Martí el poeta, el Escritor, el Periodista, el Filósofo, el Docente, el Diplomático, pero ante todo, Martí el Revolucionario, el político, el hombre honesto, pulcro, sencillo, consecuente hasta el último día de su existencia, luchando por la tierra que lo vio nacer y que lo recibió con sus brazos abiertos a la hora de su partida física.

Santiago. 29/01/2021. Difícil es homenajear en tan breves palabras a un hombre tan lleno de conocimiento, sabiduría, consecuencia y humildad como fue José Martí.

Martí el poeta, el Escritor, el Periodista, el Filósofo, el Docente, el Diplomático, pero ante todo, Martí el Revolucionario, el político, el hombre honesto, pulcro, sencillo, consecuente hasta el último día de su existencia, luchando por la tierra que lo vio nacer y que lo recibió con sus brazos abiertos a la hora de su partida física.

Su corta pero fructífera vida estuvo centrada principalmente en lograr liberar a Cuba del yugo español y darle a ésta, la independencia política, social, cultural y económica, que la mayoría de sus habitantes deseaba.

Así mismo fue capaz de avizorar políticamente, por su permanencia en EE.UU. el peligro que este país representaba y representaría para el resto de los países de América Latina.

Su histórica frase que dice “Patria es humanidad” reflejó cabalmente el pensamiento de este hombre que adelantándose a los tiempos, se hizo práctica en la Cuba de Fidel, cuando la solidaridad internacional ha sido uno de los pilares básicos que han formado parte de la política exterior de la revolución cubana.

José Martí no solo fue el político y patriota del siglo XIX que supo inteligentemente unir los diferentes grupos cubanos independentistas de la época sino que además su filosofía y pensamiento, fue también la esencia del pensamiento de los revolucionarios que en el siglo siguiente y conducidos por Fidel Castro, bajo la misma premisa de recuperar a Cuba para los cubanos, lideran una de las más grandes epopeyas de nuestra América morena y del mundo entero.

El ideario Martiano y el paralelismo de la esencia ideológica y estratégica de Martí y Fidel son consecuencia de una lucha que estuvo presente en toda la gesta de los revolucionarios del Moncada. Incluso en su brillante alegato conocido como “La historia me absolverá” Fidel hace uso de reiteradas frases del apóstol para denunciar los crímenes de la dictadura y explicar además las ideas que lo llevaron a la lucha insurreccional contra la tiranía.

Al caer en combate el 19 de mayo de 1895, José Martí dejó un ejemplo de virtud y consecuencia, ya que sin ser un militar, creyó necesario ir al combate por las ideas que él mismo había predicado incesantemente. Su muerte en todo caso no fue una derrota en el plano político o militar ya que su pensamiento y su obra en todas sus facetas son parte de un hilo conductor que continúan vigentes en la construcción del socialismo en Cuba.

¡Viva el 168º Aniversario del natalicio de José Martí!

¡Viva la Revolución Cubana!

Partido Comunista de Chile

Deja una respuesta