Ejecutivo, oficialismo y parte de la oposición abogan por someter actividades y proyectos a una especie de Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental reforzado, mientras que académico de la Universidad de Chile Francisco José Ferrando y senadora DC Yasna Provoste consideran que no se debiera abrir la puerta a su intervención.

Patricio Segura. Periodista. Aysén. 01/02/2021. Una fundamental diferencia entre el glaciólogo y académico de la Universidad de Chile, Francisco José Ferrando, y los integrantes de la Comisión de Minería y Energía del Senado, quedó patente durante la última sesión en que se abordó el proyecto de ley de protección de glaciares.  La cita abordó la forma de proteger el ambiente periglaciar, instituido en el Artículo 6º: la propuesta de los asesores de los legisladores y el Ejecutivo fue someterlo al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) con procedimientos que refuercen su protección mientras el investigador expresó que los entornos de los glaciares, por ejemplo las laderas de las cuencas, definitivamente no debieran someterse a explotación de alto impacto porque se afectaría ineludiblemente la subsistencia de estas reservas de agua.

Entre las medidas de refuerzo del SEIA propuestas se incluye que en la mayoría de los casos se exija estudios de impacto ambiental donde “las medidas de compensación no signifiquen intervención alguna en glaciares, salvo por razones de investigación científica cuando sea estratégicamente necesario” y que los “que ingresen por declaración de impacto ambiental estén obligados a proponer un sistema de monitoreo de variables que acrediten la no afectación del glaciar”, entre otros requerimientos.

“La verdad es que el artículo 6º parte mal. Porque habla de los proyectos que se ejecuten en el ambiente periglaciar, lo cual ya abre una puerta.  Pensémoslo en sentido práctico: si yo tengo un glaciar dentro de un valle y las laderas adyacentes hasta la línea de cumbres que conforman lo que hemos definido como la cuenca glaciar, son sometidos a un proyecto de explotación no cabe duda que el glaciar va a recibir el impacto” explicó Francisco José Ferrando.

Agregó que en esta área, entonces, “no pueden desarrollarse proyectos de inversión, de explotación, salvo actividades científicas arqueológicas, de investigación climática o glaciológica, o actividades deportivas de montaña.  Pero no, desde mi punto de vista, actividades de explotación que remuevan material de las laderas inmediatas al glaciar porque si no el glaciar va a terminar afectado”.

La propuesta que permitía la intervención, previo paso por un SEIA reforzado, fue desarrollada en conjunto entre los asesores del Ejecutivo y de los senadores, con excepción de representante alguno de la senadora Yasna Provoste quien ha señalado que no participará en este tipo de instancias paralelas.

Fue precisamente la legisladora democratacristiana quien explicó que en su zona (Atacama) proteger el ambiente periglaciar es fundamental, por tanto “las observaciones que ha planteado el profesor Ferrando debieran incluirse y sólo en esa medida yo estaría dispuesta a apoyar la modificación”.

Ante esta diferencia, la comisión acordó que equipos técnicos del gobierno y los legisladores avancen en una nueva propuesta que acerque posiciones, proceso paralelo a la discusión y votación al interior de la Comisión de Minería y Energía al cual Provoste informó no concurrirá.

 

Deja una respuesta