Fue el egregio pensador, poeta, dramaturgo alemán Bertolt Brecht (1898-195 ) quien habló del  “Analfabeto político”, escribió: “El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio del pan, del vestido, del zapato, de los remedios dependen de decisiones políticas.

Carlos Poblete Ávila. Profesor de Estado. 24/01/2021. No se sabe, no lo sabemos desde cuando venimos respirando, caminando, consumiendo, exterminando, destruyendo. Lo que se conoce son algunas teorías, algunas presunciones y también hasta algunas sospechas desde ese cuando venimos. No hay fecha. No hay día y menos hora desde ese cuando. Ignoramos más de lo que sabemos.

Algo conocemos…del punto, del peldaño en la escala zoológica en el que estuvimos… como especie. A veces…subimos uno o dos peldaños y, otras también bajamos. La aspiración de alcanzar las más altas cumbres parece haber estado siempre como objetivo, como necesidad de nuestra especie. No sabemos qué dirán las otras…Vivir, sobrevivir desde los orígenes más pretéritos siempre ha sido una lucha, una batalla y hasta una riña.

Todos somos seres condicionados, hoy más que antes. Racionales con actitudes irracionales. Alguien hace ya tiempo nos habló de las contradicciones. Una de esas es la que nos señala que los cuerpos, que los planetas en el cosmos se sustentan en el vacío. Siempre hay anuncios, hallazgos que nos dicen qué se viene en diferentes órdenes de cosas. Que el tiempo…como fenómeno, llegará a su fin es uno de esos anuncios, según estudios, teorías y presunciones de algunos físicos teóricos. Otro hallazgo científico indica que las lechugas son seres sensibles y otro nos dice que la vida comenzó con los hongos…, inclusive que de ellos venimos…, entonces ¡cuidado con menoscabar su valor!

La inteligencia no es facultad sólo privativa de los seres humanos. Literalmente del latín “ int-legere”, es decir, leerse a sí mismo, esa facultad ha permitido portentosos progresos, para bien y también para muy mal de la Humanidad, sin dejar de lado la naturaleza sufridora del llamado ‘ progreso ‘.

Entonces… ¿En qué estamos y para qué estamos? Dejemos de lado el desde cuándo venimos. El asunto es que ya estamos aquí. Ahora se trata de decidir qué hacer,  cómo hacer, y para qué hacer. También agregar quiénes harán…

Se han probado, ensayado a nivel mundial fórmulas, teorías, técnicas, procedimientos, sistemas y políticas. La especie humana requiere de gobierno, de guiarse, de un orden para su bien vivir. “Con todos y para el bien de todos” lo dijo José Martí (1853-1895). Otra cosa es crisis y caos.

En el buen sentido dicho la especie es manada. Se ha señalado que lo gregario es lo propio. Pero…lo que se observa y se vive es la ruptura o el abandono de esa condición. “Sálvese el que pueda y como pueda” tiene casi forma de mandato, de manifiesto;  el actual sistema imperante en el mundo tiene la autoría de ese cruel lema. No se proclama “Salvar para salvarnos”, porque este principio sí habla de lo gregario, de lo solidario, habla de Humanidad. El tema derechos y deberes no es menor, está en el centro del todo.

Inteligencia, sensibilidad, voluntad, conciencia, belleza son factores que  junto con otros  constituyen valores indispensables para el salvataje de la y las especies todas, de la naturaleza, antes que…

Acusamos orfandad de valores. La autodestrucción pareciera estar a la vuelta de la esquina en cualquier lugar, ciudad, y sociedad contrahecha del mundo en el que residimos. No hay pesimismo en este decir. Es deber decirlo “urbi et orbi”. Callar es imperdonable complicidad y hay quienes lo tienen como deleznable opción.

El rótulo del presente texto está como afirmación. Lo más adecuado sería expresar ¿los poetas debieran gobernar el mundo? Entiéndase los artistas. Porque…se ha dicho que la política es la ciencia de, se supone del buen gobierno, pero además se define como el arte del mejor camino a seguir en lo personal y colectivo. Hasta aquí quienes han gobernado las comunidades, los pueblos, países, naciones y el mundo…con algunas lúcidas excepciones, no han tenido mucho, casi nada o francamente nada de “científicos” y menos de “artistas”…

El ser humano es político. Fue el egregio pensador, poeta, dramaturgo alemán Bertolt Brecht (1898-195 ) quien habló del  “Analfabeto político”, escribió: “El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio del pan, del vestido, del zapato, de los remedios dependen de decisiones políticas. (…) No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”.

Desde lo más profundo y sabio de los pueblos, de la Humanidad han emergido, nacido los poetas, los extraordinarios anunciadores. No en vano y en rigor semántico al poeta se le llama “vate”, es decir, el que más y mejor ve, es el anticipado, el que anuncia, el que vaticina.

Entonces…, políticos del mundo o, son como los poetas o dejemos que ellos asuman la digna, la clara y bella dirección de la sociedad humana.

 

 

Deja una respuesta