Arquitectas en mi vida

Redes

Con quienes compartí un oficio, afectos, éxitos, fracasos, ideales, luchas, dolores y alegrías.

Miguel Lawner. Arquitecto. 09/03/2021. Anamaría Barrenechea. Esposa, madre y abuela, amante, sabia consejera, compañera de oficio y de ideales. Todo lo hicimos juntos hasta el día que nos dejó hace ya algún tiempo, cuando estábamos próximos a cumplir 64 años de un matrimonio unido y feliz. Guardo en una mesita de la sala de estar, el ánfora que contiene sus cenizas, junto a la cual me siento a conversar de vez en cuando, consultando sus sabios consejos, cuando me asaltan dudas por esto o aquello.

Yolanda Schwartz.  Ingresó a la Escuela un par de años más tarde que nosotros y pronto nos unió la amistad, los ideales y el oficio. Participó junto a nosotros en un par de concursos de arquitectura que ganamos. Fue asesora del Presidente Allende y falleció prematuramente en un accidente automovilístico durante su mandato.

Betty Fishman. Unió su oficio a los ideales de justicia social. Antes de titularse, viajó a Lota a asumir el proyecto y la construcción del Teatro de los Mineros de Lota, junto a quién sería su marido: Maco Gutiérrez y otros dos colegas. Tras el triunfo de la Revolución Cubana viajó junto con Maco, a colaborar con ese proceso. Regresó a Chile, donde vive actualmente.

Tita Friedmann. Al igual que Betty, también respondió al llamado de ayuda formulada por la Revolución Cubana, junto con su esposo el colega Raúl Pellegrin. Tras el golpe militar, ambos debieron exiliarse en Alemania. Su hijo, Raúl, contribuyó a formar el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, que resolvió enfrentar mediante la lucha armada a la dictadura de Pinochet. Fue asesinado, en una emboscada, cuando dirigía dicho movimiento. Tita encabeza una numerosa familia, que mantiene vigente la memoria y los ideales que inspiraron a su marido y a su hijo.

Sonja Fiedmann. Compañera de generación de las anteriores. En 1965, asumió la secretaría de la Revista AUCA, que se transformó en el medio para mantener unida a la generación de profesores y ayudantes que renunciamos a la Escuela de Arquitectura de la FAU en 1964. Colaboró con la oficina TAU arquitectos, uno de cuyos integrantes fue su esposo, ya fallecido, Pedro Iribarne.

Rebeca Poblete. Esposa de mi hijo Andrés Lawner muerto en el exilio. Se tituló de arquitecta durante su exilo en Dinamarca. Rebeca  rodeó con afecto a Anita y a mí, y hasta el día de hoy no pierde de vista a este viejo.

Ximena de la Barra. Titulada a fines de los años 60, mantuvo una estrecha relación y cariño especialmente con Anita. Exiliada en España tras el golpe militar, colaboramos durante esos años en tareas conjuntas. Asumió importantes responsabilidades profesionales como funcionaria Internacional. Mantenemos hasta hoy una intensa comunicación, aconsejándonos mutuamente.

Myriam Waisberg. Profesora de Historia de la Arquitectura en la Escuelas de Arquitectura de la U. de Chile en Santiago y Valparaíso. Muy amiga nuestra. Colaboró con Cormuval (Sociedad Mixta de CORMU y la Municipalidad de Valparaíso) en la primera restauración importante efectuada a la Iglesia La Matriz.

Johanna Zeppelin, arquitecta de una generación anterior a la nuestra, funcionaria de la Dirección de Planeamiento del Ministerio de Obras Públicas, viajó inmediatamente después del terremoto y tsunami de 1960 con epicentro en Valdivia, junto a los colegas Moisés Bedrak, Juan Honold y Pastor Correa, a asumir los cambios en los Planos Reguladores de las ciudades más afectadas, tarea asumida con una abnegación y responsabilidad admirables.

Dragana Monsón de Yugoeslavia, Anhurada Desai de la India, Leda Beirao de Brasil, Rosa Luz Mejía de México, arquitectas ex alumnas del curso que dictamos durante nuestro exilio en Dinamarca entre 1975 y 1984, con quienes hemos mantenido contacto y relaciones de amistad hasta estos días.

Eliana Carabal. Presidenta del Colegio de Arquitectos, durante el período de transición de la dictadura a los gobiernos democráticos, con quien, a pesar de nuestras diferencias políticas, compartimos la tarea de rescatar los objetivos y las responsabilidades de un Colegio Profesional, tras los negros años de la dictadura.

Olga Segovia. Colega con la cual formamos el Taller de Vivienda Social junto a Igor Rosenman y Scholem Peliovsky,, asumiendo en 1991 los primeros programas de Vivienda Progresiva impulsados por el MINVU en La Pintana y San Bernardo. Es una tenaz impulsora del rol de la mujer en nuestras actividades profesionales.

Francisca Clandestino, Beatriz Buccicardi, Cecilia Dinamarca, Viviana Fernández, Patricia Henríquez, Teresa Rojo, Viviana Teuche, colegas que formaron el Comité de Derechos Humanos del Colegio de Arquitectos junto con Anita, luchando incansablemente por establecer la verdad respecto al paradero de nuestros colegas detenidos desaparecidos, que resumieron en la impactante publicación 8 Arquitectos en la Memoria.

Patricia Jiménez. Asesora Urbana de la Municipalidad de Punta Arenas. Coordinadora del proyecto Restauración y Habilitación como Museo de la Memoria de una casona patrimonial en Punta Arenas, que nuestra oficina profesional ganó en una licitación pública.

Mónica Bustos. Ex funcionaria del MINVU y actual profesora de Taller en la FAU de la U. de Chile, empecinada en aplicar en sus ejercicios académicos, la metodología aplicada por la CORMU. Fiel impulsora de mi designación como Premio Nacional de Arquitectura.

Javiera Salinas. Joven colega Presidenta de la Delegación Tarapacá del Colegio de Arquitectos, con quién hemos contraído una estrecha amistad en nuestra defensa común de los campamentos establecidos en Chile durante el último tiempo.

Ana Sugrañes. Catalana intransigente en la denuncia de las políticas mercantiles implantadas desde la dictadura hasta ahora en materia de vivienda, ciudad y territorio. Amiga entrañable de este viejo obstinado.

Ximena Bórquez. Distinguida Planificadora Urbana, casada con Lucho Vera, pareja con la cual establecimos una entrañable amistad, acrecentada tras el fallecimiento de Anita y que velan por mi salud, esforzándose por evitar que me abrumen los compromisos sociales y políticos.

Seguro que he omitido a algunas colegas y doy mis excusas de antemano, pero no quería dejar pasar este día, durante el cual, nuestras colegas han hecho una impresionante intervención en la fachada del Colegio de Arquitectos, marcando el Día Internacional de la Mujer, particularmente ahora, cuando encabezan las luchas por acabar con este modelo económico y construir un nuevo texto constitucional que establezca el derecho a una vivienda adecuada y a una ciudad digna.

 

 

Deja una respuesta

marzo 2021
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031