reciba la ayuda del Estado’, y por muchas razones, quizás porque no quiere trabajar, se quiere proteger, porque quiere cuidar a sus hijos, porque se siente desprotegido, y pueden haber muchas razones…”

Esas son las opiniones de los líderes del sector patronal y empresarial y la mirada que tienen respecto al desempleo y la baja de ingresos de los asalariados. Atribuyen, al final de cuentas, a los bonos y retiros de fondos de pensiones el que la gente no quiera trabajar y tácitamente que ése sería el origen de los problemas sociales y laborales que hay en el país.

Después de escuchar esas declaraciones, mucha gente recordó las palabras de los ministros de Sebastián Piñera llamando a la gente a comprar flores porque habían bajado de precios ante alzas en alimentos y productos esenciales; o a madrugar para pagar menos en el transporte público; y aquella frase de que en las largas filas de los consultorios de salud, la gente aprovechaba de hacer reuniones sociales, algo que era muy bueno.

Para muchos, estos episodios reflejan la mirada que tienen los empresarios y políticos de la derecha sobre la realidad y cómo miran a las y los ciudadanos.

 

 

 

Deja una respuesta