La Coordinadora Nacional de Inmigrantes indicó que “vemos con indignación que se han intensificado los refuerzos militares en las zonas fronterizas” y planteó “la situación ocurrida en Colchane en donde se evidenciaron enfrentamientos que habrían llevado a cabo efectivos del Ejército en conjunto con fuerzas policiales para impedir el ingreso de personas”.

Santiago. 04/02/2021. “Mientras se intensifica la precarización de la vida de las comunidades inmigrantes, refugiadas y sus familias; la violencia aumenta en la frontera norte bajo la justificación del control migratorio”, se indicó en un comunicado distribuido por la Coordinadora Nacional de Inmigrantes Chile.

Se añadió: “Vemos con indignación que se han intensificado los refuerzos militares en las zonas fronterizas, sin existir ningún tipo de políticas migratorias de acogida para estas comunidades, sino sólo de control sanitario, lo cual no es suficiente para atender de manera multidimensional esta crisis humanitaria. Esta situación ha provocado el aumento de tráfico y trata de migrantes”.

Para la organización, que tiene representación a lo largo de todo el país, el gobierno de Sebastián Piñera es responsable de los atentados a derechos de las y los migrantes, junto a la instalación de la criminalizacion de este sector de la población, con persistencia de acciones y actitudes de racismo y xenofobia de parte de segmentos de la sociedad y de algunas autoridades y medios de comunicación.

Según la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, “la crisis migratoria no ha sido responsabilidad de quienes se han desplazado fuera de sus países y atravesado la Región para poder buscar mejores condiciones de vida. La crisis migratoria no ha sido responsabilidad de los grupos más empobrecidos y precarizados. Por el contrario, ha sido responsabilidad de los sistemas económicos, políticos y sociales que han insistido en sostener las desigualdades;  y de las políticas migratorias de los países receptores de la región que han interpretado a la migración como un problema, negando a las personas el ejercicio pleno de sus derechos humanos fundamentales, incluido el derecho a la vida”.

La Coordinaro hizo un llamado “para que la migración en Chile deje de concebirse como un asunto de Seguridad Nacional y sea incorporado desde una perspectiva de Derechos Humanos. Que se reconozca a la migración como un derecho garantizado por parte de los Estados”. Se enfatizó, en el comunicado distribuido, que “la militarización y el refuerzo de control policial en la frontera no es una solución”.

Además, se denunció “la situación ocurrida días atrás en Colchane -la frontera norte- en donde se evidenciaron enfrentamientos que habrían llevado a cabo efectivos del Ejército en conjunto con las fuerzas policiales para impedir el ingreso de personas (particularmente venezolanas) desde Bolivia. Este procedimiento resulta gravísimo, ya que es completamente ilegal y arbitrario, además de evidenciar que se estaría ejerciendo violencia directa hacia las personas migrantes y sus familias”.

 

 

Deja una respuesta