Diputado del Partido Comunista indicó que “fueron personajes de la sociedad iquiqueña que me plantearon su inquietud por quien sería el convencional de izquierda y me plantearon que debía presentar mi candidatura” para la Convención Constitucional. “Si alguien me compara con Harboe, me está ofendiendo descaradamente”, contestó ante cuestionamientos de renunciar al Parlamento para postular como convencional. Recalcó que “en mi caso, solo iré a defender la soberanía popular y que ésta se exprese en todos los rincones de la nueva Constitución”.

Hugo Guzmán. Periodista. 14/01/2021. Finalmente el Partido Comunista (PC) decidió llevar en la lista de sus candidatos a la Convención Constitucional al abogado de derechos humanos, Hugo Gutiérrez, quien para eso deberá dejar el cargo de diputado. El profesional va por el Distrito 2, que incluye a las comunas de Alto Hospicio, Camiña, Colchane, Huara, Iquique, Pica y Pozo Almonte.

¿Qué pasó, por qué dejar el Parlamento y convertirse en candidato a convencional?

Para mí habría sido más fácil quedarme en lo que hoy llaman la “zona de confort” y no postularme a convencional. Al hacerlo, me pongo en el peor escenario, sin sueldo y enfrentando una campaña electoral. Sin duda que hay que ser idiota, más aún cuando terminaba de ser diputado en marzo de 2022, prácticamente un mes antes que termine la Convención Constitucional, es decir, tampoco gano más tiempo en la política contingente y más aún quedaría inhabilitado para ejercerla por un año después de salir de la Convención.

Alguien podría creer que sería un sacrificio inútil si no llego a ser elegido, y puede que tenga razón. Pero soy comunista y no estoy en política para pensar en mi conveniencia personal, ni familiar. Además, hay que recordar que me han acusado de todo y en todos los lugares. Al dejar de ser parlamentario dejo de tener fuero, lo que implicará que van a pretender formalizarme por todos los delitos que ya me atribuyen. Nuevamente alguien podría pensar que lo que hago es una idiotez al quedar a merced de mis “enemigos”.

Pero no podía quedarme impávido ante la situación política de Tarapacá y lo que preveía que sucedería y que terminó aconteciendo. En mi región se elijen solo tres convencionales y ya tengo la experiencia de lo que ocurrió en la elección pasada de diputados, en que la derecha sacó dos y la izquierda uno solo, mi persona. Eso ocurrió porque la derecha llevó una sola lista y hoy la oposición lleva cinco. La dispersión de votos hizo que la derecha ganara. Al menos fui contención para que la derecha o la socialdemocracia no sacara el tercer diputado. Entendí que eso mismo estaba por ocurrir en la elección de convencionales, al regirse ésta por las reglas de elección de diputados. Y lamento no haberme equivocado. En Tarapacá la derecha lleva una sola lista y la actual oposición e independientes a lo menos seis listas. Se calcula más de setenta candidatos de oposición. Esta dispersión sólo beneficia a la derecha. Hay que hacer el esfuerzo de tener un convencional antineoliberal, que tenga la convicción de que hay que ensanchar el espacio democrático popular. Lo único positivo que ocurrió en esta inscripción, es que se cayó la lista del Partido Republicano, que llevaba como candidata a convencional a una ex alcaldesa que tenía una gran votación y que eventualmente habría asegurado que la derecha sacara dos de los tres convencionales.

Si me preguntan por qué voy de candidato a convencional, es porque soy comunista, y ante una realidad política adversa, hay que enfrentarla.

¿Tú crees que el electorado de tu distrito te prefiere en la Convención que en el Parlamento?
Mi región conoce muy  bien mi trabajo parlamentario y es ampliamente valorado, se ha centrado en la lucha junto a las organizaciones sociales por los derechos humanos y con aquellas organizaciones que defienden nuestros recursos naturales. Creo que mi lucha contra la corrupción se ha destacado. Y es por ello que en un principio fueron personajes relevantes de la sociedad iquiqueña que me plantearon su preocupación e inquietud por quien sería el convencional de izquierda y me plantearon que debía presentar mi candidatura. Luego aparecieron concejales, Cores y dirigentes sociales. Todos valoraban mi trabajo en la Comisión de Constitución y la presidencia de la misma y los aportes legales que había hecho. En suma, es la valoración que se hace de mi diputación la que lleva a la convicción que puedo ser un aporte como convencional.

Se criticó mucho a Felipe Harboe que dejara el Senado para ser convencional. Incluso desde el PC hubo rechazos a esa opción. ¿Cómo te paras ante eso, cual es el argumento?

Digámoslo derechamente, si alguien me compara con Harboe, me está ofendiendo descaradamente, y si esa ofensa es de alguien de mi partido, cosa que no creo, solo espero que me lo diga a la cara. Harboe es levantado por el empresariado neoliberal para que vaya a la Convención a tener un liderazgo en la defensa de sus intereses mercantiles. En mi caso, solo iré a defender la soberanía popular y que ésta se exprese en todos los rincones de la nueva Constitución: revocabilidad de todos los cargos de elección popular, referéndum de todos los asuntos que importen al país (ejemplo, el TPP11), iniciativa popular de ley, elección popular de integrantes del Tribunal Constitucional, Fuerzas Armadas sometidas al pueblo y no a la oligarquía, recuperabilidad de los recursos naturales para garantizar a nuestro pueblo todos los derechos económico, sociales y culturales.

Compararme con Harboe, es decirme corrupto, y eso es deleznable e inaceptable.

Y ahora la derecha se enojó porque subiste a redes sociales una imagen de los dirigentes de Chile Vamos haciendo el saludo nazi. ¿Qué respondes a eso?

La sola circunstancia que ante el humor político, ejercicio de mi libertad de expresión, la derecha pida que se me castigue, da cuenta de su carácter fascista. Todo lo solucionan con la sanción. Esta derecha chilena es totalitaria, autoritaria, conservadora, patriarcal, básicamente abusiva y violenta, que pretende mantener la Constitución de la dictadura, ese objetivo por ellos mismos manifestado, deja al descubierto su carácter fascista. Diría ¡por sus objetivos políticos los conoceréis! La derecha económica quiere mantener la Constitución de Pinochet y Jaime Guzmán, una Constitución fascista, entonces son fascistas.

Deja una respuesta